Redacción EC

Pasaron sólo tres años para que Emmanuel Macron creciera de ser un desconocido consejero del gobierno a ser elegido el jefe de Estado más joven de Francia desde Napoleón.

Ganó el domingo, varios meses antes de cumplir 40 años, como un centrista que rompió con el sistema constituido, evitando la oleada de nacionalismo económico y político que ayudó a Gran Bretaña a votar por el "Brexit" y a Donald Trump a ser elegido presidente de Estados Unidos.

Su elección representa un cambio generacional largamente esperado en la política de Francia, donde las mismas caras han dominado durante años.

Será el líder más joven en las principales naciones del Grupo de los Siete (G7) y ha sido comparado con otros jóvenes, como el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el ex primer ministro británico Tony Blair, e incluso el fallecido presidente John F. Kennedy de Estados Unidos.

Muchos atribuyen el asombroso ascenso de Emmanuel Macron a un anhelo profundo por un rostro fresco, junto con un raro mensaje de optimismo en un país que ha estado obsesionado con el declive nacional.

"Su campaña ha sido como una terapia de grupo para convertir a los franceses en optimistas", dijo el escritor Michel Houellebecq.

El inesperado desplome de muchos de los oponentes tradicionales también fue importante, pero Emmanuel Macron tuvo un agudo sentido táctico para aprovechar la oportunidad.

Macron parecía destinado a un ascenso constante en las filas del poder francés cuando decidió aplicar sus habilidades como banquero de inversiones al mundo de la política.

Pero desde que emergió en agosto de 2016 después de sólo dos años como ministro, ha aprovechado el desencanto generalizado para transmitir un fuerte mensaje contra el poder establecido.

A pesar de haber estudiado en prestigiosas escuelas francesas, de hacer una fortuna por intermediar una operación de 10.000 millones de dólares para Rothschild y de formar parte de un Gobierno socialista bajo el mando del presidente François Hollande, su mensaje le dio resultado.

"Francia está bloqueada por las tendencias de su élite de interesarse por sí misma", dijo ante simpatizantes en un mitin en Pau, ciudad del sur de Francia, antes de bajar la voz y añadir: "Y les contaré un pequeño secreto: lo sé porque fui parte de ella".

Fuente: Reuters

MÁS NOTICIAS DEL MUNDO EN... 

TAGS RELACIONADOS