Los escombros arrastrados hasta el río Gallnas colapsaron uno de los reservorios de agua potable que suministran a la ciudad de Las Vegas.
Los escombros arrastrados hasta el río Gallnas colapsaron uno de los reservorios de agua potable que suministran a la ciudad de Las Vegas.
/ Brittany Peterson / AP
Redacción EC

Una seguidilla de fenómenos naturales ha llevado a una ciudad en , , al borde de quedarse sin agua potable.

MIRA: Condenan a cadena perpetua a madre vegana acusada de dejar morir de hambre a su bebé

A inicios de año, la fue el primer aviso sobre las catástrofes que vendrían en la zona. Luego, durante la primavera, se registró el incendio forestal más grande en la historia de dicho estado. El fuego de Calf Canyon/Hermits Peak consumió unas 137.593 hectáreas durante los meses que tardó en ser contenido. Las llamas afectaron tanto a árboles y arbustos como a edificios, viviendas y especialmente a la rivera del río Gallinas, la principal fuente de agua tanto para la ciudad de Las Vegas como otras de la zona.

Casi de inmediato, una inusual temporada de monzones se registró en la zona. Esto, lejos de aliviar las consecuencias del incendio, provocó lluvias que arrastraron enormes cantidades de escombros carbonizados al río.

Por otro lado, el calor constante había erosionado el suelo cercano, el mismo que finalmente terminó cediendo y afectando aún más al río Gallinas.

La rápida respuesta del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU., quienes construyeron redes con las que evitaron la caída de los escombros más grandes al río y mallas de paja para filtrar el lodo que iba pasando, evitó que la red colapsara, .

Sin embargo, no se pudo evitar que las partículas de cenizas siguieran cayendo al agua. Esto ha llevado a que el sistema de filtrado vea sobrepasada su capacidad.

“No hay forma de evitar que la ceniza entre por todas partes”, explicó Zebrowski.

El fuego de Calf Canyon/Hermits Peak consumió unas 137.593 hectáreas.
El fuego de Calf Canyon/Hermits Peak consumió unas 137.593 hectáreas.
/ MAXAR TECHNOLOGIES / AFP

CUENTA ATRÁS

La incapacidad de filtrar el agua del río llevó a que Las Vegas dependa exclusivamente de uno de sus dos embalses. El problema, sin embargo, es que los días siguen pasando y la solución no parece encontrarse mientras la reserva de agua se va agotando.

A finales de julio, el alcalde de Las Vegas, Louie Trujillo, advirtió que los embalses tenían agua potable para menos de 50 días, por lo que la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, declaró el estado de emergencia y destinó 2,25 millones de dólares para garantizar el acceso al agua.

Mientras tanto, desde Washington DC, el presidente Joe Biden aceptó incluir la tragedia en una declaratoria de desastre que le permitió derivar fondos federales a través de la Agencia para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Por otro lado, las autoridades han solicitado a los ciudadanos que limiten el consumo de agua a 166 litros por día para intentar que la reserva dure lo máximo posible.

Una inusual temporada de monzones provocó lluvias que arrastraron enormes cantidades de escombros carbonizados al río Gallinas.
Una inusual temporada de monzones provocó lluvias que arrastraron enormes cantidades de escombros carbonizados al río Gallinas.
/ Alcalde Louie Trujillo

UNA ESPERANZA

Los fondos gubernamentales han permitido que Las Vegas cuenten con un sistema de tratamiento de agua temporal; sin embargo, aún no consiguen uno que permita tratar por completo el agua del río.

El carbono presente en las cenizas podría convertirse en un elemento cancerígeno al entrar en contacto con el cloro que se utiliza actualmente para tratar el agua en Las Vegas.

Pero mientras la situación parece conducirse inevitablemente hacia una tragedia, una pequeña esperanza ha surgido muy cerca. Los funcionarios trabajan a contrarreloj estudiando el agua de un lago cercano a Las Vegas.

“Cruzamos los dedos”, dijo el alcalde Trujillo a CNN luego de detallar que los científicos se encuentran realizando pruebas para determinar la calidad del agua. Luego de ello, deberán encontrar el nivel correcto de químicos que harán que el agua sea potable, pero no demasiado como para crear subproductos cancerígenos en el suministro, explicó a la cadena estadounidense la directora de servicios públicos de Las Vegas, Maria Gilvarry.

De obtener resultados positivos, Las Vegas habría ganado meses valiosos que le permitirán recibir el nuevo sistema de tratamiento de aguas. Caso contrario, las autoridades no han querido revelar qué acciones tomarían.

Los funcionarios trabajan a contrarreloj estudiando el agua de un lago cercano a Las Vegas.
Los funcionarios trabajan a contrarreloj estudiando el agua de un lago cercano a Las Vegas.
/ Brittany Peterson / AP

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más