Los locales de votación abrieron hoy en el estado de Nueva York y cientos de personas se acercaron para emitir su voto anticipado. En la foto, largas colas en Plainview. (AFP)
Los locales de votación abrieron hoy en el estado de Nueva York y cientos de personas se acercaron para emitir su voto anticipado. En la foto, largas colas en Plainview. (AFP)
Gisella López Lenci

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“Si muero mañana, ya cumplí con mi deber”. Sherry Browning, de 65 años, se despertó a las 4 de la mañana para llegar muy temprano a su centro de votación en el condado Harris, en Texas. Ella le contó a “The Washington Post” que llevó a sus dos hijas, que son porristas, para que alentara a los que hacían fila para votar.

El ambiente electoral en está a tope. En un país donde el voto es voluntario, y donde el día central de la votación es un martes, movilizar y convencer a la gente de que ejerza su derecho ciudadano de sufragar es lo más importante y retador.

En unas elecciones tan reñidas como las de este año, y en medio de una pandemia que ha convertido al país en el más afectado del mundo, ir a votar anticipadamente no solo es una opción sino casi una necesidad.

Hasta el sábado, 56,5 millones de estadounidenses prefirieron no esperar hasta el 3 de noviembre y ya habían emitido su voto en los 43 estados del país que lo permiten, según un estudio independiente elaborado por el de la Universidad de Florida, y cuya data está siendo utilizada como referencia en los análisis electorales. Solo para comparar con los comicios del 2016 en los que ganó Donald Trump, el voto anticipado general aquella vez registró 47 millones, así que se espera que este año se marque un récord.

La gran cantidad de gente que se está acercando a los centros de votación muestra un altísimo nivel de participación y se calcula que más de 154 millones de estadounidenses sufraguen en estos comicios.

“Fue verdaderamente emocionante votar por primera vez en este país. No solo por hacer valer mis derechos sino porque pienso que el voto latino cada vez es más importante. La sensación de participación en las elecciones es grande y bastante difundido en redes sociales”, comenta a este Diario Andrea Huertas, una comunicadora peruana que se hizo ciudadana hace cinco años y votó en Florida. “Fui a votar de manera presencial porque los votos se cuentan anticipadamente y me da más tranquilidad porque podría pasar cualquier evento desagradable el mismo día de las elecciones”.

Con mascarillas, votantes estadounidenses sufragan en un templo masónico en Brooklyn. (AFP)
Con mascarillas, votantes estadounidenses sufragan en un templo masónico en Brooklyn. (AFP)

“Yo voté anticipadamente y lo hice por un tema práctico. Estoy trabajando en casa desde marzo y el incremento de casos de COVID-19 ha hecho que muchos hayamos elegido esta opción”, cuenta Mónica Sánchez, peruana que vive en Delaware y que tiene la nacionalidad desde el 2017.

Ella ha votado por Joe Biden: “Espero que sea un proceso limpio, honesto, sin intervención de otros países y que refleje lo que merece este país: un mandatario a la altura del puesto”, señala Sánchez, quien es jefa de estrategias de Márketing para Aston Martin Financial Services en JPMorgan Chase.

Haciendo fila o por correo

Los estadounidenses, de acuerdo a los estados donde vivan, pueden enviar su cédula de votación por correo postal o acercarse a los locales para hacerlo personalmente.

La primera opción ha sido duramente cuestionada por el presidente Donald Trump durante casi todo el año, argumentando un posible fraude, situación que diversos analistas independientes han desestimado, debido a lo complejo que es el proceso electoral en el país.

Seguidores de Trump en Tampa, Florida, uno de los estados claves en esta elección. (AFP)
Seguidores de Trump en Tampa, Florida, uno de los estados claves en esta elección. (AFP)

Sin embargo, sus críticas han traído cola, pues la mayoría de los que han emitido su voto anticipadamente han sido demócratas ante el temor de que Trump no reconozca el resultado electoral, si le es adverso; mientras que los republicanos están prefiriendo votar de manera presencial o pretenden acudir a las urnas el mismo 3 de noviembre para evitar cualquier irregularidad.

Según el estudio de McDonald, el 49,6% de los que ya emitieron su voto (sea por correo o en locales de votación) son demócratas, mientras que el 27,5% son republicanos. Pero en el voto presencial, los republicanos tienen mayoría: 39% versus 37% de demócratas.

Partidarios demócratas esperan al expresidente Barack Obama en un mitin en Miami. (AFP)
Partidarios demócratas esperan al expresidente Barack Obama en un mitin en Miami. (AFP)

Sin embargo, el profesor de Ciencias Políticas advierte que esto no es un indicador exclusivo de que Joe Biden ya tiene ganada la elección. “Sí, los números son muy buenos para Biden, pero es muy probable que los republicanos se presenten a votar en persona”, le dijo a la AFP.

Hasta el momento, los votantes registrados como demócratas están acudiendo más en los estados considerado claves -y que son los que determinarán al ganador- como Florida, Carolina del Norte o Pensilvania. Pero como dice McDonald, nada está dicho aún.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Elecciones USA: Donald Trump vota por anticipado en Florida 24/10/2020

TE PUEDE INTERESAR