En esta fotografía de archivo del miércoles 6 de enero de 2021, partidarios del presidente Donald Trump marchan hacia el Capitolio sosteniendo banderas durante una manifestación en Washington.  (Foto AP / Carolyn Kaster, archivo)
En esta fotografía de archivo del miércoles 6 de enero de 2021, partidarios del presidente Donald Trump marchan hacia el Capitolio sosteniendo banderas durante una manifestación en Washington. (Foto AP / Carolyn Kaster, archivo)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

Washington, D.C., se encontraba bajo un operativo de cierre de emergencia mientras las autoridades de seguridad de se preparaban para una serie de marchas a favor del presidente en todas las capitales de los 50 estados del país este fin de semana.

Las fuerzas de seguridad establecieron barreras y emplazaron miles de efectivos de la Guardia Nacional para tratar de evitar ataques violentos como los que sacudieron a Estados Unidos el 6 de enero.

El FBI advirtió a las agencias de policía sobre posibles protestas por parte de grupos armados fuera de los edificios de gobierno de los 50 estados a partir del sábado y hasta la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, el 20 de enero.

Las marchas fueron convocadas por partidarios de Trump, quienes creen en sus falsas denuncias de fraude electoral.

La policía del Capitolio asegura el área antes de la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, en Washington, Estados Unidos, el 16 de enero de 2021. (REUTERS / Eduardo Munoz).
La policía del Capitolio asegura el área antes de la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, en Washington, Estados Unidos, el 16 de enero de 2021. (REUTERS / Eduardo Munoz).

Michigan, Virginia, Wisconsin, Pennsylvania y Washington se encontraban entre los estados que activaron a sus guardias nacionales para reforzar la seguridad. Texas cerró su edificio del Capitolio hasta el día de la toma de posesión de Biden.

Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo en un comunicado el viernes por la noche que la inteligencia indicaba que “extremistas violentos” podría tratar de aprovechar protestas planeadas en Austin para “realizar actos criminales”.

Los preparativos tenían lugar después del mortal ataque del 6 de enero sobre el Capitolio de Estados Unidos en Washington por parte de una combinación de extremistas y partidarios de Trump.

Algunos planeaban secuestrar a miembros del Congreso y pedían la muerte del vicepresidente Mike Pence, en momentos en que organizaba la certificación de la victoria de Biden en las elecciones de noviembre.

Los líderes demócratas de cuatro comisiones del Congreso estadounidense dijeron el sábado que habían iniciado una investigación de los eventos y habían escrito al FBI y otras agencias de inteligencia de seguridad.

Su intención era saber qué se conocía de las amenazas, si la información fue compartida, y si alguna influencia extranjera jugó un papel.

“Esta historia que sigue en desarrollo es una historia de sorprendente valor de algunos policías del Capitolio de Estados Unidos y otros oficiales; de impactante traición de criminales violentos; y de fallas evidentes y de alto nivel, en particular, con respecto a la inteligencia y preparación”, dijo la carta.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Un Boeing con 62 personas a bordo desaparece en Indonesia. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR