Las luchas sociales no suelen conocer de fronteras. Una muestra de ello es lo que sucedió este lunes en , cuando una movilización inicialmente pensada como una protesta pacífica en solidaridad con los miles de indignados que desde hace ocho días marchan en denunciando la brutalidad policial que provocó la muerte de , pronto se convirtió en un enfrentamiento abierto con los agentes de seguridad sumando el nombre de quien se ha convencido en un símbolo nacional: Adama Traoré.

En total, unas 20 mil personas salieron a las calles de París. Otras 2.500 lo hicieron en Lille, 1.800 más en Marsella y 1.200 en Lyon. Todas ellas lo hicieron bajo el lema de ‘Black Lives Matters’ (Las vidas negras importan), condenando lo sucedido en Minneapolis y el veredicto emitido por la justicia francesa el último viernes, donde los policías involucrados en la muerte de Traoré quedaron libres de cargos tras cuatro años de investigaciones.

En total, unas 20 mil personas salieron a las calles de París. Otras 2.500 lo hicieron en Lille, 1.800 más en Marsella y 1.200 en Lyon. Todas ellas lo hicieron bajo el lema de ‘Black Lives Matters'. (Foto: REUTERS/Gonzalo Fuentes)
En total, unas 20 mil personas salieron a las calles de París. Otras 2.500 lo hicieron en Lille, 1.800 más en Marsella y 1.200 en Lyon. Todas ellas lo hicieron bajo el lema de ‘Black Lives Matters'. (Foto: REUTERS/Gonzalo Fuentes)

Para entender el caso de Traoré hace falta retroceder al 19 de julio del 2016, cuando el joven Adama, nacido en el suburbio parisino de Beaumont-sur-Oise, se encontraba junto a su hermano mayor Bagui. Ambos jóvenes planeaban lo que harían esa noche para celebrar los 24 años de Adama.

Tres agentes de la Gendarmería Nacional se acercaron al vehículo de los hermanos Traoré por sospechas de que Bagui estuviese relacionado a otro caso criminal.

Adama, quien no tenía su identificación, entró en pánico y huyó del lugar. Poco después, los agentes lograron atraparlo y “lo redujeron utilizando su propio peso”, de acuerdo a declaraciones posteriores de uno de ellos.

Posteriormente, fue trasladado a la comisaría de Persan, un suburbio al norte de París.

Oumou, natural de Mali y madre de Adama, se encontraba en su casa cuando le avisaron que su hijo había sido detenido. La preocupación solo le dio tiempo para preparar un par de sándwiches antes de salir hacia la comisaria junto a otro de sus hijos, Yacouba.

En la estación policial de Persan, Oumou solo encontró una serie de respuestas confusas. “Un oficial le dijo que (Adama) estaba en el hospital, otro le dijo que estaba bien y le prometió entregarle los sándwiches que le había preparado. Eventualmente le dijeron que no eran horas de visitas y que debía regresar al día siguiente”, detalla un artículo de The Guardian publicado en el 2017.

Pero Oumou no pudo volver a casa. Junto a Yacouba estuvieron frente a la comisaría por más de cinco horas, viendo cómo las patrullas comenzaban a entrar y salir. Mientras la mujer lloraba, el hermano de Adama no pudo contenerse y se plantó en la puerta exigiendo respuestas.

Si les decimos qué ha pasado, queremos que permanezcan calmados”, le dijo un policía, según The Guardian. “Adama está muerto”.

El 19 de julio del 2016 el joven Adama Traoré, de 24 años, fue arrestado y falleció pocas horas después, en la comisaría. El caso aún no ha sido aclarado, generando innumerables protestas en Francia donde se denuncia la violencia policial. (Foto: Reuters / Gonzalo Fuentes)
El 19 de julio del 2016 el joven Adama Traoré, de 24 años, fue arrestado y falleció pocas horas después, en la comisaría. El caso aún no ha sido aclarado, generando innumerables protestas en Francia donde se denuncia la violencia policial. (Foto: Reuters / Gonzalo Fuentes)

AUTOPSIAS, IRA Y CONFUSIÓN

Las crónicas periodísticas dicen que la policía tuvo que utilizar gas lacrimógeno para contener a Yacouba. Oumou salió de esa comisaría con la noticia de que su hijo había fallecido a causa de un ataque cardíaco y una infección sanguínea.

Según France24, el forense determinó que Adama tenía lesiones en el pulmón y el hígado. Sin embargo, no confirmó ningún rastro de violencia.

Al día siguiente, la familia Traoré y amigos protestaban frente a la comisaría. Pasó poco tiempo para que más gente se fuese sumando en todo el país provocando una ola de manifestaciones que se extendió por semanas.

El reclamo principal iba en torno a la violencia policial que se aplicaba al detener a franceses negros y a miembros de otras comunidades provenientes del norte de África.

Una semana después de la primera autopsia, un segundo forense descartó la infección en Adama y confirmó la presencia de un “síndrome de asfixia”, según especifica France24.

Al día siguiente de la muerte de Adama, la familia Traoré y amigos protestaban frente a la comisaría. Pasó poco tiempo para que más gente se fuese sumando en todo el país provocando una ola de manifestaciones que se extendió por semanas. (Foto: Archivo AFP / Bertrand Guay)
Al día siguiente de la muerte de Adama, la familia Traoré y amigos protestaban frente a la comisaría. Pasó poco tiempo para que más gente se fuese sumando en todo el país provocando una ola de manifestaciones que se extendió por semanas. (Foto: Archivo AFP / Bertrand Guay)

Por esa fecha uno de los paramédicos que atendió a Adama tras el llamado de la policía señaló que al llegar encontró al joven tirado en el piso, boca abajo y con las manos aún esposadas. Esto contradecía la versión policial de que intentaron ayudar a Adama cuando comenzó a asfixiarse.

Un gendarme declaró que Adama Traoré le dijo a la policía que no podía respirar, pero fue ignorado al pensar que estaba fingiendo un ahogo.

Las marchas contra la violencia policial y el racismo comenzaron a incluir la frase “Justicia para Adama” en la mayoría de pancartas. En los años posteriores se realizaron dos autopsias más que señalaban a una cardiopatía y restaban responsabilidad a los policías.

A fines del 2018, los jueces concluyeron la investigación sin examinar a los policías, según France24. En marzo del año siguiente, sin embargo, una investigación encargada por la familia a cuatro profesores de hospitales en París descartó las conclusiones previas.

El viernes pasado, 29 de mayo, la justicia determinó nuevamente que la causa de muerte de Adama Traoré correspondía a un mal preexistente y no al abuso policial.

La respuesta de la gente, una vez más, vino desde las calles en protestas que se saldaron con 18 arrestos y un herido en tan solo una jornada.

______________________

VIDEO RECOMENDADO

Miles protestan en el mundo por el asesinato de George Floyd

Miles protestan en el mundo por el asesinato de George Floyd. (AFP)

TE PUEDE INTERESAR