Ivanka Trump, no permite que quienes cuidan de su seguridad usen el baño de su casa. Y esto le cuesta a los contribuyentes en Estados Unidos. (Foto de archivo: AFP)
Ivanka Trump, no permite que quienes cuidan de su seguridad usen el baño de su casa. Y esto le cuesta a los contribuyentes en Estados Unidos. (Foto de archivo: AFP)
Redacción EC

El lujoso vecindario de Kalorama en , se ha caracterizado por ser a lo largo de los años el hogar de secretarios de gabinete y ex presidentes. Por eso es normal ver a agentes del Servicio Secreto trabajar por sus alrededores. Y por supuesto, en este barrio se ubica la suntuosa residencia de la hija del aún presidente de , , y su esposo .

MIRA: Blindan Washington por riesgos de violencia antes de investidura de Joe Biden

Como es natural, al ser familia del mandatario y trabajar en la Casa Blanca, Ivanka y Jared tienen un equipo del Servicio Secreto que vela por su seguridad. Estos agentes suelen preocuparse amenazas de muerte, perímetros seguros y sospechosos desconocidos. Pero desde que el matrimonio Kushner-Trump les fue asignado se deben preocupar por algo más en sus horas de trabajo: hallar un baño.

Según confirmó “, lo agentes debieron conseguir un baño portátil desde que empezaron su labor de seguridad con Ivanka y su esposo, ya que la pareja no fue capaz de cederles uno de los 6 baños y medio que tienen en su casa.

MIRA: ¿Por qué Donald Trump busca indultar a sus propios hijos?

Según vecinos y autoridades que conocían de esta peculiaridad, los agentes del Servicio Secreto se vieron obligados a abandonar el baño portátil ya que molestaba al vecindario. Llegaron a usar el baño del garaje de la casa del expresidente Barack Obama y los servicios higiénicos de la residencia del vicepresidente Mike Pence.

Pasada esta etapa, en septiembre de 2017, decidieron alquilar un local cercano a su lugar de trabajo en Kalorama. Se trata de un estudio con un baño en el exclusivo barrio de Washington. Como se puede adivinar, la mensualidad del alquiler es bastante elevada. Hablamos de US$3.000 mensuales.

MIRA: Estados Unidos investiga una trama de sobornos para lograr el indulto del presidente Trump

Hasta la fecha, no prestar un baño de los Kushner le cuesta a Estados Unidos más de US$100.000. Este dinero no lo paga Ivanka ni su esposo, sino que sale del presupuesto público, del dinero de los contribuyentes.

No se trata de un simple desplante o falta de cuidado de no invitarlos a usar los servicios higiénicos, sino de una orden expresa hecha por el matrimonio de los Kushner al equipo del Servicio Secreto encargado de su seguridad y al de sus hijos.

La pareja ha negado esta versión, pero el Post corroboró la historia con un oficial que no quiso dar su nombre, por motivos de seguridad. Además, los vecinos de la zona conversaron con el medio respecto a las molestias que ocasionó el inusual baño portátil que se instaló a su llegada.

¿Qué ha dicho el Servicio Secreto al respecto?

Inicialmente, un portavoz del Servicio Secreto se negó a comentar el tema de forma directa. Solo se limitó a enviar un correo indicando que la agencia “no analiza los medios, métodos o recursos utilizados para llevar a cabo nuestra misión de protección”.

Tras ocho horas de haberse publicado la nota del Post, el mismo portavoz envió un segundo correo al periódico indicando que el Servicio Secreto intenta tener un impacto mínimo en los hogares que protege. “De acuerdo con esta práctica, el personal del Servicio Secreto no solicita acceso a las instalaciones en residencias privadas”, escribió. “Ivanka Trump y Jared Kushner no han negado el acceso del personal del Servicio Secreto a su hogar para incluir el uso del baño”, añadió.

Pese a esta versión oficial, lo que hace peculiar esta situación en Kalorama es lo lejos que los agentes se vieron obligados a movilizarse para ocupar los servicios higiénicos. Debieron molestar a sus compañeros asignados a la protección de los Obama y los Pence o en su defecto ir a los negocios del vecindario para aprovechar las instalaciones.

Es la primera vez que escucho que un destacamento del Servicio Secreto tiene que ir a estos extremos para encontrar un baño”, dijo un oficial familiarizado con la situación al Post.

Mientras tanto, los vecinos de la familia Kushner cuentan los días y las horas para ver cómo se aproximan los camiones de mudanza tras el cambio de mando.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Twitter suspende permanentemente la cuenta de Donald Trump

TE PUEDE INTERESAR