La portada del "The New York Times" con el título "Trump insta a la unidad contra el racismo" generó críticas.
La portada del "The New York Times" con el título "Trump insta a la unidad contra el racismo" generó críticas.

Nueva York. "Trump insta a la unidad contra el racismo". El título que publicó "The New York Times" en su portada, tras , provocó críticas del público, periodistas y políticos, incluidos varios candidatos presidenciales demócratas para las elecciones del 2020.

Muchos se sintieron decepcionados por el enfoque del diario, que dicen que es tibio y beneficia al presidente tras las matanzas del fin de semana en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, que dejaron por lo menos 31 muertos y decenas de heridos.




Aproximadamente una hora después de que el titular se volviera viral, el diario anunció que lo había modificado en una segunda edición. El editor ejecutivo de The New York Times, Dean Baquet, admitió a The Daily Beast que había sido un mal título. "Fue escrito en el deadline y cuando se aprobó, todos vimos que era un mal titular y lo cambiamos bastante rápido", escribió Baquet hoy por la mañana mientras los críticos continuaban expresando su indignación en las redes sociales.

"Entiendo la preocupación que tiene la gente. Los titulares son importantes. Pero espero que lean la cobertura, que considero que es fuerte", agregó Baquet en un mensaje de texto. Baquet se negó a responder on the record a las preguntas de The Daiy Beast sobre cómo ocurrió este error específicamente y cómo evitará el diario errores de este tipo en el futuro.

En una segunda edición, "The New York Times" optó por el título "Atacar el odio, pero no las armas", en alusión a la frase del presidente sobre de quién es la culpa en un tiroteo. "Son la enfermedades mentales y el odio las que aprietan el gatillo, no la pistola", dijo, cerrando el debate sobre un endurecimiento en las normas de posesión de armas entre civiles en Estados Unidos.

Desde su campaña electoral y desde que entró en la Casa Blanca, en enero del 2017, Trump ha sido fuertemente criticado por tener una posición blanda con los nacionalistas y supremacistas blancos y hasta por avalar sus tesis. Hay quien piensa que las matanzas del fin de semana, en Texas y Ohio, son consecuencia más o menos directa de su violencia verbal.

Ayer, Trump tuvo una comparecencia pública, tres días después de los ataques, en la que dijo sentirse "indignado y asqueado" y en la que llamó a luchar "con una sola voz contra el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco". Unos términos contundentes insólitos en él y que muchos analistas no creen sinceros, apuntó el diario The Huffington Post.

Para muchos norteamericanos, ha sido incomprensible encontrarse en "The New York Times", su diario de referencia, puntero en la crítica al magnate, un titular tan conciliador. Los lectores se indignaron de que no se mencionaron las críticas previas del magnate sobre la "avalancha" y la "invasión de migrantes".

A raíz de las tragedias, los principales medios de comunicación se han enfrentado al escrutinio público sobre cómo enfrentan a Trump y su retórica a menudo inflamatoria.

Fuente: "La Nación" de Argentina, GDA