Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“Su majestad cree que eres tan viejo como te sientes y, por lo tanto, no cree cumplir los criterios para aceptar el galardón”, dijo Tom Laing-Baker, secretario privado adjunto de la , al explicar esta semana a la revista británica The Oldie que la monarca había rechazado el premio que concede anualmente, “Oldie of the Year” (“viejito del año”).

MIRA: Isabel II deberá hacer reposo unos días por indicación médica y suspende visita a Irlanda del Norte

Con 95 años y casi siete décadas en el trono británico, la salud de Isabel II es un tema del que se habla cada vez más en el Reino Unido. Con frecuencia, medios de ese país y del resto del mundo hacen referencia a lo bien que se ve la reina para su edad y no dejan de mencionar la larguísima lista de eventos internacionales de los que ha sido testigo.

Por ello, cuando se supo este miércoles 20 que la monarca deberá guardar reposo unos días por indicación médica, lo que obligó a suspender su visita a Irlanda del Norte, toda la atención volvió a posarse sobre su estado de salud.

La reina ha aceptado a regañadientes el consejo médico de guardar reposo durante los próximos días”, anunció el palacio de Buckingham en un breve comunicado.

A pesar de su edad, de la muerte de su marido Felipe en abril y de la pandemia del COVID-19, la reina ha seguido asistiendo incansablemente en los últimos meses a actos públicos, si bien ya no viaja al extranjero.

La semana pasada se vio a la monarca caminando en público con un bastón, algo que no ocurría desde el 2004, pero el martes 19 por la tarde apareció sin él junto al primer ministro Boris Johnson en una recepción en el castillo de Windsor a las decenas de líderes empresariales reunidos en Londres para la Cumbre de Inversión Global.

La reina Isabel II y el primer ministro Boris Johnson saludan a los invitados en una recepción para la Cumbre de Inversión Global en el Castillo de Windsor. (Foto: Reuters)
La reina Isabel II y el primer ministro Boris Johnson saludan a los invitados en una recepción para la Cumbre de Inversión Global en el Castillo de Windsor. (Foto: Reuters)

Aunque no se sabe que haya tenido ningún problema de salud grave en los últimos años, hacemos un repaso a las enfermedades y dolencias, en su mayoría leves, que ha padecido la reina en estos años.

Resfriados y un problema estomacal

Malas noticias sobre su salud pocas veces han sido noticia. Pese a ello, en el 2017, un resfriado hizo que la reina Isabel II se perdiera un servicio religioso el día de Año Nuevo en su finca en Sandringham.

Una semana antes, la monarca también había faltado a un servicio religioso el día de Navidad, por primera vez desde 1988, debido a la enfermedad.

El esposo de la reina, el príncipe Felipe, que también había estado enfermo, estaba lo suficientemente bien como para asistir a ambos servicios, en la iglesia de Sandringham, que está en Norfolk, en la costa este de Inglaterra”, consignó el diario estadounidense “”.

Fue en el 2003 que se supo de una enfermedad que causó preocupación. La reina, que por entonces tenía 76 años, fue ingresada en un hospital de Londres después de experimentar síntomas de gastroenteritis.

La reina es llevada al hospital por primera vez en 10 años”, informó el diario británico “” al dar la noticia.

Los famosos bolsos de Isabel II continúan acompañanado a la monarca a actos públicos. (Foto: AFP)
Los famosos bolsos de Isabel II continúan acompañanado a la monarca a actos públicos. (Foto: AFP)

En esa ocasión un portavoz del palacio dijo que la monarca estaba de “buen humor” y, por lo demás, estaba en “buena salud”, destacando que la habían llevado al hospital como una “medida de precaución”.

La reina rara vez se enferma. La última vez que ingresó en el hospital fue en el 2003 para someterse a una cirugía en el King Edward VII para extirparle el cartílago desgarrado de la rodilla derecha y unas lesiones de la cara”, agregaba “The Guardian”.

Ahora, con 95 años, la atención a la salud de la reina es mayor. La experta real Angela Levin ha descartado los temores de que la monarca pueda estar enferma e insistió en que “es muy fuerte, es estoica” y “florece” con una agenda ocupada.

En una entrevista con el medio GB News, Levin consideró que, muy probablemente, solo se informará sobre un estado de salud delicado de Isabel II “cuando se ponga bastante mal”

______________

TE PUEDE INTERESAR