Madrid. Los bomberos luchaban este lunes contra más de 130 incendios forestales en el norte de  que han arrasado 2.000 hectáreas en Cantabria, favorecidos por los fuertes vientos en la zona.


En Cantabria, la región más afectada, más de 500 bomberos, militares, efectivos de la guardia civil y voluntarios luchan con 65 incendios forestales, informó el gobierno regional cántabro, que horas antes informaba de un total de 82 fuegos.

La zona más afectada, con quince incendios activos, es la de Cabuérniga-Los Tojos, en torno al pequeño pueblo de un centenar de habitantes de Bárcena Mayor, informó el ejecutivo regional en un comunicado.

En uno de los incendios, en Viérnoles, a unos 30 km al sureste de Santander, el fuego ha quemado cuatro vehículos de los servicios de extinción, "después de producirse un cambio en la dirección del viento, sin tener que lamentar daños personales", según la misma fuente. 

"Se han calcinado en la última semana al menos 2.000 hectáreas de extraordinario valor ecológico", al estar gran parte de las mismas en dos parques naturales, según el gobierno cántabro.

"Se están cargando el presente y el futuro del paisaje de Cantabria", dijo el presidente de esta región de la costa norte española, Miguel Angel Revilla.

Según él, "el 99% de los incendios son provocados". "Hay pirómanos, gente mal intencionada, que se aprovechan de circunstancias climáticas nunca vistas en Cantabria" donde no ha llovido desde setiembre y con temperaturas medias de 23 grados, aseguró.

La lucha contra el fuego se ve complicada por los fuertes, con rachas de hasta 110 km/h, según la agencia española de meteorología, explicó Revilla.

Este viento ha impedido que puedan volar los aviones.

"Se espera que en las próximas horas amaine la fuerza del viento y facilite las labores de extinción de los servicios de emergencias", afirmó el gobierno regional.

En Asturias, unas 200 personas luchan contra una cincuentena de incendios, 19 de los cuales están controlados, según los servicios de emergencia de esta región.

Otros dos incendios se han declarado más al este, en la región de Navarra. Se trata de dos incendios que se han reactivado.

Los incendios forestales son inhabituales en esta época del año y ya han causado la muerte a un piloto cuyo helicóptero se estrelló el miércoles.

Los fuegos han arrasado más de 54.000 hectáreas de bosques y campos este año, una cifra que supera el total acumulado en los dos años anteriores, según el ministerio de Agricultura.

Fuente: AFP