Joven rechaza trasplante porque "está lista para morir"
Joven rechaza trasplante porque "está lista para morir"
Redacción EC

Channan Petrides es una joven británica de 22 años que tiene una enfermedad terminal y ha tomado la decisión de rechazar el trasplante de un nuevo corazón y pulmones para poder cumplir la lista de cosas que quiere hacer antes de morir, según el diario "Daily Mirror.

Petrides, que sufre de fibrosos quística, una enfermedad que afecta a los pulmones y el sistema digestivo, dijo que está lista para morir y que no quiere arriesgarse a fallecer en la operación que podría prolongarle la vida. 

La joven tiene una esperanza de vida de un año. Tomó la decisión de no operarse luego de que los médicos le dijeran que había una posibilidad de que pudiera morir en el quirófano, o que sus nuevos órganos podrían fallar después de solo seis meses.

"Sé que he tomado un riesgo enorme, pero quiero disfrutar el tiempo que me queda, en vez de esperar a recibir una llamada que puede no llegar nunca", dijo Channan. "Nadie me podía decir con certeza que el trasplante iba a funcionar, y yo no habría sido capaz de hacer nada en mi lista por el riesgo de infección", agregó.

"La fibrosis quística hace que sientas tener una bolsa de plástico en la cabeza y respiras a través de una paja por lo que una gran cantidad de pacientes que se hacen trasplantes tienen que aprender a respirar de nuevo, ya que no están acostumbrados a tomar esa cantidad de aire. Si me aseguraran que puedo vivir otros veinte años, por supuesto que lo haría", manifestó.

La lista de últimos deseos de Channan Petrides va desde asistir a un concierto y a una gran fiesta hasta pasear en helicóptero sobre Londres, el Daily Mirror.

También quiere recaudar fondos para investigaciones en torno a la fibrosis quística.

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria. Es causada por un gen defectuoso que lleva al cuerpo a producir un líquido anormalmente espeso y pegajoso llamado moco. Este moco se acumula en las vías respiratorias de los pulmones y en el páncreas. La acumulación de moco ocasiona infecciones pulmonares potencialmente mortales y serios problemas digestivos.