Redacción EC

Bruselas. [EFE/AFP]. Las autoridades de la arriaron este viernes, horas antes de que a media noche se consume el , la bandera del de sus instituciones, donde ondeaba junto a las de los 27 Estados miembros que permanecerán en la Unión Europea.

En un día cargado de simbolismo en la capital comunitaria, y unas cuatro horas antes de que el Reino Unido salga oficialmente de la Unión Europea a las 00.00 hora de Bruselas (23.00 GMT), la retirada de las banderas de ese país puso el broche simbólico a 47 años de membresía británica en la Unión Europea.

Una de esas enseñas se trasladará a la Casa de la Historia Europea de Bruselas.

Poco antes de las 18H40 GMT, dos funcionarios del Consejo de la Unión Europea, institución que representa a los países del bloque, retiraron la Union Jack de su sede en Bruselas.

Media hora después, la bandera británica fue arriada simultáneamente en las sedes de la Eurocámara en Bruselas y en Estrasburgo (noreste de Francia), en un silencio solemne.

A diferencia del Consejo de la Unión Europea, donde quedó el vacío dejado por la retirada, la Eurocámara la reemplazó por un bandera europea que ondea ahora junto a las del resto de países del bloque.

Un ejemplar de la bandera británica se guardará en la Casa de la Historia Europea, un museo sobre la construcción europea con sede en Bruselas, explicó días atrás una vocera del Parlamento.

Brexit

A partir de este sábado 1 de febrero, el Reino Unido será considerado un país tercero, sus eurodiputados dejarán de formar parte del Parlamento Europeo y sus ministros no participarán en los consejos con los homólogos europeos.

Sin embargo, nada cambiará a nivel práctico al menos durante el próximo año, período en el que el Reino Unido seguirá sujeto a la normativa comunitaria como hasta ahora mientras Londres y Bruselas negocian un acuerdo para la relación futura entre ambos bloques.

En teoría, el plazo para esa negociación expira el próximo 31 de diciembre, si bien el acuerdo de salida contempla que puede prolongarse.

31 de enero: Brexit

La fecha fue pospuesta tres veces debido al bloqueo político en el anterior Parlamento británico, dividido entre defensores y detractores del Brexit. Pero la nueva mayoría conservadora de Boris Johnson aprobó rápidamente el acuerdo de divorcio y el Parlamento Europeo hizo lo propio el miércoles.

El país saldrá de la Unión Europea este viernes a las 23:00, hora de Londres, tres años y medio después de que los británicos aprobaran el Brexit por 52% de votos en el referéndum de junio del 2016.

Empezará inmediatamente después un periodo de transición, que mantiene el status quo al menos hasta el 31 de diciembre.

Sin embargo, el Reino Unido dejará de tener voz y voto en las instituciones de la Unión Europea y sus 73 eurodiputados deberán abandonar sus escaños en el Parlamento Europeo, una parte de los cuales será redistribuida entre otros países miembros.

Febrero-marzo: negociaciones comerciales

El primer ministro británico Boris Johnson dice estar listo para comenzar las conversaciones con Bruselas sobre su futura relación comercial el 1 de febrero, pero los demás países de la Unión Europea todavía están discutiendo qué quieren obtener en esas negociaciones.

Johnson dijo querer un acuerdo de libre comercio al estilo del que Canadá tiene con la Unión Europea, sin alinearse con las reglas europeas.

Funcionarios europeos sugieren que los ministros de los 27 podrían aprobar el mandato de negociación el 25 de febrero y las conversaciones empezar en torno al 1 de marzo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtió que será muy difícil alcanzar un tratado completo antes de final de año y habrá que “marcarse prioridades”.

Según una fuente diplomática, Bruselas buscaría lograr en el 2020 acuerdos sobre la pesca, la seguridad interior y exterior y el comercio de bienes. El resto puede quedar para más adelante.

1 de julio: ¿extensión?

El periodo de transición va hasta el 31 de diciembre pero las partes puedan extenderlo si así lo desean una única vez, entre uno y dos años. Sin embargo, esa prolongación debe solicitarse el 1 de julio a más tardar.

Johnson insiste en que no lo hará, por considerar que su país debe liberarse de las reglas y regulaciones de la Unión Europea lo antes posible.

31 de diciembre: termina la transición

Sin una prórroga, el vínculo entre el Reino Unido y la Unión Europea terminará al acabar el año.

Si para esa fecha han alcanzado un acuerdo, emprenderán una nueva asociación.

De lo contrario, el comercio a través del canal de la Mancha, el transporte y una multitud de otros lazos pueden verse interrumpidos de la noche a la mañana, en una situación comparable al Brexit sin acuerdo que tanto habían temido las empresas.

Sin calendario claro: EE.UU.

Tras el Brexit, Londres quiere abrir conversaciones comerciales con terceros países, particularmente Estados Unidos, principal alternativa a su gran socio comercial europeo.

Una vez que hayamos abandonado la Unión Europea seremos libres de empezar a discutir con países en todo el mundo, incluido Estados Unidos”, dijo un portavoz de Johnson. Sin embargo, no quiso comprometerse con un calendario claro.

Según el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, este acuerdo es una prioridad absoluta para el presidente Donald Trump que espera lograr un resultado este mismo año.

Pero varias cuestiones podrían dificultar esas conversaciones, empezando por la eventual utilización por los británicos del fabricante chino de equipos de telecomunicaciones Huawei, al que Washington pide marginar afirmando que es un espía de Pekín.

Está también la delicada cuestión de un impuesto británico a los gigantes estadounidense de internet, y el posible deseo de Washington de presionar a Londres para que abandone el acuerdo nuclear con Irán a cambio de concesiones comerciales.