Imagen referencial de un hombre trabajando en su computadora y emulando el estereotipo de un hacker. (Foto: Bloomberg).
Imagen referencial de un hombre trabajando en su computadora y emulando el estereotipo de un hacker. (Foto: Bloomberg).
Redacción EC

Para parte de la opinión pública, no todos los delincuentes son iguales. Están los facinerosos que hurtan sin vergüenza, y, moralmente superiores, los que tienen códigos, esa suerte de manual que indica a quienes se puede robar y a los que no.

MIRA: EE.UU. analiza las redes sociales para anticipar amenazas terroristas con un nuevo sistema

Desde Robin Hood hasta el peruano Tatán, las ficciones han sacado provecho de los ladrones justicieros.

Y, hoy por hoy, en la vida real, quienes quieren tomar la posta de esas leyendas es Darkside, grupo ciberpiratas rusos que acaba de poner en jaque el suministro de combustible en Estados Unidos.

Su modalidad consiste en aprovechar los problemas de seguridad y secuestrar información de grandes empresas. Bastará que cumplan con sus exigencias financieras para que Darkside les devuelva lo hurtado.

De lo contrario, nunca los recuperarán, mientras que los secretos más escabrosos se harán públicos.

El ciberataque de Darkside puso en jaque la distribución de combustible en parte de Estados Unidos. (EFE).
El ciberataque de Darkside puso en jaque la distribución de combustible en parte de Estados Unidos. (EFE).

Según “”, se trata de una organización “relativamente nueva”, “nacida en agosto” del 2020, y que, hasta la fecha, “se ha embolsado entre 200.000 dólares y dos millones con sus extorsiones”.

Pero no se venden como hackers de poca monta. Quizás influenciados por sus pares de Anonymous, ellos se jactan de no atacar a los más débiles.

Darkside es una suerte de Robin Hood de los piratas informáticos, ya que se enorgullece de un código de conducta por el que no ataca ni a hospitales, colegios, empresas sin ánimo de lucro o agencias gubernamentales”, escribe “El País”.

agrega que dicen donar “una parte de su dinero a organizaciones benéficas” y que “evitan atacar organizaciones” de países “del antiguo bloque soviético”.

¿Acaso quitarles el combustible a los ciudadanos (o provocar la subida de su precio) no va en contra de lo que predican?

Imagen de las instalaciones de Colonial Pipeline, empresa afectada por el ataque de Darkside. (EFE).
Imagen de las instalaciones de Colonial Pipeline, empresa afectada por el ataque de Darkside. (EFE).

El problema que causaron no es menor: según la , el oleoducto Colonial -la víctima del secuestro- “transporta diariamente 2,5 millones de barriles de gasolina, diésel y combustible”, y tuvo que detener sus operaciones.

Aparentemente, para Darkside es suficiente decir que no querían “crear problemas”.

El portal dice: “El grupo de piratas informáticos [...] ha insistido en que solo quería ganar dinero y ha lamentado ‘crear problemas a la sociedad’”.

No importa que tan nocivo crean que es nuestro trabajo. Nos satisface saber que estamos cambiando la vida de algunas personas. Hoy hemos enviado nuestras primeras donaciones”, escribió Darkside en su .

Sobre ello, ha escrito que el grupo tiene “el deseo perverso de mostrarse ético”.

MIRA: Más de un millón de personas se inscriben en el Obamacare gracias a la reapertura de Biden

EL MODUS OPERANDI

No suelen trascender, pero las amenazas informáticas son cada vez más frecuentes. Hace unos meses, por ejemplo, Irán que una de sus plantas nucleares había sido víctima de un ataque cibernético que cortó el suministro de electricidad. Felizmente, no hubo mayores problemas.

recoge que “la radio pública israelí Kan, que citó fuentes de inteligencia, señaló que el Mossad, la agencia de espionaje de Israel, llevó a cabo un ataque cibernético en el sitio afectado”.

Porque hace rato que las guerras se desarrollan en internet. Aunque claro, las frases ingeniosas y escenarios fantásticos como el que pintaron cintas como “Hackers” (1995) o “La red” (1995), parecen ser de una realidad distante.

Imagen de la cinta "Hacerks" de 1995: Laurence Mason, Jonny Lee Miller, Angelina Jolie y Matthew Lillard. (Foto: IMDB)
Imagen de la cinta "Hacerks" de 1995: Laurence Mason, Jonny Lee Miller, Angelina Jolie y Matthew Lillard. (Foto: IMDB)

En esta conversación de “Hacerkes”, entre Dade (Jonny Lee Miller) y Kate (Angelina Jolie), se muestra las grandes expectativas de antes del fin del siglo XX:

Dade: Estas son todas las transacciones financieras que maneja Ellingson. Desde negocios millonarios hasta los 10 dólares que alguien paga por gasolina.

Kate: El gusano se traga un par de centavos por cada transacción

D: Nadie lo ha detectado porque el dinero realmente no ha desaparecido. Solo es información que se trasladó a otro lado

K: Y cuando el gusano esté listo, se escapará con el dinero y borrará las huellas

Imagen referencia de cables enmarañados que se conectan a un servidor. (Bloomberg).
Imagen referencia de cables enmarañados que se conectan a un servidor. (Bloomberg).

¿Cómo ataca Darkside?

Según , el modelo de negocio del grupo se basa en la creación de ‘ransomware’, que, según , es un “software extorsivo” cuya “finalidad es impedirte usar tu dispositivo hasta que hayas pagado un rescate”.

Es decir, ciertos piratas desarrollan y comercializan herramientas de piratería y “las venden a otros delincuentes que, luego, llevan a cabo ataques”.

Imagínese al gemelo malvado de una ‘startup’ de software de Silicon Valley”, sostiene el .

explica que el ‘ransomware’ que venden lleva el nombre de Darkside. “Según Hack Forums, el equipo de Darkside anunció recientemente que Darkside 2.0 ha sido liberado [y tendría una] velocidad de cifrado más rápida”.

Sobre su prontuario, la web señala que “el grupo ha publicado datos robados de más de 40 víctimas, que se estima que son solo una fracción del número total”.

A pesar de ser un grupo nuevo, el equipo de Darkside ya se ha ganado una gran reputación”, agrega.

Por su lado, cuenta que, por un secuestro típico, se puede pedir entre un rango de 200 mil a 20 millones de dólares, precio que Darkside varía dependiendo de la víctima.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR