Vester Lee Flanagan: "Soy como un polvorín humano"
Vester Lee Flanagan: "Soy como un polvorín humano"

Incluso después de matar a tiros a una periodista de televisión y a un camarógrafo durante una retransmisión en vivo, siguió mostrando su ira. Pero tras una volátil carrera que incluyó al menos dos despidos por enfrentamientos con compañeros que lo califican como un solitario descentrado, esta fue la última y brutal despedida del ex conductor.

En una de las 23 páginas de una nota que envió por fax a la televisora ABC News poco antes del tiroteo, Flanagan se describió a sí mismo como "un polvorín humano" que solo "esperaba para explotar".

Horas después de abatir a sus excompañeros de trabajo y publicar el video en su página de Facebook, Flanagan estrelló su auto y se pegó un tiro. Falleció en un hospital más tarde el miércoles, según informaron las autoridades.

En su nota, Flanagan —que en televisión respondía al nombre de Bryce Williams— dijo que había sido discriminado por ser negro y homosexual. Su lista de quejas se remontaba al tiroteo masivo del 2007 en Virginia Tech y la masacre más reciente en una histórica iglesia negra de Charleston, en South Carolina.

Cuando Flanagan fue despedido de la televisora WDBJ en Roanoke, Virginia, en el 2013, tuvo que ser escoltado a la salida del edificio por la policía "porque no iba a irse voluntariamente o por su propio pie", dijo el ex director de noticias de la cadena, Dan Dennison, en una entrevista a la hawaiana Hawaii News Now (KHNL / KGMB).

Flanagan, de 41 años, tenía "un largo historial de quejas contra compañeros de trabajo casi desde el inicio de su etapa en la televisora", agregó Dennison, que ahora trabaja en el departamento de Tierras y Recursos Naturales de Hawai. "Todas esas denuncias fueron consideradas infundadas". Aunque en ellas se apuntaba a temas raciales, añadió, "hicimos una investigación exhaustiva y no pudimos encontrar ninguna evidencia de discriminación racial contra este hombre".

Las víctimas del tiroteo del miércoles — la periodista Alison Parker, de 24 años, y el camarógrafo Adam Ward, de 27 — eran blancos. Flanagan, negro.

El conflicto descrito por Dennison recordaba en muchos aspectos a otro del 2000, cuando Flanagan fue despedido de una cadena de televisión en Tallahassee, Florida, después de amenazar sus compañeros de trabajo, dijo un ex supervisor.

Flanagan "era un buen conductor en vivo, un reportero bastante bueno, y entonces las cosas empezaron a volverse extrañas con él", recordó el miércoles Don Shafer, ex director de noticias de WTWC-TV en Florida. El periodista habló en una entrevista con el medio en el que trabaja ahora, la CW de San Diego.

Shafer agregó que sus jefes en Florida habían despedido a Flanagan por su "extraño comportamiento".

En el 2000, Flanagan denunció a la cadena por supuesta discriminación racial, alegando que un productor le llamó "mono" en 1999 y que otros empleados negros habían recibido el mismo trato. Flanagan dijo, además, que un supervisor blanco no identificado calificó a los negros de vagos porque no se aprovechaban de las becas para ir a la universidad. Las partes llegaron a un acuerdo más tarde.

El autor del doble crimen del miércoles creció en Oakland, California, y se graduó en la Universidad Estatal de San Francisco.

Virgil Barker, que creció en la misma calle arbolada que él en las Colinas de Oakland, recordó con cariño a su amigo de la infancia el miércoles.

"Sé que quieren oír que era un monstruo, pero era todo lo contrario", dijo Barker. "Era muy, muy cariñoso".

Barker señaló que con el paso de los años había perdido el contacto con Flanagan aunque mantenía una relación cercana con su hermana, que seguía viviendo en la casa familiar al otro lado de la calle.

Nadie atendió a la puerta el miércoles por la mañana en la casa estuco blanco con árboles frutales en el patio delantero y vistas a la bahía de San Francisco.

_________

El macabro plan

Lo planeó detalladamente: una ejecución coreográfica a dos de sus ex compañeros de trabajo, transmitida en vivo a una audiencia horrorizada. Horas después, compartió su propio video al mundo a través de las redes sociales.

El video de Vester Lee Flanagan lo muestra acercándose, pistola en mano, a la reportera de WDBJ Alison Parker y al camarógrafo Adam Ward mientras realizaban una entrevista. Le apunta el arma a Parker y luego a Ward, pero espera pacientemente a disparar hasta que sabe que Parker está a cuadro, para que muera al aire.

Los televidentes escucharon los primeros ocho de los 15 disparos. Vieron a Parker correr, y la escucharon gritar "Oh, Dios mío", antes de caer. Ward también cayó, y la cámara que había cargado al hombro captó una fugaz imagen del sospechoso sosteniendo una pistola.

Flanagan Huyó del lugar de los hechos, pero después subió su propio video de 56 segundos a Twitter y Facebook. Huyó por una carretera, por la que fue perseguido a cientos de kilómetros de distancia de la escena del crimen y fue capturado; murió tras dispararse a sí mismo.

Los homicidios al aire del miércoles resonaron mucho más allá de la región central de Virginia, porque es lo que quería el asesino; no solo vengar supuestas injusticias, sino obtener la mayor exposición posible. Utilizó sus conocimientos de periodismo televisivo en contra de las víctimas, una reportera de 24 años en ascenso y un camarógrafo de 27 años, comprometido con una productora que atestiguó la muerte de su novio en vivo desde la sala de control.

Fuente: AP