El papelón de las encuestas en las elecciones de España
El papelón de las encuestas en las elecciones de España

Madrid. Una vez más, sin que sirva de precedente pero sin que tampoco se eche en saco roto, las encuestas se han dado un buen tropezón en en lo que a las previsiones de los resultados electorales se refiere.

Todas daban al gobernante Partido Popular como ganador esta noche, pero la inmensa mayoría auguraba una leve pérdida de escaños, cuando el resultado final es que ha ganado, nada menos, 14 diputados al pasar de 123 a 137.

Todas adelantaron que la coalición izquierdista Unidos Podemos iba a adelantar -el famoso "sorpasso"- al histórico Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuando lo ocurrido es que este resiste como segunda fuerza pese a perder 5 escaños de los 90 que tenía.

Unidos Podemos, una amalgama de grupos que en estos comicios se ha presentado con Izquierda Unida, cuyo principal referente es el Partido Comunista, se ha quedado con sus 71 diputados en un tercer puesto allí donde esperaba ganar las elecciones.

El fallo de los sondeos difundidos durante la campaña ha sido, pues, generalizado.

Estamos hablando de gabinetes demoscópicos de relieve en España: el oficial Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), y empresas como GAD3 (para el diario ABC y la emisora de radio COPE), Metroscopia (para el periódico El País) y Sigma 2 (para Televisión Española y las TVs Autonómicas), entre otros.

Por lo que se refiere al partido político Ciudadanos (liberales), cierto es que todas predijeron que seguiría en cuarto lugar, pero ninguna previó el batacazo que supone perder la quinta parte de sus apoyos; esto es, pasar de 40 a 32 escaños.

Estos son, "grosso modo", los resultados de las segundas elecciones en seis meses en España debido al fracaso de los partidos parlamentarios, que no fueron capaces de formar un Gobierno tras los comicios del 20 de diciembre del 2015.

Consultado por EFE, el profesor Fermín Bouza, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense y experto en opinión pública, cree que, en este caso, "la gente ha cambiado de opinión en muy poco tiempo".

Su tesis es que "ha habido un flujo interno de voto muy fuerte y tan rápido que las encuestas no han podido recogerlo porque se han centrado en un momento determinado y es imposible que sigan los movimientos de opinión".

Bouza no es especialmente crítico con las encuestas, si bien considera que los sondeos "se hacen con mucha prisa; las muestras que usan son pocas y malas y eso, claro, se nota" en las predicciones.

Sea como fuere, en una campaña que ha estado muy polarizada, la ganancia de catorce escaños por parte del partido del Gobierno en funciones ha sido una sorpresa tan notable como imprevista por los sondeos.

El PSOE también ha dado la vuelta a las encuestas para mantenerse como el primer partido de la oposición. Lo más llamativo es que ha podido presentar como un éxito la perdida de cinco escaños, tal era el convencimiento general --basado en las encuestas-- de que el suyo iba a ser un gran descalabro.

Así las cosas, el Parlamento español que ha salido de las urnas tras las elecciones del 26-J sigue bloqueado.

Salvo una (ya descartada) coalición entre las dos grandes fuerzas nacionales --PP y PSOE--, ninguna combinación de dos partidos alcanza la mayoría absoluta: 176 escaños en un Congreso de 350 diputados.

Y sin embargo, todos y cada uno de los cuatro líderes de los partidos nacionales (Mariano Rajoy por el PP; Pedro Sánchez, del PSOE; Pablo Iglesias, en nombre de Unidos Podemos, y Albert Rivera, líder de Ciudadanos) se han comprometido públicamente a que no haya unas terceras elecciones.

Ha llegado, pues, la hora de los pactos para que en España se forme, mejor pronto que tarde, un nuevo Gobierno.

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS