Milagros Asto Sánchez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La comunidad hispana, la comunidad latina, tiene en la palma de su mano el destino de este país”. A mediados de setiembre, el candidato demócrata llegó a Florida por primera vez en la campaña decidido a capturar a los votantes latinos. Pero sus palabras no solo buscaban endulzar a sus oyentes, sino que resumían un hecho que a menos de un mes de las elecciones en es irrefutable: no existe ruta a la Casa Blanca sin el voto latino.

A la fecha, 32 millones de hispanos están habilitados para votar en Estados Unidos, lo que vuelve a esa población la primera minoría étnica del electorado en el país.

La mayoría está en California, Texas y Florida, estados que tienen la mayor cantidad de votos electorales. La presencia hispana es muy grande. Hay quienes dicen que si los latinos en Estados Unidos fuéramos un país, seríamos la segunda nación hispanoparlante más grande del mundo”, dice a El Comercio Eduardo Gamarra, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de Florida.

Biden ha mantenido una clara ventaja sobre Trump en la intención de voto de los latinos en el país. El exvicepresidente le saca al mandatario republicano un promedio de 9,4 puntos en las encuestas nacionales, según la plataforma RealClearPolitics.

Sin embargo, la distancia a favor de Biden se acorta a menos de cuatro puntos en Florida, el más grande de los estados pendulares que otorga 29 de un total de 270 votos electorales, tradicionalmente muy disputados y considerados decisivos para llevarse la Casa Blanca.

En Florida, las elecciones siempre se han ganado por un margen muy mínimo. En el 2016, el margen fue de menos del 2%, Trump ganó el estado con 120 mil votos. Eso hace al voto hispano cada vez más importante. Florida tiene 29 votos electorales que son absolutamente decisorios”, dice Gamarra.

Joe Biden visitó el jueves Arizona y el viernes, Nevada (en la imagen). Donald Trump ganó en ambos estados en el 2016, pero las encuestas dan una libera ventaja al demócrata. (Foto: Reuters)
Joe Biden visitó el jueves Arizona y el viernes, Nevada (en la imagen). Donald Trump ganó en ambos estados en el 2016, pero las encuestas dan una libera ventaja al demócrata. (Foto: Reuters)

Esteban Garces, tesorero del comité político Votar es Poder PAC, enfatiza que este panorama pone a la comunidad hispana a la cabeza de la mesa de decisiones. “En la historia reciente, ningún candidato presidencial ha ganado la Casa Blanca sin ganar Florida. Así que las elecciones en Florida son importantes porque ese estado determina el país y la comunidad latina determina Florida”, dice a este Diario.

Aunque no seamos conscientes de ello, nuestra voz el 3 de noviembre decidirá el curso de acción”, agrega.

Diversos y complejos

Gamarra explica que en Florida los hispanos representan el 19% del electorado. La mayoría de la población latina en el Estado del Sol –no todos son votantes– está formada por cubanos (1,3 millones), puertorriqueños (1,3 millones), mexicanos (800 mil), nicaragüenses y colombianos (400 mil) y ciudadanos de otros países sudamericanos.

¿Por qué son importantes esos números? Pues permiten ver que el voto hispano es heterogéneo y no uniforme, como tradicionalmente ha sido tratado por republicanos y demócratas.

El gran error es ver al votante hispano como una cosa monolítica. Hasta el voto cubano no es parejo, es probablemente 60% republicano y del restante 40% la mayoría son demócratas y una gran parte están indecisos. Y a la inversa, posiblemente el 70% de los puertorriqueños son demócratas y el 30% o son independientes o son republicanos. Por eso es difícil predecir el voto hispano”, apunta el experto.

