Luigi Di Maio y Matteo Salvini prefieren usar Facebook Live antes que métodos tradicionales para conectar con el público. (Reuters)
Luigi Di Maio y Matteo Salvini prefieren usar Facebook Live antes que métodos tradicionales para conectar con el público. (Reuters)

El Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga se han unido en lo que han llamado el Gobierno del cambio para , quieren romper con la vieja política y, entre otras cosas, gobernar a golpe de retransmisiones en directo desde .

Luigi Di Maio, de 31 años, líder del M5S, vicepresidente del nuevo Gobierno y ministro de Desarrollo Económico y Empleo; y Matteo Salvini, de 45, jefe de la Liga, también vicepresidente y ministro del Interior, son dos apasionados de Facebook y otras redes sociales, tanto que las utilizan para comunicarse a diario con los electores.

Atrás han dejado las tradicionales notas de prensa o los correos electrónicos para comunicar cuestiones oficiales, pues ellos tienen un estilo más del siglo XXI, más adaptado a las generaciones de los 'milenial'.

Son conscientes de que las redes sociales son un canal extraordinario de comunicación para llegar a millones de personas y por eso se muestran muy activos en las redes sociales.

Di Maio cuenta con 370.000 seguidores en la red social de Twitter y su perfil oficial de Facebook le gusta a más de un millón y medio de personas, mientras que Salvini presume de tener más de dos millones de seguidores en Facebook y 747.000 en Twitter.

Ambos utilizan a diario estas dos plataformas, aunque también otras redes sociales, y son frecuentes las conexiones en directo sin previo aviso con las que envían mensajes a sus votantes y ya de paso también a los medios.

Durante las negociaciones que los "grillinos" y la Liga mantuvieron para alcanzar el pacto de Gobierno que tienen ahora han sido frecuentes los vídeos en directo y también los grabados, que emitían en Facebook y que comunicaban los detalles del avance de las negociaciones.

En ocasiones incluso estos vídeos eran más informativos que las declaraciones que minutos antes daban a los medios de comunicación.

Ejemplos hay muchos, como cuando Di Maio compareció ante la prensa tras reunirse con el presidente de la República, Sergio Mattarella, para proponerle el nombre del jurista Giuseppe Conte como candidato a primer ministro del país.

Di Maio dio una breve rueda de prensa en la sede de la Jefatura del Estado y no desveló entonces el nombre de Conte, pero minutos después lo hizo con un artículo publicado en sus perfiles.

También es habitual que Di Maio utilice las retransmisiones en vivo para sus mítines en distintos puntos del país.

La fiesta que el M5S organizó el sábado en Roma para celebrar que ya gobierna Italia con la Liga se pudo ver en todo momento por Facebook y también Di Maio invitó a los italianos a conocer, acompañándole, el Ministerio de Desarrollo Económico y su despacho ese mismo día, cuando dijo que lo pisaba por primera vez.

Salvini es un enamorado de las azoteas italianas y aprovecha estos espacios para grabar primeros planos, en ocasiones primerísimos, y contar a sus votantes sus emociones, como su enfado con el presidente de Italia cuando vetó a Paolo Savona, crítico con el euro, para ministro de Economía e imposibilitó durante unos días el Ejecutivo que su fuerza quería impulsar con el M5S.

También sube fotos explicando momentos cotidianos como cuando viaja en avión o en tren, cuando se toma un café o monta en bicicleta.

La afición de ambos por las redes sociales no es nueva, es cierto que estas plataformas son cada vez más utilizadas por los políticos y de hecho el ex primer ministro Matteo Renzi promovía charlas con sus seguidores en lo que llamaba "Matteoresponde".

De momento, ninguno de los dos ha apostado por este tipo de conversaciones "online", aunque sí crean con frecuencia etiquetas para movilizar a los italianos y captar su atención en Twitter.

La mayoría de ministros de este nuevo Gobierno tiene perfiles en las redes sociales y también el primer ministro, Giuseppe Conte, que hasta hace nada era un desconocido profesor de Derecho sin presencia digital y que, tras convertirse en el hombre que dirige la tercera economía de la zona euro, ya dispone de las cuentas oficiales.

(Fuente: EFE)

TAGS RELACIONADOS