Redacción EC

El calendario del desastre se ha adelantado en la costa oeste de Estados Unidos. Si tradicionalmente han sido los meses de octubre y noviembre los de la temporada de incendios en esa región, en este 2020 esta ya ha tomado forma y causado estragos en setiembre.

Veintiocho muertos (aunque se teme que haya más), medio millón de evacuados, miles de casas consumidas por el fuego y millones de personas afectadas es el saldo que vienen dejando los incendios forestales de proporciones históricas, sobre todo en los estados de California, Oregon y Washington, alcanzando una superficie conjunta que se equipara con la mitad de la extensión del departamento de Lima (ver infografía).

Las llamas se han propagado con facilidad a causa de la sequedad del terreno (muchas partes de California llevan meses sin recibir agua de lluvia), los vientos extremos y las temperaturas que superan los 40 grados.

En California, donde el fuego ha arrasado más de 1,2 millones de hectáreas, los incendios de esta temporada han sido los más grandes jamás registrados, lo que ha llevado al gobernador Gavin Newsom a suplicar a los residentes que atiendan las órdenes de evacuación: “Si se les pide que evacúen, háganlo de inmediato”.

Pero no pocos habitantes de las zonas amenazadas se han mostrado reacios a evacuar sus casas por temor a quedar expuestos a la pandemia del COVID-19.

En el noroeste del llamado Estado Dorado, el incendio August Complex Fire, un conjunto de 37 fuegos, se convirtió esta semana en el más grande de la historia de California, con 302.000 hectáreas quemadas.

(El Comercio)
(El Comercio)

En Oregon, unas 365.000 hectáreas fueron arrasadas por el fuego, casi el doble de una temporada típica. “Nos estamos preparando para un incidente de muerte masiva en base a lo que sabemos y la cantidad de estructuras que se han perdido”, ha dicho Andrew Phelps, director de la Oficina de Manejo de Emergencias del estado.

“Estamos viendo los efectos devastadores del cambio climático en Oregon y en toda la costa oeste”, advirtió la gobernadora del estado, Kate Brown.

Se calcula que las llamas en Oregon tienen una extensión que dobla el tamaño de Nueva York.

En el estado de Washington, casi 200.000 hectáreas se vieron consumidas por las llamas, según el gobernador Jay Inslee.

Se cuela la política

La Casa Blanca ha confirmado que el presidente Donald Trump visitará California mañana para informarse in situ de la situación, luego de celebrar varios actos electorales a lo largo del fin de semana en las vecinas Nevada y Arizona, dos estados claves de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

En tanto, el candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, acusó a Trump de “negar la realidad” de la crisis climática y alertó que hay que actuar “ahora mismo” para evitar un futuro “de tragedias sin fin como la que está afectando a las familias del oeste de nuestro país”.

_________________________

VIDEO RECOMENDADO

Incendios forestales tiñen los cielos de San Francisco de un naranja apocalíptico. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR