Diana Catalan, directora clínica del Centro de Salud Familiar Joseph P. Addabbo, a la derecha, repasa el papeleo de Elva Rosario antes de ser inoculada con la segunda dosis de la vacuna Moderna, el miércoles 12 de mayo de 2021, en el barrio Far Rockaway en Nueva York. (Foto AP / Mary Altaffer)
Diana Catalan, directora clínica del Centro de Salud Familiar Joseph P. Addabbo, a la derecha, repasa el papeleo de Elva Rosario antes de ser inoculada con la segunda dosis de la vacuna Moderna, el miércoles 12 de mayo de 2021, en el barrio Far Rockaway en Nueva York. (Foto AP / Mary Altaffer)
Agencia AP

Agencia de noticias

Si hay un lugar en donde la gente podría temer al coronavirus más que una aguja de vacunación, es la sección Far Rockaway de Queens: casi 460 residentes del vecindario costero han muerto de Covid-19.

MIRA: Fiscal de Manhattan convoca a un gran jurado para decidir si acusa a Donald Trump

Esa es una de cada 146 personas que viven allí, lo que constituye una de las tasas de mortalidad más altas de la ciudad de Nueva York. Y, sin embargo, ningún otro lugar de la ciudad tiene un porcentaje menor de personas vacunadas.

Hasta el lunes, solo el 29% de las personas que viven en el código postal de Far Rockaway, 11691, habían recibido incluso una dosis de vacuna, según . Eso se compara con una tasa del 49% en toda la ciudad y a .

La situación en la comunidad de alrededor de 67.000 personas ilustra los desafíos que enfrentan los funcionarios de salud en muchos lugares mientras intentan superar la vacilación alimentada por la desconfianza, la desinformación y el miedo.

“Tenemos una buena cantidad de personas que todavía no quieren vacunarse, por el motivo que sea”, dijo Diana Catalan, gerente de una clínica de salud involucrada en el esfuerzo de vacunación de Far Rockaway cuyo padre, un residente del vecindario, murió a causa del virus en febrero.

Explicó que algunas personas quieren esperar unos meses para ver cómo responden los amigos y familiares vacunados. Algunos han escuchado teorías de conspiración infundadas de que la vacuna es peligrosa. Otros simplemente no sienten ninguna urgencia, habiendo escapado hasta ahora de daños graves.

Catalan dijo que estaba ansiosa por darle una inyección a su padre en el Centro de Salud Familiar Joseph P. Addabbo, donde trabaja, pero contrajo el virus antes de que la vacuna estuviera disponible para las personas de su grupo de edad. Tenía 62 años.

“Era muy joven y no tenía enfermedades crónicas”, dijo Catalan. “No era más que un hombre trabajador”.

Los funcionarios locales inicialmente dijeron que el acceso limitado a los sitios de vacunación es un factor que contribuye a los números bajos. (Foto AP / Mary Altaffer)
Los funcionarios locales inicialmente dijeron que el acceso limitado a los sitios de vacunación es un factor que contribuye a los números bajos. (Foto AP / Mary Altaffer)

A más de una hora en metro de Manhattan, Far Rockaway se encuentra entre una bahía y una franja de playa urbana en el extremo este de la costa de Queens, debajo de la ruta de vuelo del cercano aeropuerto Kennedy.

Como en muchos lugares donde las tasas de vacunación están rezagadas, la mayoría de los residentes son afroamericanos e hispanos. Entre algunos afroamericanos, existe una desconfianza documentada en el sistema médico y en el gobierno debido a un historial de trato discriminatorio.

“La gente, naturalmente, va a tener miedo de cualquier cosa que ofrezca la comunidad médica, especialmente por lo que hemos visto a través de la atención médica y lo que ha parecido para las comunidades afroamericanas e hispanas de bajos ingresos en desventaja en el estado”, explicó Khaleel Anderson, un miembro de la Asamblea estatal que representa el área.

Para algunos latinos, retrasar la vacuna a menudo se reduce a cuestiones logísticas, como horarios de trabajo o miedo a las consecuencias negativas de la inmigración. Una sección del vecindario también alberga una comunidad de judíos ortodoxos, un grupo que, como los cristianos evangélicos blancos, también está experimentando más escepticismo sobre las vacunas.

Inicialmente desarrollada en el siglo XIX como una comunidad de resort de playa, Far Rockaway hoy es más pobre que la mayor parte de la ciudad, una mezcla de viviendas públicas, torres de apartamentos junto al mar y casas unifamiliares de estilo suburbano, todas físicamente aisladas. Su tasa de inoculación contrasta fuertemente con la situación a unas pocas millas al oeste en Breezy Point, una sección más blanca y próspera de la península de Rockaway, donde el 75% de las personas han recibido su primera dosis.

“Far Rockaway es siempre la comunidad olvidada”, dijo Michelle Chester, quien creció en el vecindario y también se administró la primera dosis de la vacuna COVID-19 en el estado.

