Un miembro de la oposición en Bielorrusia sostiene un cartel que representa a Alexander Lukashenko con sangre en la boca y bigote junto a otro con un cartel que dice "#Bielorrusia libre", mientras participan con otros en una manifestación contra el gobierno. (Foto de Sergei SUPINSKY / AFP)
Un miembro de la oposición en Bielorrusia sostiene un cartel que representa a Alexander Lukashenko con sangre en la boca y bigote junto a otro con un cartel que dice "#Bielorrusia libre", mientras participan con otros en una manifestación contra el gobierno. (Foto de Sergei SUPINSKY / AFP)
Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

Minsk.- continuó liberando este viernes a manifestantes detenidos en la represión de las protestas contra la reelección del presidente , y con ello comenzaban a surgir testimonios de torturas sufridas en prisión.

Privados de agua, alimentos y sueño durante su encarcelamiento, torturados con electricidad y quemados con cigarrillos, los manifestantes estuvieron encerrados por decenas en celdas destinadas a cuatro o seis personas, según el testimonio de varios de ellos a la AFP.

“Me golpearon muy fuerte en la cabeza (...), mi espalda está llena de moretones por golpes de porras”, declaró Maxim Dovjenko, de 25 años, quien aseguró que ni siquiera había participado de las manifestaciones pero que se encontraba en el lugar de los hechos en el momento de la represión policial.

Mijaíl Shernenkov, empresario de 43 años, mostró sus nalgas completamente moradas y contó a la AFP haber sido torturado con electricidad y golpeado con porras.

La ONG Amnistía Internacional dijo el jueves que había tenido constancia de casos de manifestantes “desnudos, golpeados y amenazados de ser violados” durante su arresto.

Las personas detenidas durante manifestaciones recientes de partidarios de la oposición, que acusan al hombre fuerte Alexander Lukashenko de falsificar las encuestas en las elecciones presidenciales, abandonan la prisión de Okrestina, en Minsk. (Sergei GAPON / AFP)
Las personas detenidas durante manifestaciones recientes de partidarios de la oposición, que acusan al hombre fuerte Alexander Lukashenko de falsificar las encuestas en las elecciones presidenciales, abandonan la prisión de Okrestina, en Minsk. (Sergei GAPON / AFP)

El jueves por la noche, las autoridades anunciaron que habían liberado a más de 1.000 manifestantes.

La presidenta del Senado, Natalia Kotshanova, aseguró en la televisión pública que habían liberado a estos manifestantes con la condición de que no participaran en futuras protestas no autorizadas.

El ministro del Interior, Iuri Karaev, ofreció disculpas por los casos de “paseantes” y personas heridas “por azar” por las fuerzas de seguridad, aunque no participaban en las protestas.

Desde el domingo por la noche, Bielorrusia ha sido escenario de protestas contra la cuestionada reelección de Lukashenko, en el poder desde hace 26 años en esta exrepública soviética.

Las protestas contra esa victoria, oficialmente con el 80% de los votos y juzgada fraudulenta por los manifestantes, fueron reprimidas violentamente por las fuerzas del orden, con un saldo de dos muertos, decenas de heridos y al menos 6.700 detenidos.

Para denunciar esta violencia policial, miles de personas, con flores o globos blancos en sus manos, formaron el jueves cadenas humanas en varios sectores de la capital, apoyadas por conductores que sonaban las bocinas de sus automóviles.

Por la noche, decenas de miles de personas se concentraron en distintas partes de Minsk y en al menos otras seis ciudades, sin que la policía interviniese.

“Necesitamos un nuevo presidente”, indicaban en la capital pancartas de los manifestantes. Muchos de ellos hacían la “V” de la victoria, según un fotógrafo de la AFP.

La liberación de manifestantes, especialmente de la prisión de Okreskina en Minsk, dio lugar el jueves por la noche a emocionantes escenas de reencuentro. Muchos de los que recuperaron la libertad tenían el rostro compungido y no querían hablar.

Más de 1.000 investigadores bielorrusos firmaron una carta “contra la violencia” y personal médico se reunió frente a sus instalaciones. Artistas de la Filarmónica de Minsk entonaron canciones patrióticas en la puerta del edificio que los aloja.

Según medios opositores, acciones similares se registraron en importantes fábricas, como BelAZ (camiones), Maz (automóviles), Grodno Azot (química) y Grodnozhilstroy (construcción).

Los partidarios de la opositora Svetlana Tijanóvskaya reivindican la victoria de su candidata, quien, tras una campaña que suscitó un fervor nunca visto en la antigua república soviética, se declaró victoriosa, abandonó su país y se refugió en Lituania.

Fuente: AFP

VIDEO RECOMENDADO

"Ya no quiero vivir aquí": el relato de un sobreviviente que filmó la explosión en Beirut. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS