Un grupo de activistas de protagonizaron una protesta en Madrid, escalando a una de las conocidas torres Kio del Paseo de la Castellana para oponerse al tratado de libre comercio que se está negociando entre la Unión Europea y Estados Unidos.

Greenpeace está en contra del Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), al considerar que dará demasiado poder a los grandes negocios a costa de los consumidores y gobiernos.

Los partidarios del tratado dicen que aportaría más de 100.000 millones de dólares en ganancias económicas a ambos lados del Atlántico.

Los activistas comenzaron su protesta por la mañana, escalando una de las dos torres Kio y desplegando una enorme pancarta que decía "No al TTIP" en una de las fachadas.

Los participantes descendieron del edificio de forma voluntaria tras pasar unas nueve horas encaramados al edificio.

(Fuente: Reuters)