Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en EEUU

Un nuevo indicador podría salvar vidas en los grandes terremotos

Un estudio reciente sugiere que es posible determinar la magnitud final que alcanzará un sismo a solo diez o quince segundos de su momento de inicio y mucho antes de que termine, lo cual permitiría advertir con mayor precisión a la población afectada

Un grupo de rescatistas realizó una búsqueda en el poblado de Balaroa después de que un terremoto de magnitud de 7,5 grados azotó a Palu, Indonesia, el 6 de octubre.

Un grupo de rescatistas realizó una búsqueda en el poblado de Balaroa después de que un terremoto de magnitud de 7,5 grados azotó a Palu, Indonesia, el 6 de octubre. (Foto: Getty Images vía BBC Mundo).

Los sismólogos jamás han comprendido tan bien a los terremotos como en la actualidad, pero una tragedia tras otra nos demuestra que los temblores siguen sorprendiéndonos y conmocionándonos por su naturaleza volátil. Todavía no se puede predecir con exactitud el momento o el lugar en los que ocurrirán, ni su grado de mortandad. No obstante, si los investigadores pudieran realizar un registro de cómo se intensifican los sismos, podrían predecir mejor cuán poderosos pueden llegar a ser.

Los sismos más poderosos están muy lejos de ser instantáneos. Pueden durar minutos, lo que hace que sean menos parecidos a una única explosión subterránea y más similares a una serie de explosiones que se proyectan hacia afuera. Un estudio reciente, publicado el 29 de mayo en Science Advances, explica que la vía de salida de estas explosiones difiere según la fuerza del sismo.

Sismo de magnitud 6,2 se registró en el sur de Filipinas

Tiananmen: cómo China ha conseguido ocultar la masacre que ocurrió hace 30 años

Sudán: militares abren fuego y matan a 13 personas en campamento de protesta | FOTOS

Eso significa que la magnitud final de un terremoto podría ser determinada a tan solo diez o quince segundos de haber comenzado, y mucho antes de que termine.

Una diferencia de un solo dígito en la magnitud de un terremoto significa que hay una liberación de energía 32 veces mayor. Muchos factores determinan el nivel de peligrosidad de un sismo, pero un ligero aumento en la magnitud puede marcar la diferencia entre provocar algunos daños y ser catastrófico. Si se puede determinar la magnitud final de un terremoto con antelación, podríamos advertir con mayor precisión a la población que será afectada.

Diego Melgar, un profesor adjunto de sismología en la Universidad de Oregón, explicó que esta conexión no era lo que en un principio estaban buscando él y el coautor del estudio, Gavin P. Hayes, del Servicio Geológico de Estados Unidos. Ellos habían estado reuniendo información de bases de datos relacionadas con sismos para realizar simulaciones muy precisas de los terremotos más poderosos.

“En el transcurso de la investigación nos topamos con algo interesante”, dijo Melgar. Detectaron un momento clave en el tiempo que determina el futuro de un terremoto.

El equipo analizó con detenimiento 3000 terremotos registrados por los sismógrafos de la agencia. La información recabada por estos sensores muestra la energía liberada por un terremoto a lo largo del tiempo, lejos del origen. Los investigadores también analizaron datos relacionados con 30 sismos extraídos de una estación de geolocalización en la que una antena atornillada al suelo rastrea el desarrollo de la falla cercana al terremoto. Complementando estudios previos, el equipo describió cuánto evolucionan los terremotos. Inmediatamente después de comenzar, crecen de forma caótica durante unos segundos, un pandemonio que dura mucho más en sismos prolongados. Entonces la falla se organiza a sí misma (por motivos que no son claros) en algo que parece un pulso: es una zona en forma de círculo que se mueve hacia afuera desde el origen del sismo a lo largo del tiempo.

Este círculo que pulsa indica el punto en el que la roca se fractura o se desplaza. Hay menos probabilidades de que un pulso más delgado siga creciendo hasta convertirse en un evento más grande, mientras que uno más grueso tiene mayores probabilidades de hacerlo. El equipo argumenta que, debido a estas diferencias, se pueden utilizar las dimensiones para determinar la magnitud final del sismo a media fractura.

Un grupo de trabajadores inspeccionaban un camino derrumbado en Anchorage, Alaska, después de un terremoto de magnitud 7,0 en noviembre.

Un grupo de trabajadores inspeccionaban un camino derrumbado en Anchorage, Alaska, después de un terremoto de magnitud 7,0 en noviembre. (Foto: AP).

Desde la década de 1980, los sismólogos han debatido si esa hazaña es posible. Algunos afirmaron que las magnitudes finales podían calcularse justo en el inicio del sismo, mientras que otros sospecharon que los sismólogos tendrían que esperar a que la fractura terminara. Otros, como Melgar y Hayes, se encuentran en un punto intermedio.

Stephen Hicks, un sismólogo de la Escuela Imperial de Londres que no participó en el estudio, aseguró que la información sugería que la correlación entre la evolución de la fractura y la magnitud final no era ninguna coincidencia. La forma en la que los grandes terremotos se aceleran puede ser una característica recurrente en el caos generalizado.

Men-Andrin Meier, un sismólogo del Instituto de Tecnología de California, aseguró que su propia investigación también demostró que era posible determinar las magnitudes finales a la mitad del sismo; sin embargo, difiere de Melgar y Hayes respecto de qué tan al inicio de la fractura se puede calcular la magnitud final. Su nuevo estudio establece el punto alrededor de los diez segundos, pero Meier dice que depende de la magnitud y que puede variar mucho.

Una limitación del nuevo modelo consiste en que asume una conducta de terremoto promedio. En realidad, “cada terremoto en particular tiene una personalidad”, dijo Melgar. La evolución de determinados terremotos podría no corresponder con los patrones esperados, provocando que la realización de cálculos de la magnitud final a la mitad de la fractura sea más difícil o, en algunos casos, más sencilla.

Melgar también reconoce que los sismos poderosos, en especial los de magnitudes superiores a los 8,5 grados, son más escasos que sus equivalentes más débiles. Se necesita más información acerca de temblores de mayor intensidad, proveniente de sucesos reales o simulaciones, para poder sustentar este modelo.

“Es una buena idea especulativa, solo necesitamos fortalecerla antes de depositar nuestra confianza en ella”, declaró John Vidale, profesor de sismología de la Universidad del Sur de California.

© "The New York Times"

Tags Relacionados:

Terremoto

Estados Unidos


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