Las ambulancias esperan a los pacientes de coronavirus en un acceso restringido fuera del hospital Umberto I en Roma, Italia, el 28 de octubre de 2020. (Foto de Filippo MONTEFORTE / AFP).
Las ambulancias esperan a los pacientes de coronavirus en un acceso restringido fuera del hospital Umberto I en Roma, Italia, el 28 de octubre de 2020. (Foto de Filippo MONTEFORTE / AFP).
La Nación de Argentina, GDA

Peor, imposible. Mientras volvió a darse el miércoles un nuevo récord absoluto de contagios de en con casi 25.000 casos en las últimas 24 horas, crece la alarma ante un nuevo colapso del sistema sanitario si no se detiene ya la curva epidémica.

MIRA: Italia registró 25 mil casos de coronavirus en un día, un récord nunca antes visto en la pandemia

Fiel reflejo de esto, la región de Piamonte, en el noroeste de la península y una de las más afectadas, pidió ayuda al Ejército. Tal como adelantó el diario , Piamonte decidió recurrir a los militares por su capacidad organizativa y sus estructuras modulares aptas para realizar hospitales de campaña en contenedores o carpas y poder garantizar, así, que los enfermos de Covid puedan tener una cama.

Es una película ya vista por los italianos, porque también durante la primera ola, en marzo pasado, se apeló a los militares: nadie jamás olvidará las imágenes de camiones del ejército llevándose ataúdes de personas que no podían ser cremadas en Bérgamo, una ciudad mártir.

Pero no es sólo la región de Piamonte -cuya capital es Turín-, la que se encuentra en plena emergencia. Milán, capital financiera de Italia y de Lombardía, región que por segunda vez es epicentro de la pandemia (en las últimas 24 horas registró más de 7.500 casos), también está al límite.

“Los hospitales de Milán están colapsados, no hay más lugar para los pacientes. Si seguimos así, corremos el riesgo de morir en la ambulancia o en casa, como pasó en la primavera (boreal) pasada”, advirtió Maurizio Viecca, jefe de cardiología del hospital Sacco de esa ciudad, que reclamó a las instituciones intervenir lo antes posible en Lombardía en general y en Milán, en especial, donde el porcentaje de positivos al hisopado trepó al 18,3%.

El gobierno anunció esta semana nuevas restricciones tras varios meses de alivio (Foto: AFP).
El gobierno anunció esta semana nuevas restricciones tras varios meses de alivio (Foto: AFP).

En declaraciones al Corriere della Sera, Viecca precisó que la crisis de los hospitales en verdad no se debía sólo a falta de camas, sino también de personal. “Muchos operadores sanitarios se enfermaron, en porcentajes que no se habían dado en primavera porque en la ciudad de Milán el virus circulaba menos”, explicó, al reclamar urgentemente soluciones que permitan evitar escenarios peores. En Milán, de hecho, volvió a funcionar un hospital que durante la primera ola se montó, en velocidad récord, en la famosa Feria de la ciudad.

Según datos del Ministerio de Salud, según el cual en este momento en Italia hay 14.981 personas internadas con síntomas y 1536 en cuidados intensivos, en cuatro regiones (Lombardía, Piamonte, Lazio -cuya capital es Roma- y Campania) los departamentos destinados al Covid de los hospitales se encuentran ya saturados.

Escenario de tipo 3

En este marco de alarma general, al dar explicaciones ante el Parlamento sobre las nuevas y más drásticas restricciones en vigor desde el lunes pasado, el primer ministro, Giuseppe Conte, volvió a dejar en claro que las tomó para evitar un nuevo confinamiento generalizado, que de empeorar las cosas ya no podrá dejarse de lado.

El gobierno es consciente de “que son medidas severas pero son necesarias para contener los contagios”, admitió. “Pero en caso contrario, la curva epidemiológica está destinada a escaparse de las manos”, alertó, al precisar, por otro lado, que Italia se encuentra en un “escenario de tipo 3”, que implica contagios multiplicados, hospitales y guardias al límite y el peligro de perder el control de la situación.

Los anuncios desataron protestas de grupos extremistas de derecha e izquierda. (Foto: AFP).
Los anuncios desataron protestas de grupos extremistas de derecha e izquierda. (Foto: AFP).

Conte defendió ante la Cámara de Diputados el nuevo decreto que entró en vigor el lunes, que dispuso el cierre de restaurantes y bares a partir de las 18 y el cierre de cines, teatros, gimnasios y salas de juego al menos hasta el 24 de noviembre. Algo que puso a Italia en una virtual semicuarentena que exacerbó los ánimos y provocó una ola de protestas en todo el país, en algunos casos violentas.

Aunque estas protestas son totalmente “legítimas” vista la situación económica cada vez más desesperada, según el Ministerio del Interior se vieron infiltradas por grupos extremistas, tanto de derecha, neofascistas, como de izquierda, anarquistas, barrabravas y “black bocks”, que aprovecharon el clima de rabia y frustración generalizado para cometer saqueos y actos de vandalismo. Según un estudio, las nuevas restricciones sólo en el sector gastronómico podrían determinar el cierre de al menos 50.000 restaurantes.

En un clima de pesadilla recurrente, el Instituto Superior de Sanidad (ISS) hizo saber que si los asintomáticos en la primera ola eran el 15%, ahora pasaron a ser el 56,5% de los infectados, algo que hizo aumentar el contagio de personas ancianas. Aunque hoy hubo un récord de tests -se hicieron casi 200.000 en 24 horas-, desde el ISS también explicaron que se cree que habría que muliplicar los casos oficiales detectados, por cuatro o por cinco. Y que las muertes que se registran hoy son casos de personas que se enfermaron hace un mes, cuando los contagios eran muchos menos (hasta ahora se cuentan 37.905 víctimas fatales), por lo que en los próximos meses Italia podría volver a tener números igual de dramáticos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

____________________________

VIDEO RECOMENDADO

COVID-19: Bill Gates cree que las primeras vacunas podrían “no ser perfectas”

COVID-19: Bill Gates cree que las primeras vacunas podrían "no ser perfectas"

TE PUEDE INTERESAR