Así se veía la catedral de Notre Dame un año después del incendio. AFP
Así se veía la catedral de Notre Dame un año después del incendio. AFP
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El gobierno no ha movido la fecha: el 15 de abril del 2024, coincidiendo con el quinto aniversario del incendio que lo afectó, reabrirá sus puertas.

MIRA: Francia supera los 100.000 muertos por coronavirus desde el inicio de la pandemia

Pero las dudas sobre el éxito del plan son muchas. Sin importar cuánto dinero y esfuerzo estén involucrados, la pandemia del coronavirus ha supuesto un retraso en los avances.

En abril del 2020, el portal sostuvo que, un año después del incendio, las actividades estaban paralizadas por el COVID-19. Días antes de empezar a “retirar los andamios y reabrir la explanada a los fieles” tuvieron que detenerse.

Con el confinamiento, los 80 obreros que laboraban en la Catedral dejaron de trabajar y aplazaron para después del confinamiento el desmantelamiento del andamio de 40 mil piezas”, decía el medio.

Esa, sin embargo, no fue la primera vez que los trabajos se detuvieron.

LA CONTAMINACIÓN

anota que una de las polémicas en torno a la reconstrucción de Notre Dame se inició cuando, a mediados del 2019, se publicó un informe que daba cuenta de la contaminación en los alrededores de la catedral.

Las cifras habrían sido minimizadas por la alcaldía parisina, ente que encontró altos niveles de plomo en guarderías cercanas al lugar del accidente.

Las cantidades de oxígeno, según el portal, eran “diez veces superiores al umbral de alerta”.

Esta alta concentración provocó una demanda por falta de seguridad que derivó en la paralización de las obras el 25 de julio. La reconstrucción fue posteriormente retomada el 12 de agosto”, escribió la .

Más adelante, el 17 de marzo del 2020, las labores se volverían a paralizar, esta vez por el coronavirus. Los trabajos se , momentáneamente, el 27 de abril.

Más tarde, llegó una orden de la prefectura que el “número de personas” que podían trabajar en Notre Dame, por una cuestión de seguridad laboral.

La agua central de Notre Dame se desplomó durante el incendio. (Foto: Getty)
La agua central de Notre Dame se desplomó durante el incendio. (Foto: Getty)

HACIA EL FUTURO

La recuerda que hoy, a dos años de la tragedia, se desconoce qué causo el incendio. Pero lo que ha causado más polémica es que, para devolverle el brillo a “la torre y la estructura del techo” de la catedral, se necesitará talar muchísimos robles, cerca de dos mil.

Nunca hubiera pensado que el Gobierno optaría por este dúo infernal de madera y plomo, que hizo posible el fuego y la contaminación por el plomo”, declaró a la el presidente del grupo de protección ambiental Robin des Bois, Jacky Bonnemains.

Ello y los 833 millones de euros que se han (y que para algunos no será suficiente) resuenan en un contexto de muerte por el COVID-19.

Aun con esos problemas en la espalda, parece que “la reconstrucción empieza por fin a vislumbrarse mientras termina la primera fase de consolidación”.

“[Esta tenía] por objetivo retirar el andamio quemado de la aguja y que amenazaba con derrumbar el edificio, la evacuación del gran órgano, las pruebas de restauración en las capillas y la limpieza de las bóvedas”, anota la agencia .

Durante la segunda parte del 2021, empezará la etapa de restauración y de selección de los robles con los que se el “armazón del transepto y la aguja”.

Hasta el momento, se sabe que algunas partes de Notre Dame serán reconstruidas, mientras que otras, recuperadas. Así lo explica la empresa encargada:

No será un simple facsímil de la obra desaparecida. Fiel al diseño medieval, restituirá las reparaciones pertinentes en el plano estructural o patrimonial”.

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR