Dallas [AP]. Una jueza de , , falló a favor de un hospital que planea retirar el soporte vital a una niña de once meses, pese a que la madre no está de acuerdo con la decisión de los médicos, quienes afirman que la pequeña sufre de dolor y que su condición nunca mejorará.

Trinity Lewis le pidió a la juez Sandee Bryan Marion emitir una orden judicial para que el Centro Médico Infantil Cook no desconecte a su hija Tinslee Lewis. Texas Right to Life, un grupo en contra del aborto que se opone a la “regla de 10 días” y que defiende a Tinslee, dijo que la madre apelará el fallo.

Los médicos del hospital Fort Worth planeaban desconectar a Tinslee el 10 de noviembre amparados en la “regla de los 10 días” de Texas. Sin embargo, un juez de distrito ordenó al hospital que continuara el tratamiento hasta al menos el 10 de diciembre, y esa orden se extendió más tarde.

La “regla de los 10 días” estipula que si el comité de ética del hospital coincide con los médicos, el soporte vital puede retirarse 10 días después si no se logró encontrar a otro proveedor que acepte al paciente.

En un comunicado publicado el jueves por Texas Right to Life, Lewis dijo que estaba “desconsolada” por la decisión de la jueza. “Me siento frustrada porque cualquiera en ese tribunal querría más tiempo con Tinslee si fuera su bebé”, dijo.

Empleados del hospital dijeron que se pusieron en contacto con más de 20 centros de salud para ver si aceptaban a Tinslee, y todos coincidieron en que alargar la atención era inútil. Grupos incluyendo a Texas Right to Life también intentaron buscar un centro que la aceptara.

Tinslee está en el hospital Cook desde su nacimiento prematuro. El hospital dijo que tiene un inusual defecto cardíaco y sufre de enfermedad pulmonar crónica e hipertensión crónica severa. Está conectada desde que tuvo un paro respiratorio a principios de julio y necesita apoyo completo, está totalmente sedada y médicamente paralizada. El hospital dice que los médicos creen que sufre.

Sin embargo, Lewis testificó en una audiencia del mes pasado que, a pesar de la sedación de su hija, la madre sabe qué le gusta a la niña y qué no, y la describe como “pícara”. Tinslee disfruta el musical animado “Trolls” y llora cuando termina, dijo la madre. No le gusta que le cepillen el cabello. “Quiero ser yo la que tome la decisión por ella”, ha dicho la mamá.