Peruanos
Peruanos

En medio de la pandemia del , con las escuelas y universidades aún cerradas, el Gobierno de decidió esta semana revocar las visas F1 y M1 a los estudiantes extranjeros que lleven solo cursos virtuales. El argumento de la administración Trump es que los alumnos “no están disfrutando la verdadera experiencia de las clases presenciales”, lo cual no deja de ser cierto. Pero el trasfondo es forzar a las universidades a abrir sus campus, cuando las cifras de contagiados y muertos no deja de subir en el país.

El Comercio contactó a algunos estudiantes peruanos afectados, directa e indirectamente, por esta medida y quienes se verán forzados a regresar al país antes de lo previsto.

Mayra Delgado. Estudiante de Maestría en Administración Público y Desarrollo Internacional en la Universidad de Harvard

“Los que tenemos la visa F1 tendremos que salir del país antes de que empiecen las clases en setiembre, porque no puedo mantener mi visa si llevo un semestre online. Por la pandemia, yo me quedé en Estados Unidos porque era mucha incertidumbre, y porque quizá ya no podía regresar después. En teoría, no me afectaba porque todo seguiría igual, pero con esta nueva regulación nos están obligando a irnos. Yo estaba por renovar mi alquiler, pero además pierdo otros beneficios de la visa, como el OPT (Optional Practical Training), que te permite trabajar un año después de graduarte, y el STEM, con el que puedes quedarte trabajando tres años, que son parte de la experiencia de llevar una maestría internacional”.

“Esta decisión no es necesaria. Los estudiantes internacionales colaboran mucho con la economía de Estados Unidos. Trump está obligando a que las escuelas abran para utilizar esto como un capital político y así las personas puedan ir a trabajar. El otro argumento que ha dado es que los estudiantes internacionales tengan la mejor experiencia, porque ellos están pagando por algo que no están teniendo. Pero se trata de una medida discriminatoria, xenófoba y que afecta a mucha gente, porque esto implica que nos vayamos, que perdamos nuestros derechos, que no trabajemos acá y no tengamos esta experiencia laboral que nuestras visas sí nos permiten. Al final, termina siendo una medida económica y entiendo que se hace para proteger a la mano de obra local, pero para nosotros termina siendo un acto de discriminación”.

Mayra Delgado estudia en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, en la Universidad de Harvard. Tiene la visa F1 y es directamente afectada por la medida.
Mayra Delgado estudia en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, en la Universidad de Harvard. Tiene la visa F1 y es directamente afectada por la medida.

Álex Carrasco, candidato a PHD en Economía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

“Yo voy a comenzar mi Doctorado en Economía recién en setiembre y para mí es incierto cómo me va a terminar afectando esta medida. El Departamento de Economía del MIT aún no ha dicho si el programa será solo online o híbrido, es decir, presencial y virtual. Yo asumo que esta decisión del gobierno los va a incentivar para que sea híbrido, y así blindar de cierta forma a sus estudiantes extranjeros. A mí, esta medida me aumenta la incertidumbre, porque yo estaba tramitando mi visa F1, que es la que recomienda el programa. La decisión justamente ha afectado a todos los estudiantes que aplican con visa F1, entonces esto puede determinar que no nos la den, porque ya no habría ningún motivo para ir”.

“Pero aun si la universidad decide que tendremos un programa híbrido, yo preferiría no ir porque veo que las cosas están complicadas. Si hay la posibilidad de tomar las clases en línea, prefiero hacerlo desde casa, personalmente me da cierta desmotivación estar viajando en estas condiciones. La universidad ha dado anuncios a los estudiantes diciéndonos que sí somos bienvenidos, porque temen que los alumnos se vayan a sentir rechazados”.

“También pensé en la posibilidad de postergar el inicio del programa, aunque eso acarreará costos, que no son pocos, pero dejé de lado esa opción, pero ciertamente no es la misma motivación de ir al campus e interactuar con tus compañeros de clase. La idea es construir un ‘network’, es hacer redes profesionales que son muy útiles, y esto se pierde un poco. Esa parte de la desmotivación sí termina de afectarme”.

