En la imagen, el presidente armenio Armen Sarkisian, el primer ministro Nikol Pashinyan, Catholicos Garegin II, el jefe de la Iglesia Apostólica Armenia y otros funcionarios asisten a una ceremonia en conmemoración del 104 aniversario de la masacre de 1,5 millones de armenios por las fuerzas otomanas en 1915, en el memorial Tsitsernakaberd en Ereván. (Foto: Archivo/AFP)
En la imagen, el presidente armenio Armen Sarkisian, el primer ministro Nikol Pashinyan, Catholicos Garegin II, el jefe de la Iglesia Apostólica Armenia y otros funcionarios asisten a una ceremonia en conmemoración del 104 aniversario de la masacre de 1,5 millones de armenios por las fuerzas otomanas en 1915, en el memorial Tsitsernakaberd en Ereván. (Foto: Archivo/AFP)
Redacción EC

Washington. La Cámara de Representantes de reconoció formalmente este martes por abrumadora mayoría el durante una votación que desató aplausos en el hemiciclo pero que seguramente disgustará a , en medio de tensiones entre Washington y Ankara.

La resolución, aprobada por 405 votos contra 11, llama a “conmemorar el genocidio armenio”, a “rechazar los intentos (...) de asociar al gobierno estadounidense a la negación del genocidio armenio” y a educar sobre esos hechos.

Era la primera vez que se sometía una resolución sobre ese tema a una votación en sesión plenaria en una de las cámaras del Congreso en Washington.

Una treintena de países y la mayoría de los historiadores reconocen el genocidio armenio. Según las estimaciones, entre 1,2 millones y 1,5 millones de armenios murieron durante la Primera Guerra Mundial a manos de las tropas del Imperio otomano, entonces aliado de Alemania y del Imperio austrohúngaro.

Turquía, heredera política del Imperio otomano, rechaza el uso de la palabra “genocidio” y habla de masacres recíprocas en un contexto de guerra civil y de hambruna que causó cientos de miles de muertos entre los turcos y los armenios.

En abril del 2017, poco después de su llegada a la Casa Blanca, el presidente definió la masacre de los armenios en 1915 como “una de las peores atrocidades de masa del siglo XX”, aunque evitó usar la palabra “genocidio”. Ankara mostró entonces su disconformidad y criticó la “desinformación” del mandatario estadounidense.

Antes de ser elegido en el 2008, su predecesor, Barack Obama, se había comprometido a reconocer el genocidio, aunque no lo hizo durante sus dos mandatos en la presidencia.

La votación de la Cámara Baja llega en un momento de tensas relaciones entre Estados Unidos y Turquía, aliados en la OTAN, que acaban de vivir unos nuevos encontronazos.

El presidente Trump dejó vía libre a una ofensiva turca en Siria contra combatientes kurdos -aliados de Estados Unidos en la lucha contra el yihadismo-, al retirar las fuerzas estadounidenses del norte del país a principios de octubre.

Pero, ante las críticas suscitadas por esa decisión en Estados Unidos, la administración Trump anunció medidas de castigo contra Turquía, antes de anularlas a raíz de un alto el fuego negociado con Ankara.

Funete: AFP