(El Comercio)
(El Comercio)

En esa línea, Anaís López, analista de Latino Decisions, explica que Biden tiene un apoyo muy fuerte entre los votantes no cubanos tanto en Miami como en el centro de Florida. “Además, se espera que su despliegue de política en Puerto Rico y sus acciones por el aniversario del huracán María continúen moviendo a los votantes puertorriqueños a las filas de Biden. Al final, aunque Trump puede tener un considerable control sobre los cubanos, eso no es suficiente para que él gane el voto latino, ni el estado de Florida”, concluye.

Estrategias en la recta final

Trump ha sido muy activo en Florida, particularmente con grupos colombianos, venezolanos y cubanos. Ha visitado el estado varias veces, siempre con una estrategia constante: asegurar a los latinos que Biden conduciría al país por un camino castrochavista, similar al de Cuba y Venezuela.

Los demócratas han sufrido el impacto de la mensajería de la campaña Trump que los ha tachado a todos de comunistas. Ese mensaje ha sido poderosísimo”, dice Gamarra.

Anaís López también explica que se ha observado un aumento en los anuncios dirigidos a los votantes latinos por parte de la campaña de Trump, así como en los esfuerzos de la campaña de Biden para llegar a este electorado a través de diversas plataformas. “Golpeados duramente por el coronavirus, los latinos en Florida han luchado con la forma en que su estado y el país han manejado la pandemia. Por lo tanto, están mirando hacia el candidato que ayudará a sus comunidades y a la economía”, apunta la analista.

Biden tiene una clara ventaja sobre Trump cuando se trata de los indicadores clave de la participación de los votantes latinos y, con el 65% de los latinos en Florida desaprobando el manejo de Trump de la pandemia, el candidato demócrata tiene una oportunidad de capitalizar el voto”, agrega.

Los partidarios de Donald Trump sostienen carteles durante un acto de campaña en el Aeropuerto Toledo Express en Swanton, Ohio, el pasado 21 de setiembre. (Foto: Reuters)
Los partidarios de Donald Trump sostienen carteles durante un acto de campaña en el Aeropuerto Toledo Express en Swanton, Ohio, el pasado 21 de setiembre. (Foto: Reuters)

Para Esteban Garces, las encuestas confirman que el mensaje de Biden -centrado en la atención médica, medidas favorables para inmigrantes y otros beneficios sociales- está resonando en el electorado latino, pero no lo suficiente.

Si Joe Biden quiere ganar en Florida, necesita ganar cerca del 20% del voto latino. Esto significa que su campaña necesita seguir invirtiendo en la difusión de su mensaje para la comunidad latina. También significa que tiene que asegurarse de que las fuerzas demócratas que se organicen sean diversas y reflejen las comunidades en las que esperan participar. Es más que ser latino, significa ser puertorriqueño, dominicano, cubano, mexicano, peruano, colombiano, venezolano porque somos un pueblo diverso”.

En ese sentido, Eduardo Gamarra apunta que el Partido Demócrata ha tenido dos problemas. Primero, no ha podido entender en profundidad la característica heterogénea del electorado hispano. “El segundo error es que lo ve como un sector deprimido, discriminado, una población que debe verse como si fueran afroamericanos. Ese es el gran error de los demócratas. Piensan, como han pensado históricamente, que como el hispano es un grupo agraviado entonces van a ser un voto maso menos cautivo del candidato que promueva las reivindicaciones sociales, etc.”, explica.

Pero en Florida, sobre todo, ese es y ha sido un error histórico. Ha sido tardía la decisión de la campaña de diferenciar entre venezolanos, colombianos, cubanos y promover precisamente que el latino quiere ser parte del sueño americano, no quiere que lo vean como un grupo menospreciado históricamente, aunque lo triste es que lo somos, particularmente los mexicanos y los puertorriqueños. Acá hay una discriminación histórica patética. Entonces, los demócratas tienen que hacer esa diferenciación”, agrega.

_________________________

VIDEO RECOMENDADO

Trump vuelve a la campaña con un acto en la Casa Blanca y dice sentirse "genial". (AFP).

TE PUEDE INTERESAR