Redacción EC

Roma. [AFP]. Después de dos meses de confinamiento por , los romanos pudieron volver a sus playas este fin de semana. Pueden hacer deporte, caminar o nadar, pero tomar el sol en la arena, de momento, está prohibido.

Bajo un hermoso cielo de primavera, son cientos de caminantes (en pareja, en familia o con un perro en correa) que disfrutan el sábado de la playa de Fregene, en la costa del Lacio, confirmó una periodista de la AFP.

Algunos, más atrevidos, intentan broncearse. Entonces un policía municipal o un funcionario local, con un chaleco fluorescente, se les acerca tranquilamente para recordarles que está prohibido tumbarse en la arena antes de la reapertura completa de las playas de la zona, el 29 de mayo.

Todo con buen humor y manifiesta alegría, gracias a la libertad recuperada.

Estaba tan emocionada, extrañaba tanto el mar. Respirar un poco de yodo, poner los pies en la arena, en el agua, comer un plato de espaguetis. Es más que suficiente para mí”, comenta sonriente Arianna Tucci, residente de Roma.

No sé si podremos viajar al extranjero este verano. ¡Bueno, si no, pasaremos nuestras vacaciones aquí! Hace mucho tiempo que no lo hacíamos y hay muchos lugares hermosos en Italia”, explica. “Ha sido un poco difícil para todos, pero creo que estamos saliendo de la crisis del COVID-19”, agrega.

El mar es algo que puedes disfrutar solo, sin nadie. Después de todos estos días encerrados en casa, esta es la mejor experiencia para recuperar la sensación de libertad. Y también relajarse”, dice Angelo Sabatino, profesor en Roma.

Ciclistas pasan frente al Coliseo durante la fase dos del bloqueo de emergencia del Coronavirus en Roma. (EFE/EPA/ANGELO CARCONI).
Ciclistas pasan frente al Coliseo durante la fase dos del bloqueo de emergencia del Coronavirus en Roma. (EFE/EPA/ANGELO CARCONI).

Desconfinamiento acelerado

Con la excepción de los policías municipales, muy pocas personas llevan máscaras quirúrgicas, algunas de las cuales, evidentemente ya usadas, yacen en la arena.

Muy duramente golpeada por la epidemia del COVID-19, que causó más de 32.000 muertos en tres meses, la península aceleró su desconfinamiento esta semana, con la reapertura de numerosos comercios, bares y restaurantes.

Piscinas y gimnasios estarán nuevamente disponibles, en teoría, la semana próxima.

El acceso a las playas y, sobre todo, sus actividades económicas, están permitidas. Pero varían de una región a otra y, por lo tanto, se hace en orden disperso, con el principio común de imponer un mínimo de distanciamiento social para evitar las aglomeraciones y prevenir la transmisión del virus.

Según un decreto del gobierno, que entró en vigor el 18 de mayo, se necesitan, al menos, 10 m2 alrededor de cada sombrilla (en la práctica 3 a 3,50 metros entre sombrillas), 1,5 metros entre las tumbonas o las toallas.

Los juegos en equipo o de playa, como el voleibol, están prohibidos, pero las actividades en el agua (surf, windsurf y otros) están permitidas.

Las playas ya están abiertas en Liguria (noroeste) y en Véneto (noreste). También están accesibles desde este sábado las de Emilia Romaña y Toscana (centro), mientras que aún no se anunció una fecha de apertura para las de Campania (Nápoles y sus islas).

Yo no estoy preocupado porque las disposiciones precisan que la máscara sólo es obligatoria en los espacios cerrados, no es obligatoria en el exterior. Lo importante es respetar el metro de distancia”, asegura Angelo.

Las personas que están pegadas unas con otras en la playa, es porque son de la misma familia, viven juntos y por lo tanto no es un problema”, supone.

____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

El reto de los médicos cubanos en Italia contra el coronavirus

TE PUEDE INTERESAR