El arzobispo alemán Rainer Maria Woelki. AP
El arzobispo alemán Rainer Maria Woelki. AP
Agencia EFE

Agencia de noticias

El cardenal de Colonia, Rainer Maria Woelki, no contempla la visita de una comisión apostólica del como una “moción de confianza” a su gestión, sino como de apoyo al esclarecimiento de los abusos de menores revelados en esa archidiócesis .

El término de “cuestión de confianza” no está contemplado en los documentos recibidos, afirma Woelki, en una reacción difundida este sábado. La misión debe interpretarse, añade, como un “apoyo a mi personalmente y la comunidad en estos tiempos de grandes presiones y pruebas”.

En su reacción, difundida a través del portal eclesiástico , el cardenal califica la visita de los dos enviados desde la Santa Sede como “una oportunidad” para “mirar hacia adelante” y adoptar los pasos siguientes ante la situación creada.

La Nunciatura alemana informó ayer de que una comisión apostólica se desplazará a Colonia en junio para analizar la “compleja situación pastoral” en relación con los abusos contra menores revelados en esa archidiócesis.

La comisión abordará asimismo “eventuales errores” de Woelki, quien el pasado marzo admitió que en su archidiócesis se produjo un “encubrimiento sistémico” de casos de abusos a menores, tras conocerse un informe que analiza decenas de ellos entre 1975 y 2018.

La comisión estará integrada por el cardenal arzobispo de Estocolmo, Anders Arborelius, y el obispo de Rotterdam y presidente de la conferencia episcopal holandesa, Johannes von den Hende.

La comisión fue ordenada por el papa Francisco, según el comunicado de la representación vaticana y servirá para obtener “una imagen de conjunto” de la situación de la archidiócesis de Colonia, la mayor de Alemania y que incluye a esta ciudad y las de Bonn y Düsseldorf, entre otras.

La comisión analizará el comportamiento del cardenal arzobispo de Hamburgo (norte), Stefan Heße, así como de Dominikus Schwaderlapp y Ansgar Puff, obispos auxiliares de Colonia.

El anuncio se produce semanas después de que Woelki admitiera que en la administración de la archidiócesis hubo “caos” y un “sistema de silencio, secreto y descontrol”. Este reconocimiento siguió a la difusión de un informe encargado a un despacho de abogados de Colonia.

El cardenal reconoció asimismo que en los años analizados “generalmente hubo falta de compasión, y que en general hubo falta de empatía”.

El informe estableció que altos jerarcas de la Iglesia católica supieron de casos de abusos sexuales a menores pero incumplieron con su deber de reportarlos y actuar.

El informe exoneró a Woelki, arzobispo de Colonia desde 2014. El análisis confirmó la existencia de 314 casos de abusos a menores e identificó a 202 presuntos autores de ellos.

Los autores del estudio encontraron que el arzobispo de Hamburgo, Heße, y el fallecido cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia desde 1989 a 2014, faltaron a su deber en 11 y 24 casos, respectivamente.

El propio Woelki se refirió entonces al caso del sacerdote de Düsseldorf Johannes O., al que se atribuyen abusos y dijo que el informe constata que él mismo actuó “de manera diligente y legal”.

“Podría y debería haber informado del caso a Roma. Pero no lo hice, hubiera sido mejor de otra manera”, agregó el cardenal, quien sin embargo rechazó dimitir por su comportamiento.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR