Redacción EC

Una fue decapitada, la otra derrumbada y una tercera tirada a un lago. Las estatuas del navegante europeo son uno de los objetivos de los manifestantes que desde hace dos semanas salen a las calles de Estados Unidos para protestar contra el racismo y la violencia policial, motivados por el asesinato del afroamericano a manos de un grupo de policías en Minneapolis.

A 20 kilómetros del lugar donde falleció Floyd se encuentra Saint Paul, la segunda ciudad más grande del estado y donde una de las estatuas a Colón, de 3 metros de alto, fue derribada por los manifestantes. En Boston, Massachusetts, el monumento al navegante quedó sin cabeza. Mientras que en Richmond, Virginia, una tercera escultura fue arrojada al lago del parque Byrd.

La figura de Colón ha seguido así el mismo destino que el de otros personajes históricos que labraron su nombre y fortuna en el comercio de esclavos, conquistas sobre otros pueblos y otros actos racistas. En el caso del navegante genovés, su historia carga las sombras del genocidio de los nativos americanos tras su llegada en 1492 y el origen de la conquista del continente.

Durante años, activistas de pueblos originarios estadounidenses se han opuesto a rendir homenaje a su figura por esas razones. Entre los logros más destacados de estas agrupaciones está haber reemplazado la celebración del Día de Colón por el de Los Pueblos Indígenas en diferentes estados.

En Boston, Massachusetts, el monumento al navegante quedó sin cabeza. (Foto: CJ GUNTHER / EFE)
En Boston, Massachusetts, el monumento al navegante quedó sin cabeza. (Foto: CJ GUNTHER / EFE)

Esta ha sido una conversación continua que hemos tenido durante años con personas que ocupan este edificio (el Capitolio de Minnesota)”, dijo a la cadena afiliada a CNN, KSMP, el defensor de nativos americanos Mike Forcia. “El tiempo de ser complaciente ha terminado”.

"Nos estamos reuniendo en el parque Byrd para protestar contra otro monumento racista. Cristóbal Colón fue un asesino de pueblos indígenas, incorporando la cultura genocida contra los pueblos indígenas que todavía vemos hoy. ¡Trae tu salvia, tambor, tintineo y máscara!”, había anunciado en Twitter la Sociedad Indígena de Richmond antes de derrumbar el monumento.

En Richmond, Virginia, una tercera escultura fue arrojada al lago del parque Byrd. (Foto: Parker MICHELS-BOYCE / AFP)
En Richmond, Virginia, una tercera escultura fue arrojada al lago del parque Byrd. (Foto: Parker MICHELS-BOYCE / AFP)

Gobiernos locales de todo el país ya han comenzado a realizar campañas para eliminar símbolos controvertidos, como las estatuas de héroes confederados asociados al racismo, ante el pedido de los movimientos sociales.

Caso contrario al del presidente Donald Trump, quien rechazó los pedidos para cambiar los nombres de algunas bases militares bautizadas en honor a esos generales que participaron en la Guerra Civil estadounidense.

Los Estados Unidos de América entrenaron y desplegaron a nuestros héros en estos terrenos sagrados, y ganaron dos guerras mundiales. Por lo tanto, mi administración ni siquiera considerará el cambio de nombre de estas instalaciones militares magníficas y legendarias”, escribió en Twitter.

VIDEO RECOMENDADO

General de la fuerza aérea de EE.UU. reacciona a las protestas por la muerte de George Floyd. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR