Rand Paul, el segundo republicano en carrera por la Casa Blanca
Redacción EC

Louisville. El senador , conservador "libertario" y precursor del Tea Party anunció oficialmente el martes en su página web que lanzará su campaña para ser nominado por los republicanos como candidato a presidente de Estados Unidos en el 2016, horas antes de un evento en su estado natal de Kentucky.
 

"Estoy compitiendo para presidente para regresar a nuestro país a los principios de libertad y gobierno limitado", dijo Paul en una publicación en su sitio web.

Dos semanas atrás fue quien anunció su precandidatura por el partido de oposición y se prevé que en breve lo haga Jeb Bush, quien encabeza las preferencias de los electores republicanos sin haber oficializado aún su postulación. 

Por el lado demócrata, ya cuenta con un equipo y con oficinas de campaña, lo que deja entrever que no está lejano el día en que se lanzará oficialmente a disputar la nominación por el partido del actual presidente Barack Obama.

Ya hace varios días que se ha despejado toda duda sobre la candidatura de Rand Paul.

"El 7 de abril un líder se levantará para vencer a la política washingtoniana y liberar el sueño americano", se puede ver en un video que maneja el equipo del senador. 

Paul ya había aparecido bajo este perfil de adversario del "establishment" en el 2009, cuando a inició su carrera política en los albores mismos del movimiento antiimpuestos y antiEstado que se conocería como Tea Party y que se metería luego como una cuña en el partido Republicano durante la era Obama.

Ahora, a los 52 años, presentándose como la encarnación de "un nuevo tipo de republicano", buscará el voto de los ultraconservadores en las primarias de su partido y a ampliar la base republicana hacia los jóvenes, las minorías y los centristas, en un difícil ejercicio de equlibrismo.

Su padre Ron Paul, su héroe político, apareció tiempo atrás como un candidato "libertario": conservador en materia económica y liberal en cuestiones de sociedad. 

Rand prefiere que se diga de él que es un "conservador libertario" o un "conservador constitucional", ubicándose lejos de las posturas más puristas o marginales. 

Los libertarios saludan sus críticas los programas de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), sus propuestas de reforma del código penal o sobre la legalización del cannabis con fines médicos. 

En política exterior, es un firme partidario del retiro de Estados Unidos de los escenarios de conflicto.

___

EL MEJOR PARA DERROTAR A CLINTON

Pero últimamente ha moderado su discurso. Propuso, por ejemplo, aumentar el presupuesto del Pentágono y se ha alineado con las posturas tradicionales de los republicanos en cuanto al matrimonio homosexual y el aborto. 

"Sí, es verdad, tiene cosas que enervan a los libertarios, pero (...) sigue siendo el más libertario de los candidatos", afirma David Boaz, vicepresidente del centro de reflexión libertario Cato Institute.

Paul "deberá encontrar un equilibrio para ganar primero en Iowa y en New Hampshire, luego la investidura y finalmente la elección presidencial", dijo a la AFP este analista, autor del libro "El espíritu libertario". 

Los demócratas, y algunos de sus rivales, piensan sin embargo que se trata de una actitud oportunista.

Pero en Kentucky, quienes estuvieron a su lado cuando Paul dio sus primeros pasos en política como un acérrimo adversario del establishment siguen acompañándolo. 

"Lo quiero mucho", afirmó a la AFP John Hodgson, presidente del Tea Party de Louisville. "Cambió algunas de sus posiciones (...), pero creo que se debe a que tiene una visión más pragmática del mundo". 

En su apoyo, Rand Paul no deja de citar los sondeos que lo presentan como el mejor candidato de los republicanos para derrotar a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

"Nadie hace mejor que yo contra Clinton", dijo poco tiempo atrás en el canal Fox News.

Fuente: AFP