Redacción EC

El sur de se preparaba el domingo para sufrir inundaciones, al día siguiente de que el tocara tierra, castigando la costa del Golfo de México con lluvias y marejadas ciclónicas, en una zona del país que trataba de lidiar con un auge de contagios del nuevo .

MIRA ACÁ LA TRAYECTORIA DEL HURACÁN HANNA:

El primer huracán de la temporada de ciclones del Atlántico tocó tierra dos veces como tormenta de categoría 1, en un espacio de poco más de una hora el sábado por la tarde. Primero tocó tierra en torno a las 17:00 unos 24 kilómetros (15 millas) al norte de Port Mansfield, que está unos 209 kilómetros (130 millas) al sur de Corpus Christi. Volvió a tocar tierra cerca en el condado de Kenedy.

La tormenta llegó con vientos máximos sostenidos de 145 kilómetros (90 millas) por hora. Para el sábado por la noche se habían debilitado a 120 kilómetros (75 millas) por hora.

En Texas además se han presentado apagones en varias áreas.

Muchas zonas de Texas, incluidas algunas cercanas al área de entrada de Hanna, sufrieron un aumento de los casos de coronavirus en las últimas semanas, aunque las autoridades dijeron estar preparadas para lo que pudiera traer la tormenta.

Chris Birchfield, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología en Brownsville, dijo que la población debía mantenerse alerta. Se esperaba que los vientos de Hanna perdieran fuerza el sábado, aunque su principal amenaza seguían siendo los aguaceros.

“En este momento ni siquiera estamos cerca de que acabe”, dijo Birchfield. “Seguimos esperando inundaciones catastróficas”.

El sistema se desplaza a suroeste a 8 millas por hora (13 kilómetros), detalló el último boletín del NHC.

Se esperaba que la tormenta pudiera llevar entre 15 y 30 centímetros (de 6 a 12 pulgadas) de lluvia durante el domingo por la noche, que en algunos lugares podrían llegar a 46 centímetros (18 pulgadas), además de subidas del nivel del mar que podrían causar olas y corrientes peligrosas.

De igual forma, hay un aviso de tormenta tropical entre Barra el Mezquital (México) y Port Mansfield, y entre Mesquite Bay y High Island.

Hanna amenaza con vientos, fuertes lluvias con acumulaciones de hasta 12 pulgadas (unos 30 centímetros) y las consecuentes inundaciones en Texas, y también en los estados mexicanos de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

De igual forma se prevé en la costa de Texas corrientes de resacas y posibles tornados, según el NHC, con sede en Miami.

Las advertencias de tormenta rigen a lo largo de la costa de Texas en el Golfo. En Corpus Christi, de 325.000 habitantes, se cerraron bibliotecas y museos mientras los residentes se preparaban para la tormenta, informaron medios locales.

Hanna llega a Texas en momentos en que el estado enfrenta una dura situación con un aumento de los contagios de covid-19 y sus autoridades anunciaron el uso obligatorio de barbijos en el estado para contener la propagación del coronoavirus.

La trayectoria del huracán Hanna que va camino a Texas. (EFE).
La trayectoria del huracán Hanna que va camino a Texas. (EFE).

En tanto, en el Pacífico, el huracán Douglas, se aproxima a Hawái.

Douglas, que llegó a ser un poderoso huracán de categoría 4, se ha debilitado a una tormenta de categoría 2, con vientos de unas 170 km/hr.

Las alertas entraron en vigor el sábado en los condados de Hawái y Maui, así como en Oahu.

El NHC dijo que Douglas continuará debilitándose a medida que se acerque a Hawái, “pasando peligrosamente cerca de las islas, o sobre ellas, a última hora de la noche hasta el domingo por la noche”, lo que provocará fuertes vientos y gran oleaje.

Una imagen de satélite entregada por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio al huracán Hanna mientras se mueve hacia Texas. (EFE).
Una imagen de satélite entregada por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio al huracán Hanna mientras se mueve hacia Texas. (EFE).

Mientras tanto, la tormenta tropical Gonzalo se disipó en el Caribe y ya no presenta amenazas para la región.

Este año ya se formaron las tormentas tropicales Arthur y Bertha antes del inicio oficial de la temporada ciclónica, que comienza el 1 de junio y se prolonga hasta el 30 de noviembre, a las que le siguieron Cristóbal, Dolly, Edouard, Fay, Gonzalo y Hanna, esta última el primer huracán de este año en el Atlántico.

La actual temporada ciclónica tendrá de 13 a 19 tormentas con nombre (con vientos de 65 kilómetros por hora), de las cuales de seis a diez podrían convertirse en huracanes (con vientos de 119 kilómetros por hora).

De esos huracanes, de tres a seis podrían llegar a ser mayores, es decir con vientos máximos sostenidos de 178 km/h o más, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés).

Fuente: EFE / AP

__________________

VIDEO RECOMENDADO

Trump cambia de tono ante la pandemia de coronavirus tras perder terreno en los sondeos. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR