Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Europa

¿La familia Hitler hizo un pacto para no dejar descendencia?

Una revista francesa ubicó a tres familiares del Führer que viven en Estados Unidos y trató de develar el misterio

¿La familia Hitler hizo un pacto para no dejar descendencia?

¿La familia Hitler hizo un pacto para no dejar descendencia?

Tres familiares del dictador alemán Adolf Hitler viven en Estados Unidos y fueron ubicados por una revista francesa que busca confirmar si son ciertos los rumores que señalan que la familia hizo un pacto para no dejar descendencia.

Los hermanos Alexander, Louis y Brian residen en Long Island. Son hijos de William, un sobrino del dictador alemán, señala la revista Paris Match. 

"Los tres parientes, que tienen el sobrenombre de Adolf, han pasado buena parte de sus vidas en un vecindario, en el que residen numerosos judíos jasídicos, tratando de guardar en secreto el sombrío origen de su apellido", señala la revista. Ninguno tiene hijos.   

"Hubiéramos vivido mejor si no fuésemos descendientes de Hitler", afirmó a Paris Match Alexander Stuart Houston o Alexander Adolf Hitler. 

La reportera le preguntó si era cierto que la familia de Adolf Hitler había hecho un pacto para no tener nunca hijos. "La única regla que tenemos es no hablar con periodistas", respondió. 

Según David Gardner, autor del libro "The Last of the Hitlers", los hermanos nunca firmaron un acuerdo, pero es cierto que ninguno se casó y no tienen hijos. 

El historiador y escritor español César Vidal sostiene que actualmente solo cinco parientes de Hitler siguen con vida: Alexander, Louis y Brian y dos hijos de su media hermana Angela, Peter Raubal y Heiner Hochegger 

"Peter Raubal nació en 1931 y actualmente es un ingeniero jubilado sin la menor intención de perpetuar la estirpe. Algo semejante sucede con Heiner Hochegger que nació en 1945 y que tampoco ha tenido descendencia", recalcó Vidal. 

William fue hijo de Alois, un medio hermano de Hitler. Vivió en Alemania y en el Reino Unido, países en los que trató de sacar provecho de su linaje. 

"Intentó inicialmente aprovecharse del ascenso de Hitler, pero al no conseguir lo que esperaba, procedió a chantajear al Führer amenazándole con publicar documentos que, supuestamente, demostraban que por sus venas corría sangre judía", escribe en Vidal en su sitio web. 

Años más tarde, viajó junto a su madre a EE.UU., donde comenzaría una nueva vida. Una vez finalizada la guerra, se borró el apellido y adoptó el de Stuart-Huston.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada