Redacción EC

La muerte de , un afroamericano asfixiado por un grupo de policías en Minneapolis la semana pasada, ha provocado una ola de violentas protestas callejeras en . Sin embargo, el caso de Floyd está bastante lejos de ser el único ejemplo de violencia policial en ese país.

Según una investigación de la organización Mapping Police Violence, dedicada a monitorear este tipo de casos en Estados Unidos, revela que en el 2019 hubo 1.099 muertes relacionadas a violencia policial.

El 24% de las personas asesinadas fueron afroamericanos, pese a que representan solo el 13% de la población total de Estados Unidos. Esto indica que un miembro de ese grupo étnico tiene 3 veces más posibilidades de morir víctima de violencia policial en comparación a una persona blanca, según datos de la misma organización.

A esto habría que sumarle que en el 99% de los casos de este tipo sucedidos entre el 2013 y el 2019 los agentes involucrados no recibieron cargos criminales en contra.

Conociendo estos datos no debería sorprendernos saber que un par de meses antes de la muerte de Floyd hubo otra muerte similar, aunque esta se registró en la ciudad de Tacoma, en el estado de Washington.

La víctima se llamaba Manuel Ellis, de 33 años.

Un par de meses antes de la muerte de Floyd hubo otra muerte similar, aunque esta se registró en la ciudad de Tacoma, en el estado de Washington. Su nombre era Manuel Ellis y tenía 33 años. (Foto: David Ryder / AFP)
Un par de meses antes de la muerte de Floyd hubo otra muerte similar, aunque esta se registró en la ciudad de Tacoma, en el estado de Washington. Su nombre era Manuel Ellis y tenía 33 años. (Foto: David Ryder / AFP)

La noche del 3 de marzo se encontraba tocando la batería durante un evento religioso de su iglesia. Poco después llamó a su madre, su hermano y su hermana para contarles sobre la alegría que sentía.

Posteriormente, salió con quien le alquilaba el departamento y su esposo hasta las 11:00 p.m., hora en la que se dirigió a una tienda cercana para comprar un bocadillo.

Según reportes de la policía, a las 11:22 p.m. una pareja de policías se cruzó con Ellis, quien golpeaba la ventana del auto de una mujer en el cruce de la Calle 96 Sur y la Avenida Ainsworth.

También trataba de abrir las puertas de los vehículos ocupados de la zona", precisó la policía en un informe posterior. Según la televisora local Kiro-TV, Ellis parecía sufrir de delirio excitado, lo que provoca una conducta más violenta, aumento de la fuerza física y una elevación de la temperatura corporal.

Al acercarse los agentes, Ellis les habría dicho que tenía órdenes de arresto en su contra y que quería hablar con ellos, según The Seattle Times. El diario agrega que tras ello Ellis golpeó la patrulla, provocando que los agentes soliciten refuerzos.

Levantó a uno de los oficiales por el chaleco y lo tiró al suelo”, dijo Ed Troyer, portavoz del Departamento del Sheriff del condado de Pierce, al diario The News Tribune.

Nunca trató de huir, inició una pelea con los agentes”, añadió.

Ellis fue esposado por los policías, quienes a las 11:25 p.m. llamaron por radio a los paramédicos para decirles que el sujeto debería ser atado, según el registro de la llamada a la que tuvo acceso Kiro-TV.

Durante la comunicación, que duró 12 minutos y sobre la que las autoridades no han emitido comentarios por tratarse de una investigación en curso, se puede escuchar a Ellis decir: “No puedo respirar”, según el medio local.

Esa frase se ha convertido en uno de los símbolos del movimiento ‘Black Lives Matters’ (Las vidas negras importan) porque fue la misma que pronunciaron George Floyd, hace una semana, y Eric Garner, en julio del 2014, antes de morir en condiciones similares.

Los paramédicos llegaron un minuto después de finalizar la llamada y encontraron a Ellis esposado e inconsciente. Le practicaron técnicas de resucitación durante 40 minutos pero terminaron declarándolo muerto en el lugar, según investigadores del caso citados por The Seattle Times.

Las razones de la muerte fueron especificadas como pendientes hasta que sea sometido a un examen sanguíneo. Estos se conocieron recién el 11 de mayo.

La oficina forense del condado Pierce determinó que Ellis, un adicto en rehabilitación, tenía rastros de drogas en su organismo. Sin embargo, añadió que la muerte se debió a un paro respiratorio causado por una hipoxia provocada, a su vez, por restricciones físicas.

La hipoxia es la deficiencia en la distribución de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Mientras que la restricción física haría referencia a una intervención humana en generar dicha condición.

Por ello, la oficina forense determinó que la muerte de Ellis se trataba de un homicidio. Las similitudes con el caso de Floyd son evidentes, aunque The Seattle Tribunes prefirió repasarlas.

Ambos eran afroamericanos esposados en la calle tras un encuentro con la policía. Ambos murieron tras estar inconscientes durante un rato. Ambos murieron por la falta de oxígeno causado por una restricción física”, apunta el diario.

Las similitudes entre el caso de Floyd y Ellis son evidentes. “Ambos eran afroamericanos esposados en la calle tras un encuentro con la policía. Ambos murieron tras estar inconscientes durante un rato. Ambos murieron por la falta de oxígeno causado por una restricción física", detalla The Seattle Tribunes. (Foto: David Ryder / AFP)
Las similitudes entre el caso de Floyd y Ellis son evidentes. “Ambos eran afroamericanos esposados en la calle tras un encuentro con la policía. Ambos murieron tras estar inconscientes durante un rato. Ambos murieron por la falta de oxígeno causado por una restricción física", detalla The Seattle Tribunes. (Foto: David Ryder / AFP)

Esta semana, la policía de Tacoma dio a conocer que los cuatro policías involucrados en la muerte de Ellis son Christopher Burbank, Matthew Collins, Masyih Ford y Timothy Rankine, según CBS News.

La cadena estadounidense especifica que los dos primeros son personas blancas, mientras que Ford es afroamericano y Rankine asiático.

Los cuatro agentes fueron sancionados administrativamente sin goces de haber tras el incidente, pero ya fueron restituidos en sus cargos.

El jefe de la policía local, Don Ramsdell, señala que se encuentran a la espera del informe final que emita la Oficina del Fiscal del Condado de Pierce para tomar una decisión.

El informe debe presentarse la próxima semana, según CBS News.

Fotografías, flores y velas en honor a Ellis desplegadas durante una vigilia celebrada en su honor el 3 de junio en Tacoma, Washington. (Foto: David Ryder / AFP)
Fotografías, flores y velas en honor a Ellis desplegadas durante una vigilia celebrada en su honor el 3 de junio en Tacoma, Washington. (Foto: David Ryder / AFP)

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Estados Unidos: personal médico protesta en Miami contra el racismo 04/06/2020

TE PUEDE INTERESAR