Redacción EC

Otra vez una historia de policías arrestando violentamente a un afroamericano en Estados Unidos. Y, posteriormente, tensión racial . Esta vez, el escenario fue en la localidad de Charlottesville, cerca del campus de la Universidad de Virginia, en el noreste del país.

Allí, ayer por la madrugada, Martese Johnson, un estudiante de honor de la Universidad de Virginia de 20 años, fue arrestado por agentes del Control de Bebidas Alcohólicas después de que en un bar le prohibieran el ingreso a una fiesta de San Patricio.

Dos policías lo tiraron al piso y lo retuvieron allí con violencia, aún cuando su cabeza estaba sangrando, mientras testigos grababan un video que se hizo viral y volvió a despertar indignación.

Martese Johnson, al ser agredido por la policía. (AP)

Si bien en un primer momento trascendió que Johnson había sido detenido por portar un documento falso, el agente que lo arrestó, J. Miller, manifestó en el expediente que decidió arrestar a Johnson porque "estaba muy alterado y beligerante, aunque no tenía antecedentes criminales".

"Afuera del Trinity Irish Pub, varios estudiantes de la Universidad fueron testigos de un arresto animal, insensato y brutal de Martese. Lo dejaron tirado con su sangre chorreando en el pavimento de la University Avenue", dijo la Alianza de Estudiantes Negros de Virginia en un comunicado.

"Después de que le negaron a Martese el ingreso al bar, de repente se encontró volando hacia el piso. La fuerza brutal resultó en heridas en su la cabeza y cuerpo", señalaron los estudiantes.

En el video difundido por los testigos se ve a Johnson tirado en el piso, gritando que era estudiante de la universidad y acusando a los oficiales de racismo. También se escucha a los testigos exclamar "¡¿Qué están haciendo?! ¡Su cabeza está sangrando!".

Según los registros de la Corte del Distrito de Charlottesville, Johnson fue acusado de obstrucción a la justicia sin usar la fuerza e intoxicación pública ayer por la mañana y luego fue puesto en libertad bajo fianza. Deberá comparecer en una corte la semana próxima.

Johnson sufrió una herida en la cabeza y recibió 10 puntos de sutura por la lesión, precisó su abogado, Daniel Watkins, en un comunicado.

"Justo antes de esposarlo, la policía tiró a Martese al suelo, golpeando su cabeza contra el pavimento -indica el comunicado-. He hablado con él varias veces, y él está absolutamente devastado por los acontecimientos de ayer. Actualmente, nos estamos preparando para investigar y defender este asunto con energía".

Después de la rápida repercusión que tuvo el hecho en las redes sociales, el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, pidió abrir una investigación independiente sobre lo ocurrido y manifestó estar "preocupado por los informes de este incidente".

"La oficina del gobernador ha estado en contacto con la presidenta Universidad de Virginia, Teresa Sullivan, y autoridades judiciales locales y va a seguir el tema de cerca mientras la investigación esté en marcha", dijo su vocero, Brian Coy.

Mientras tanto, el Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas dijo al sitio BuzzFeed que los agentes involucrados fueron asignados en tareas administrativas durante la investigación.

Fuente: La Nación, Argentina / GDA