Hay 36 presos de Guantánamo sin perspectiva de juicio
Hay 36 presos de Guantánamo sin perspectiva de juicio

Ginebra. Estados Unidos mantiene a 36 sospechosos de terrorismo detenidos en la base de sin que haya perspectivas de que serán procesados, indicó hoy un abogado del ante el Comité contra la Tortura de la ONU.

De los 148 presos que continúan en la base de Cuba, 79 serán transferidos a otros países, 33 fueron elegidos para ser sometidos a un proceso y 36 siguen detenidos bajo la ley de guerra, explicó el brigadier general Richard Gross ante el comité de las Naciones Unidas en Ginebra.

El órgano de 10 expertos independientes mantuvo una audiencia con altos funcionarios estadounidenses sobre la política de Washington para prohibir la tortura y el tratamiento inhumano, como parte de la revisión regular del comité de los países que firmaron la Convención contra la Tortura de la ONU.

Gross dijo que Estados Unidos retiene a los prisioneros, que están vinculados a la red terrorista , los talibanes u otros grupos terroristas, en concordancia con las leyes locales e internacionales y apuntó que algunos podrían continuar presos durante un tiempo considerable.

"Como parte de este conflicto, Estados Unidos capturó y detuvo a combatientes enemigos y tene permitido por la ley de guerra retenerlos hasta el fin de las hostilidades", apuntó.

Al asumir la presidencia en el 2009, ordenó el cierre de la base de Guantánamo, pero los esfuerzos se estancaron por la oposición de los legisladores y el lento proceso de revisión que precede al traslado de los detenidos.

Muchos gobierno extranjeros se han mostrado reacios a recibir a presos de Guantánamo, a pesar de que en muchas ocasiones se trata de ciudadanos de sus países.

Además, parte de la evidencia en su contra fue recogida utilizando métodos que podrían considerarse tortura y que serían inadmisibles en un juicio.

La prisión de Guantánamo fue abierta en el 2001 tras la invasión liderada por Estados Unidos en Afganistán para mantener retenidos a los sospechosos de terrorismo que Washington no quería llevar a territorio estadounidense.

Fuente: DPA