España se enfrenta a un reto educativo prácticamente sin precedentes: garantizar la seguridad sanitaria en escuelas, colegios e institutos para los 8,2 millones de estudiantes no universitarios que inician las clases. (Foto: CESAR MANSO / AFP)
España se enfrenta a un reto educativo prácticamente sin precedentes: garantizar la seguridad sanitaria en escuelas, colegios e institutos para los 8,2 millones de estudiantes no universitarios que inician las clases. (Foto: CESAR MANSO / AFP)
Redacción EC

En , los alumnos llevarán mascarilla obligatoria desde los seis años de edad en todos los centros escolares, aunque pudieran mantener una distancia de seguridad, y las clases serán presenciales hasta al menos el segundo de los cuatro cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), en un contexto que el gobierno busca mitigar el avance del (COVID-19) en el país.

MIRA: Francia: uso de mascarilla será obligatorio en todo París, anunció el primer ministro

El Gobierno español y las autoridades regionales acordaron este jueves un protocolo de medidas sanitarias e higiénicas para prevenir el contagio de coronavirus con vistas al comienzo del nuevo curso escolar, para lo que falta poco más de una semana.

En una reunión telemática, decidieron que un colegio se cerraría solo en caso de una “transmisión no controlada” de la infección.

MIRA: Rusia comenzó las pruebas de vacuna experimental ya aprobada para el coronavirus en 40.000 personas

Con tres casos, ya se considera que existe un brote en el centro educativo, contra el que se actuaría con aislamiento en domicicilios, cuarentenas, incluso suspensión de la actividad docente parcial o total, según la gravedad y alcance de cada caso.

España, el país europeo con más contagiados (casi 420.000 desde que comenzó la pandemia), se enfrenta a un reto educativo prácticamente sin precedentes: garantizar la seguridad sanitaria en escuelas, colegios e institutos para los 8,2 millones de estudiantes no universitarios que inician las clases.

Son niños y adolescentes de eduación Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y Formación Profesional, que volverán a convivir después de casi seis meses sin relacionarse.

Todos los centros españoles de enseñanza permanecieron cerrados totalmente a los alumnos entre mediados de marzo y de junio pasados, durante el estado de alarma, para contener la epidemia. Después, apenas se reanudaron las clases presenciales antes de las vacaciones de verano.

Para no perder el último trimestre escolar, centros y profesorado trataron de sustituir las clases presenciales por la docencia telemática, aunque con un resultado muy desigual.

VIDEO RECOMENDADO

China: El retorno del comercio callejero

TE PUEDE INTERESAR