Texas. Más de 50.000 personas en el este de () seguían bajo una orden de desalojo obligatoria mientras sigue activo un incendio en una planta química, un día después de registrarse dos enormes explosiones en el lugar.

Las explosiones del miércoles, con 13 horas de diferencia, rompieron las ventanas y puertas de las casas en las inmediaciones y provocaron una orden de desalojo en un radio de 7 kilómetros (4 millas) de la planta en Port Neches en el sureste de Texas, a unos 129 kilómetros (80 millas) de Houston.

El capitán de bomberos de Port Neches dijo el jueves que las llamas todavía arden y que sigue vigente la orden de desalojo, que afecta a 50.000 personas, reportó la televisora KBMT.

En conferencia de prensa la noche del miércoles, Branick dijo que la falta de electricidad en la planta no permitió que se investigara la causa de las explosiones o cuánto daño había sufrido la instalación. Por lo mismo, agregó, se desconoce la extensión del daño en los barrios circundantes.

Los tres trabajadores que resultaron lesionados durante la explosión _dos empleados de TPC y un contratista_ fueron atendidos en hospitales y dados de alta, dijo Troy Monk, el director de salud y seguridad de TPC. Los aproximadamente 30 empleados que estaban en la planta cuando fue la explosión ya han sido localizados, según TPC.

El juez del condado de Jefferson, Jeff Branick, ordenó la evacuación obligatoria de un radio de 7 kilómetros alrededor de la planta, incluidos Port Neches y los vecinos Groves, Nederland y parte de Port Arthur.

La primera explosión en la planta, que fabrica productos químicos basados en petróleo, dejó tres personas heridas, reventó las ventanas de casas cercanas y provocó una nube que se alzaba sobre vecindarios a kilómetros de distancia.

Todo el personal de la planta afectada fue evacuado y localizado, según un comunicado de PTC Group, y tres personas estaban siendo atendidas por lesiones.

El video de la planta petroquímica luego de la primera explosión:

El Departamento de Bomberos Voluntarios de Nederland advirtió a los residentes al sur de la Interestatal 10, cerca de la planta, que se mantuvieran a resguardo y minimizaran su exposición a la nube provocada por la explosión, cerrando ventanas y apagando sus sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Las autoridades emitieron una orden de evacuación obligatoria para cualquiera en un radio de medio kilómetros aproximadamente desde la planta de TPC, una distancia que podría ampliarse, según advirtieron los bomberos.

El juez del condado Jeff Branick dijo a la televisora KDFM en Beaumont que era un milagro que no hubiera muerto nadie. Un trabajador sufrió quemaduras y fue evacuado en helicóptero a un hospital en Houston, mientras que los otros dos heridos sufrieron fracturas, uno en la muñeca y otro en la pierna, añadió Brannick.

Texas ha tenido varios incendios en la industria petroquímica en este año, incluso uno que ardió durante días cerca de Houston y otro más que mató a un trabajador en una planta cerca de Crosby.


Fuente: AP

TAGS RELACIONADOS