Trump expulsó al periodista Jorge Ramos de rueda de prensa
Trump expulsó al periodista Jorge Ramos de rueda de prensa

El candidato republicano  parece no querer dejar atrás su disputa con los hispanos. Una nueva polémica se desató el martes cuando el magnate estadounidense expulsó al periodista mexicano, y estrella de Univisión, Jorge Ramos, de una conferencia de prensa en Iowa.

El incidente con el presentador bilingüe Jorge Ramos se produjo durante una sesión de preguntas y respuestas retransmitida en directo por varios canales estadounidenses, y marcó el último giro en la extraordinaria candidatura del magnate inmobiliario para las elecciones del 2016.

Ramos ya había chocado con Trump antes de que empezara la carrera presidencial, particularmente sobre temas relacionados con la inmigración y la deportación de las personas que residen en Estados Unidos de manera ilegal.
 

Cuando Ramos se levantó para hacer a Trump una pregunta sobre migración, el magnate dio la palabra a otro periodista. Cuando Ramos insistió, Trump se irritó.

"Discúlpeme, siéntese, usted no fue llamado. Siéntese", dijo Trump.

"Tengo derecho a hacer una pregunta", replicó Ramos.

"Regrese a Univisión", lanzó Trump antes de que Ramos fuera expulsado de la sala por personal de seguridad.

El tono descarado y corrosivo de Trump ha agitado la campaña republicana, aunque muchos de sus seguidores lo ven como alguien sin filtros, pero apasionado y sincero.

Tras la expulsión de RamosTrump dijo que no tenía nada contra él y que sólo quería que se adaptara a las normas.

"Estaba fuera de lugar. Habría aceptado preguntas en dos segundos, pero se levantó y empezó a gritar", dijo Trump cuando otro reportero le preguntó sobre el incidente con Ramos.

"No me importa si regresa", agregó.

Ramos volvió minutos después y tras recibir la bienvenida de Trump procedió a formular una serie de preguntas sobre migración, con lo que inició un tira y afloja con el candidato.

Ramos inquirió a Trump sobre cómo pretendía cumplir con sus promesas migratorias, que incluyen deportaciones masivas, negar la ciudadanía a los hijos de indocumentados nacidos en Estados Unidos y construir un muro en la frontera con México.

“Muy fácil, soy un constructor. Es más difícil construir un edificio de 95 plantas”, respondió Trump.

El magnate volvió a afirmar que los inmigrantes que cruzan la frontera de México son en buena parte criminales y traficantes de drogas.

Ramos, con mucho peso entre los espectadores latinos, admitió que choca con Trump por su plan "absurdo" sobre migración, que incluye la deportación de la mayoría de los 11 millones de personas que viven en Estados Unidos de manera ilegal.

"Esto es personal. Cuando está hablando sobre inmigrantes, está hablando sobre mí", había explicado Ramos a CNN el lunes. 

Trump también recibió preguntas sobre su polémica con la presentadora de Fox News Megyn Kelly, la moderadora que le hizo duras preguntas durante el debate de precandidatos republicanos el pasado 6 de agosto.

El lunes, Trump recibió críticas intensas por sus tuits y retuits sobre Kelly, a la que llamó "bimbo" (rubia tonta).

Esta diatriba en Twitter llevó al presidente de Fox News, Roger Ailes, a pedir a Trump una disculpa por el ataque "inaceptable" y "molesto".

Trump, sin embargo, contraatacó.

"No me importa Megyn Kelly, pero no me voy a disculpar", dijo.

"Probablemente sea ella la que debería pedirme disculpas a mí, pero simplemente, no me importa".