Álex Carrasco es economista por la Universidad Villarreal y aplicó a un doctorado en Economía en el MIT. En setiembre debería empezar sus clases.
Álex Carrasco es economista por la Universidad Villarreal y aplicó a un doctorado en Economía en el MIT. En setiembre debería empezar sus clases.

Marco Carrasco. Estudiante de Maestría en Administración Público y Desarrollo Internacional en la Universidad de Harvard

“Yo estoy a mitad del programa, en el paso para la instancia de investigación. Regresé a Lima, cuando empezó el brote en Boston, en uno de los vuelos humanitarios y he terminado el segundo semestre acá en Lima. Por suerte yo tengo la visa J1, que es justamente el tipo de visado que queda exento de esta normativa dada por ICE [la agencia de inmigración estadounidense], pero uno nunca sabe qué sucederá y quizá las cosas pueden cambiar de un momento a otro”.

“Yo estoy becado, así como muchos que reciben financiamiento de la universidad o de otras instituciones, y las becas suelen ser de años continuos. En estas circunstancias, si la universidad permite postergar un año la reincorporación, que en algunos casos ya está haciendo, choca con aquellas organizaciones que brindan las becas. Es todo un embrollo que se ha formado”.

“La norma de ICE incluso dice que el alumno puede trasladarse a una universidad que tenga la modalidad híbrida desde setiembre. Pero trasladarse no tiene mucho sentido, es superdifícil hacer algo así, sobre todo cuando dependes de becas”.

“Con esta acción, lo que quiere Trump es coaccionar a las universidades para que abran y así todo siga de manera normal. La zona noreste de EE.UU. es bastante demócrata en cuanto a su filiación política, y buena parte de estas universidades están en Massachusetts, donde se ha controlado más o menos la pandemia. Si Trump logra que se abran los campus, entonces va a poder decir que las universidades querían cerrar solo por un tema político y no porque era necesario”.

Marco Carrasco tiene la visa J1. Debido a la pandemia tuvo que regresar a Lima y seguir sus estudios desde casa.
Marco Carrasco tiene la visa J1. Debido a la pandemia tuvo que regresar a Lima y seguir sus estudios desde casa.


David Santos, estudiante de Maestría en Ciencias del Diseño, Universidad de Michigan

“Vine a Estados Unidos porque me gané una beca Fulbright. Ya estoy cerrando mis últimos informes de la maestría y en agosto cierro oficialmente todo. Aunque yo ya acabo, las opciones de seguir estudiando o aplicar a algún doctorado se complican porque lo más probable es que sea online debido a la pandemia. La vivencia presencial de una maestría internacional, vivir otra cultura, interactuar con personas de otros países es lo realmente valioso de esta experiencia. Si tengo que estudiar un doctorado virtual, ya no tiene sentido para mí seguir en Estados Unidos, y es muy probable que esté regresando al Perú. Yo ya viví dos meses de experiencia online y las clases que llevé no me sumaron mucho”.

“La Universidad de Michigan, por ejemplo, ya está pensando hacer programas híbridos o ‘blended’ y están tomando las medidas del caso en cuanto al distanciamiento social: si antes entraban 40 personas en un salón, ahora solo podrán entrar 20″.

“La universidad tiene muchos estudiantes extranjeros, muchos vienen de Asia y la mayoría se matricula en las carreras de ingeniería. La llegada de extranjeros mueve bastante la economía acá. Por ejemplo, yo vivo en Ann Arbor, Michigan, que tiene una población de 200 mil personas, y 60 mil pertenecen a la universidad”.

“Ahora que ha pasado esto, están mandando comunicados donde informan que están haciendo todo lo posible para que los cursos sean en parte presenciales, pero están en proceso de comunicar cuáles sí y cuáles no. Esto les ha tomado por sorpresa y están cambiando sus políticas”.

David Santos está a punto de concluir su maestría en Michigan pero tenía pensado iniciar un doctorado en Estados Unidos. Ya no lo haría si es que las clases dejan de ser presenciales.
David Santos está a punto de concluir su maestría en Michigan pero tenía pensado iniciar un doctorado en Estados Unidos. Ya no lo haría si es que las clases dejan de ser presenciales.


VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Estados Unidos: se registra 70 mil nuevos casos en un día

TE PUEDE INTERESAR