La situación en Far Rockaway ilustra los desafíos que enfrentan los funcionarios de salud en muchos lugares mientras intentan superar la vacilación alimentada por la desconfianza, la desinformación y el miedo. (Foto AP / Mary Altaffer)
La situación en Far Rockaway ilustra los desafíos que enfrentan los funcionarios de salud en muchos lugares mientras intentan superar la vacilación alimentada por la desconfianza, la desinformación y el miedo. (Foto AP / Mary Altaffer)

Los funcionarios locales inicialmente dijeron que el acceso limitado a los sitios de vacunación es un factor que contribuye a los números bajos, aunque durante mayo, hubo al menos cuatro lugares donde las personas pudieron recibir vacunas en los 8 kilómetros cuadrados (3 millas cuadradas) que constituyen Far Rockaway. Un gran sitio de vacunación masiva administrado por el estado también está a solo unas paradas de metro, en Aqueduct Racetrack.

Aún así, Chester, que ya no vive en Far Rockaway, pero visita a su madre allí los fines de semana, dijo a principios de mayo que si hay sitios convenientes “esa información no llega a la comunidad”.

La ciudad abrió un nuevo centro de vacunación cerca del vecindario en abril, con la esperanza de mejorar el acceso.

“Tener el sitio permanente realmente nos ayuda a empujarnos en la dirección correcta”, dijo Anderson, pero sostuvo que la vacilación de los residentes está motivada por estar “genuinamente preocupados”.

La desinformación ha complicado los esfuerzos de vacunación, especialmente entre los residentes que se muestran escépticos sobre la velocidad con la que se fabricó la vacuna.

Marimar Alvarado, de 24 años, ha decidido no recibir la vacuna COVID-19 junto con el resto de su familia. En español, se refirió a la vacuna como la “Marca de la Bestia”, una señal ominosa en el Libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento, que señala el fin de los tiempos. La teoría de la conspiración marginal se ha extendido entre algunos cristianos.

Somer Saleh, terapeuta familiar en New Horizon Counseling Center en Far Rockaway, dijo que notó entre sus clientes que dudan de las vacunas, que hay “información errónea sobre lo que contiene la vacuna real” y “teorías de conspiración descabelladas”.

En la comunidad judía de Far Rockaway algunas mujeres temen recibir la vacuna debido a afirmaciones desacreditadas de que la vacuna afecta la fertilidad, dijo Moshe Brandsdorfer, director ejecutivo del Consejo de la Comunidad Judía de la Península de Rockaway, que brinda educación sobre vacunas a través del alcance en línea. También señaló que aquellos que ya tenían COVID-19 realmente no sienten la “necesidad” de vacunarse.

Las personas sin estatus legal en los Estados Unidos también tienen miedo de vacunarse porque dudan en dar información personal, dijeron los trabajadores de salud locales a The Associated Press. La breve pausa en la dosis única de Johnson & Johnson, mientras las autoridades de salud consideraban un vínculo potencial con coágulos sanguíneos raros, también alejó a las personas, señalaron.

Se están logrando algunos avances. La sucursal de Far Rockaway del centro de Addabbo ha estado vacunando entre 30 y 80 personas por día. A principios de este mes, comenzó a ofrecer espacios adicionales para vacunas los fines de semana, lo que es “útil para capturar a la gente de clase trabajadora que no puede permitirse el lujo de tomarse un día de la semana”, dijo Anderson. Addabbo está viendo resultados de las sesiones de fin de semana. Solo en un fin de semana a mediados de mayo, más de 200 personas recibieron la vacuna en la ubicación de la clínica en Far Rockaway.

La desinformación también ha complicado los esfuerzos de vacunación, especialmente entre los residentes que se muestran escépticos sobre la velocidad con la que se fabricó la vacuna. (Foto AP / Mary Altaffer)
La desinformación también ha complicado los esfuerzos de vacunación, especialmente entre los residentes que se muestran escépticos sobre la velocidad con la que se fabricó la vacuna. (Foto AP / Mary Altaffer)

Angelita Ramos, una profesora de español de 47 años, recibió recientemente su segunda dosis de Moderna. Inicialmente retrasó la vacunación. “Estaba asustada”, dijo. “Para ser honesta, dije: ‘Déjame ver cómo va a funcionar’”.

Ramos explicó que ver a otros maestros vacunarse la convenció.

Elva Rosario, de 79 años, también recibió su segunda dosis recientemente, y dijo que a menudo pasaba por el sitio de la vacuna, pero no creía que la vacuna fuera necesaria ya que nunca se infectó.

Rosario dijo que no le tenía miedo al COVID-19 y expresó que a su edad el virus “te golpea como una piedra”.

En algunas partes de Nueva York, la ciudad ha contratado personas para que vayan de puerta en puerta promocionando las tomas. El estado y la ciudad también han estado ofreciendo incentivos, que van desde papas fritas gratis en Shake Shack hasta una semana de viajes gratis en metro. Para aumentar realmente las tasas de vacunación, es necesario un acercamiento personalizado en la comunidad, dijo la directora ejecutiva de Addabbo, Miriam Vega.

“Este último grupo de personas al que queremos llegar para alcanzar la inmunidad colectiva va a requerir mucho trabajo”, dijo.

Cosas como los anuncios por sí solos no funcionarán. “Es la interacción humana uno a uno lo que importa”, manifestó.

VIDEO RECOMENDADO

EEUU aumenta el envío de vacunas a otros países en respuesta a Rusia y China
El presidente Joe Biden anunció el lunes que Estados Unidos va a aumentar las exportaciones de vacunas contra el covid-19 a otros países para recuperar el "liderazgo" en la lucha mundial contra la pandemia, superando los esfuerzos rivales de China y Rusia. (Fuente: AFP)

TE PUEDE INTERESAR