Las posibles alianzas centran el cierre de la campaña en España
Las posibles alianzas centran el cierre de la campaña en España

Madrid. Ante los comicios generales del domingo en , los más abiertos en casi 40 años de democracia, las posibles alianzas postelectorales centraron hoy el último día de campaña. Una nueva era comenzó ya en el país: por primera vez son cuatro y no dos los partidos con capacidad de llegar al gobierno.


Al inicio de la campaña había hasta un 40% de indecisos y las dos fuerzas tradicionales, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y el Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez, han luchado durante 15 días cuerpo a cuerpo con las dos emergentes, Ciudadanos y Podemos, por hacerse con los votos.

Los españoles tendrán este sábado una jornada de reflexión por delante para perfilar el sufragio.

El combate ha sido cruzado: de los viejos partidos que se alternaron en el poder desde los años 80 (PP y PSOE) con los nuevos que llegan aupados por los jóvenes y la indignación (Ciudadanos y Podemos); de los partidos de la derecha (PP y Ciudadanos) con los de la izquierda (PSOE y Podemos); de los tradicionales entre sí y de los nuevos uno contra otro.

Sin posibilidad de mayorías absolutas, ninguno podrá gobernar por sí mismo. Todo está abierto el domingo y solo hay una certeza: el próximo gobierno de España tendrá que nacer fruto del pacto.

Las opciones son varias. Puede ser un gobierno de coalición con dos o más partidos, puede ser un gobierno en minoría apoyado por pactos puntuales en el Parlamento o puede ser un gobierno en minoría al que la abstención de otros facilite el gobierno.

El PP "intentará ganar las elecciones y luego conformar un Gobierno estable", dijo hoy Mariano Rajoy, que tras cuatro años en La Moncloa apuesta su reelección a la recuperación económica que hay en marcha en España tras la peor crisis de su historia. 

Su partido mantiene el liderazgo en las encuestas que maneja, pero el temor a que una coalición de izquierdas con PSOE, Podemos y pequeños partidos nacionalistas de izquierda arrebate a Mariano Rajoy el Ejecutivo ha crecido al final de la campaña.

De ahí el globo sonda que lanzaron el jueves fuentes de su partido sobre una posible gran coalición a la alemana con los socialistas, siempre y cuando su actual líder, Pedro Sánchez, quede fuera.

Mariano Rajoy jugó hoy al desmentido que no desmiente. "Un pacto con el PSOE cambiando a su secretario general no está encima de la mesa", dijo. "Yo no lo he propuesto y soy el presidente del partido. Nadie ha propuesto en el PP esa coalición y esa noticia la doy por no leída", señaló a los micrófonos de la radio pública española.

Rechazo expreso no hubo. De pactos no se hablará hasta el lunes. Ya lo había dicho el jueves en Barcelona: "Con absoluta franqueza, mi intención es empezar a hablar de ese asunto el día 21".

A las elucubraciones del PP respondió directamente Pedro Sánchez: "Lo que queremos es echarle el 20 de diciembre. Vamos a ganar las elecciones los socialistas", aseguró.

Expertos en demoscopia apuntaron hoy a dpa una remontada de Podemos, el partido heredero de los indignados, en la recta final y una caída de Ciudadanos, que se mueve en el mismo lado del espectro ideológico que el PP y que había arrancado con fuerza la campaña.

"La remontada se ha producido", dijo hoy el líder de Podemos, Pablo Iglesias. "Si ya lo reconoce hasta el propio Mariano Rajoy es obvio que la posibilidad está muy cerca".

El partido ha sufrido fuertes oscilaciones el último año. Subió como la espuma en sus inicios, hasta colocarse en enero en las encuestas como segunda fuerza tras el PP. Luego empezó a caer y acabó iniciando la campaña electoral en cuarta posición. Ahora no se descarta que acabe superando al PSOE y se coloque segundo.

Mariano Rajoy ha agitado de hecho en el final de la campaña el temor a un pacto entre socialistas y Podemos.

Ciudadanos, entre tanto, dejó hoy abierta la puerta a permitir un gobierno de Mariano Rajoy o de Sánchez, tras una campaña asegurando que no apoyaría a ninguno.

"Si ganamos el 20D pido que PP y PSOE se abstengan y nos dejen gobernar. Si gana uno de ellos, nosotros lo haremos y estaremos en la oposición", manifestó su líder, Albert Rivera. En el cierre de campaña, el enemigo al que atizó fue el otro partido emergente. Si se trata de votar a un gobierno con Podemos en el Parlamento, no habrá abstención, sino voto en contra, aseguró.

Fuente: DPA

TAGS RELACIONADOS