Trabajadores que usan una máscara para protegerse del coronavirus descargan un ataúd en el cementerio monumental de Bérgamo, Lombardía, mientras los entierros de las personas que murieron por Covid-19 se llevan a cabo a ritmo de uno cada media hora. (AFP / Piero Cruciatti).
Trabajadores que usan una máscara para protegerse del coronavirus descargan un ataúd en el cementerio monumental de Bérgamo, Lombardía, mientras los entierros de las personas que murieron por Covid-19 se llevan a cabo a ritmo de uno cada media hora. (AFP / Piero Cruciatti).
Redacción EC

Roma [EFE]. Desde que a mediados de febrero se detectaron los dos primeros focos de contagio del en Italia, uno en Codogno (Lombardía) y otro en Vo’ (Véneto), la epidemia se ha propagado mucho más en la primera región, que concentra la mitad de casos en Italia, que en el resto del país.

En Lombardía, motor económico del país, la tasa de casos positivos es de 90 por cada 100.000 habitantes, mucho mayor que la de Véneto, con 36,2 por cada 100.000, algo que Massimo Galli, responsable de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán, atribuye a que el virus “lleva un mes circulando inadvertido por Lombardía”.

“La cepa de coronavirus de Lombardía no tiene nada de específica, es la misma que la del Véneto y que la de otras regiones”, explica a Efe Galli, el doctor que aisló el genoma del virus cuando este se empezó a propagar por Italia.

Para Galli, la enorme diferencia de casos de coronavirus entre Lombardía, donde hay registrados más de 14.000 casos, y el Véneto, donde hay más de 2.000, es que “en el Véneto el virus ha llegado después y ha sido posible circunscribirlo a su punto de partida”.

La primera zona roja en Italia, decretada a finales de febrero, supuso el aislamiento de diez pueblos de Lombardía donde se habían registrado los primeros casos, y un pueblo del Véneto, Vo’ Euganeo, donde se registró un segundo foco, aunque en Vo’ “el virus llevaba circulando menos tiempo y la intervención pudo ser más oportuna”.

Galli, investigador del hospital puntero en Italia sobre medicinas infecciosas, descarta que la mayor difusión en una región se deba a la mutación del virus, a pesar de que su último estudio ha encontrado que el COVID-19 ha mutado “dos o tres veces” en territorio italiano.

“Siempre en estos virus hay mutaciones en la molécula ARN, pero no creemos que estas puedan causar mayor virulencia”, asegura. Unas afirmaciones que van en línea con el mapa genético del virus que su equipo, junto con la Universidad Estatal de Milán, aisló a principios de marzo.

Lombardía, cuya capital es Milán, centro económico del país, registra una tasa altísima de letalidad del virus, con casi un 10% de fallecidos con el virus sobre el total de infectados, algo que se explica por la avanzada edad de su población y porque no se contabilizan todos los contagiados, lo que de hacerse reduciría el porcentaje.

Además de los 1.420 fallecidos registrados a día de hoy en esa región, hay 6.171 hospitalizados y 823 en cuidados intensivos, cifras que llevan al límite un sistema sanitario que lleva días al borde del colapso.

En Lombardía un tercio de las camas pertenece a la sanidad privada, lo que dificulta la coordinación y disminuye la capacidad de la pública, aunque la región ha aumentado de 900 a 1.067 los puestos de terapia intensiva en pocas semanas.

Este número deberá abastecer a una población de más de 10 millones de personas, en la región más poblada del país, y con unos números que cada día crecen rápidamente: entre el día 15 y el día 16 de marzo los positivos en Lombardía aumentaron en 800 personas y se produjeron más de 200 muertos.

Mientras, en la región vecina del Véneto, que cuenta con una población de menos de 5 millones de personas, su gobernador Luca Zaia sacaba pecho de la “vía véneta” para combatir el coronavirus, realizando más pruebas por habitante que ninguna otra región, lo que según él consegue que los casos crezcan de forma más lenta.

Ayer Zaia anunció que las pruebas del coronavirus se realizarían “de manera mucho más generalizada”, pasando de 3.000 al día a más de 11.000. En Vo', el primer foco de la región, se hizo la prueba a todos sus habitantes, lo que convierte el pueblo en “el territorio más seguro de Italia”, según el político de la ultraderechista Liga.

En Italia en este momento se han registrado más de 23.000 casos positivos por coronavirus y 2.158 muertos, más de la mitad en Lombardía.

_______________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Nueva York alcanza los 950 casos de COVID-19 y siete muertos (16/03/20)

TE PUEDE INTERESAR