Entre los latinos se encuentran mujeres embarazadas y unos 40 niños. (Captura de pantalla)
Entre los latinos se encuentran mujeres embarazadas y unos 40 niños. (Captura de pantalla)

Saint-Ouen. Un centenar de migrantes y refugiados latinoamericanos que dormían desde finales de julio en la calle en un suburbio de se instalaron el martes por la noche en un nuevo edificio desafectado, sin autorización, donde esperan quedarse unos meses "a falta de una alternativa mejor".

Este grupo, entre los cuales se cuenta colombianos, peruanos, bolivianos, venezolanos y cubanos -- incluyendo mujeres embarazadas y unos 40 niños --, se habían instalado en carpas frente a la alcaldía de Saint-Ouen, tras haber sido expulsados de un edificio que ocupaban ilegalmente.

► 

► 

Sin solución de realojamiento, el martes por la noche desmontaron su campamento y se instalaron en otro edificio desafectado, cerca del que ocupaban antes de su expulsión el 30 de julio pasado, constató la AFP.

"Es una solución por defecto. Estas familias quisieran una vivienda social, pagar un arriendo como todo el mundo", dijo a la AFP Jean-Baptiste Eyraud, portavoz de la asociación Droit Au Logement (DAL, "Derecho a la vivienda").

Aunque se trata de "una solución temporal", esperan "estar tranquilos unos meses" y piden a la alcaldía que no los desalojen, al menos durante la llamada tregua invernal, una norma que rige en donde no se puede desahuciar a nadie de su vivienda entre el 1 de noviembre al 31 de marzo.

Contactados por la AFP, la alcaldía de Saint-Ouen y la prefectura de Seine-Saint-Denis no respondieron de inmediato.

Fuente: AFP