Congresistas rechazan visitar Pittsburgh acompañados de Donald Trump. (EFE)
Congresistas rechazan visitar Pittsburgh acompañados de Donald Trump. (EFE)
Redacción EC

Washington. Los líderes del Congreso de Estados Unidos, de ambos partidos, rechazaron las invitaciones del presidente Donald Trump para unirse a él en su visita a Pittsburgh, con motivo de la masacre ocurrida en una sinagoga el sábado pasado, en la que fallecieron 11 personas.

No solo el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y la de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declinaron acudir con el mandatario en su visita; también los líderes de su propio partido, el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, y el del Senado, Mitch McConnell, según informa el diario The Washington Post.

Está previsto que el mandatario y la primera dama, Melania Trump, lleguen esta tarde a la ciudad, horas después de los primeros funerales de las víctimas, mientras más de un millar de personas han rubricado un manifiesto declarando que el multimillonario "no es bienvenido en la ciudad ni en el país".

Asimismo, Donald Trump se ofreció a visitar a la familia de Daniel Stein, un hombre de 71 años que acababa de convertirse en abuelo cuando fue asesinado a tiros en la sinagoga "Árbol de la Vida".

Un sobrino de Stein, Stephen Halle, dijo que la familia declinó la propuesta del mandatario, debido en parte a los comentarios que hizo Donald Trump inmediatamente después del tiroteo, cuando sugirió que la sinagoga debería haber tenido un guardia armado.

"Todo el mundo siente que fueron inapropiados", dijo Halle. "Estaba culpando a la comunidad. Una iglesia, una sinagoga, no debería ser una fortaleza. Debe ser un lugar abierto y acogedor para sentirse seguro", agregó.

El alcalde de la ciudad, el demócrata Bill Peduto, tampoco comparecerá con el presidente y había instado a Donald Trump a que no visitara Pittsburgh hasta que concluyeran los funerales para las víctimas, diciendo que "toda la atención debería" estar puesta en ellas.

Donald Trump no ha anunciado si visitará Squirrel Hill, el barrio predominantemente judío donde se encuentra la sinagoga y donde vivieron muchas víctimas.

La sinagoga "El Árbol de la Vida" ha estado cerrada desde el sábado, cuando ocurrió la masacre.

El sospechoso de la matanza, Robert Bowers, atacó a un grupo judío que trabajaba con refugiados en Estados Unidos y los acusó de "traer invasores asesinos" al país.

Donald Trump se ha referido repetidamente a los migrantes como invasores peligrosos, y lo hizo de nuevo este mismo lunes a través de su cuenta de Twitter.

Fuente: EFE