Esta fotografía en la que se ve al príncipe Andrés abrazando de la cintura a una joven Giuffre en el 2001 desbarataría la versión del duque de York de no haber conocido a su acusadora. (Foto: Virginia Giuffre)
Esta fotografía en la que se ve al príncipe Andrés abrazando de la cintura a una joven Giuffre en el 2001 desbarataría la versión del duque de York de no haber conocido a su acusadora. (Foto: Virginia Giuffre)
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La noche del domingo, la Policía Metropolitana de Londres anunció que había concluido con la revisión de la acusación por agresión sexual contra una menor de edad presentada ante un tribunal de Nueva York contra el . “No tomaremos ninguna otra acción”, agregaba el comunicado emitido por el cuerpo policial, también conocido como Scotland Yard.

MIRA: Policía del Reino Unido no investigará al príncipe Andrés por la acusación de abuso sexual a menores

En agosto, la jefa policial Cressida Dick había anunciado que la institución revisaría los cargos presentados contra el miembro de la familia real. Agregó que era la tercera vez que lo harían.

Esta nueva revisión se dio luego de que Virginia Giuffre, de 38 años, presentara ante un tribunal en Manhattan una denuncia civil contra Andrés de York, acusándolo de haber abusado sexualmente de ella cuando aún era menor de edad.

La acusación forma parte del caso contra Jeffrey Epstein, el multimillonario estadounidense que fue encarcelado en el 2019 acusado de dirigir una extensa red de tráfico sexual en la que presuntamente participaban diferentes personalidades de todo el mundo.

Giuffre acusa al príncipe de abusar en tres ocasiones de ella, entre el 2000 y el 2002, siendo la primera en la casa de Ghislaine Maxwell -expareja de Epstein y acusada de dirigir la organización- en Londres, y las otras dos en propiedades del financista en suelo estadounidense.

En una entrevista brindada en el 2019 a la BBC, el príncipe Andrés negó categóricamente haber mantenido encuentros sexuales con Giuffre. Sin embargo, una fotografía presentada luego por la acusadora que correspondería al primer encuentro entre ambos desbarató su versión.

El escándalo, y el reciente comunicado de Scotland Yard, ha calado en la opinión pública británica, quienes han manifestado sus críticas a través de las redes sociales mediante hashtags como #abolishthemonarchy y #princeandrew (abolir la democracia y príncipe Andrés, respectivamente).

DESCONFIANZA POLICIAL

Las principales críticas contra el anuncio de Scotland Yard apuntan a que los miembros de la realeza parecen estar exentos de responder ante sus crímenes frente a la justicia, pese a las palabras de la propia jefa policial, Cressida Dick, quien aseguró que “nadie está por encima de la ley”, en agosto.

Sin embargo, la decisión policial resultó siendo el esperado por la monarquía, . “No es de extrañar que la policía haya confirmado que, habiendo revisado las denuncias de agresión sexual contra el duque por tercera vez, no están tomando más medidas”, señaló la fuente.

Cuando se conoció la demanda presentada por Giuffre en Estados Unidos, instando a que el príncipe “cumpla su labor”, en referencia a presentarse ante la justicia para esclarecer el caso.

El príncipe Andrés ha negado enfáticamente estas y otras acusaciones. Dice que no recuerda haber conocido a la señora Giuffre. Pero las acusaciones se niegan a desvanecerse, en parte debido a los esfuerzos a veces ineptos del príncipe por limpiar su nombre y mantener su distancia del caso. Hace dos años (en el 2019), después de su desastrosa entrevista con la BBC, se vio obligado a alejarse de sus apariciones reales públicas y de sus patrocinios reales”, señala la publicación del prestigioso diario.

“The Guardian” resaltó, además, que el escándalo tendría dos consecuencias graves. “La primera, y la más grave, es que la conducta que se alega en su contra sería un abuso que requiere reparación, como puede confirmar la causa civil o cualquier causa penal. Como enfatizó el jueves la comisionada Cressida Dick nadie está por encima de la ley. Los hombres mayores que abusan sexualmente de las mujeres, especialmente las menores de edad, tampoco están por encima de eso, ni siquiera el hijo de la reina. La señora Giuffre ha hecho sus acusaciones. Ahora el príncipe Andrés debe responder completa y adecuadamente, dentro de los procesos de la ley”, apunta.

La otra razón por la que el caso es importante es que afecta la reputación de la monarquía y el estado del Reino Unido. Esto solo aumentará si el caso civil continúa durante los dos años esperados, un período que cubre el jubileo de platino de la reina en el 2022. La reina no es solo una madre y no solo una soberana. También es la encarnación viviente de un estado constitucional gobernado por el estado de derecho, que incluye sus acuerdos recíprocos con estados extranjeros. Las respuestas inadecuadas del príncipe Andrés corren el riesgo de dañar la reputación de este país, sus instituciones de gobierno y sus relaciones judiciales con un aliado clave, Estados Unidos”, agrega el medio.

Victoria Richards, editora de Voices, la sección de Opinión del diario “The Independent”, alertó además que la decisión de Scotland Yard trae consigo una consecuencia extra: el aumento en la desconfianza de las víctimas en la policía británica.

¿Qué esperanza hay para la confianza de las mujeres en el proceso judicial si Scotland Yard no examina a fondo todas y cada una de las reclamaciones?”, .

Ya es una época de turbulencias para el Met (como también se conoce a la Policía Metropolitana de Londres). La confianza pública en la fuerza policial, y en su comisionada, Cressida Dick, está en su punto más bajo a raíz de la trágica muerte de Sarah Everard a manos del oficial en servicio, Wayne Couzens. A esto no ayuda el hecho de que el Met emitió un consejo extraño en el que les decía a las mujeres que ‘gritaran o hicieran señas’ si no confiaban en un oficial masculino”, agrega.

Esta última actualización sobre el caso del príncipe Andrés, el hecho de que ahora, según se informa, no será investigado en absoluto, solo consolida esa falta de confianza. No porque él lo hizo, sino porque cualquier denuncia hecha por cualquier víctima merece ser tomada en serio”, concluye Richards.

TORMENTA EN LA REALEZA

Además de la policía, la Corona Británica como tal es una de las instituciones más perjudicadas por el escándalo. Desde el silencio en el Palacio de Buckingham sobre el caso, hasta la revelación de cómo la reina Isabel financia la defensa legal de quien es considerado “su hijo favorito”, pasando por la decisión de los principales miembros de la realeza de mantener a Andrés alejado de la vida pública, confirman el daño y la grieta que se ha abierto en la familia real.

Al respecto, la periodista especializada en asuntos reales de la revista “Vanity Fair”, Katie Nicholl, dijo al programa The Royal Beat, de la cadena británica True Royalty TV, que “el apoyo tan público a Andrés” de parte de la reina “está dañando su imagen”, especialmente en Estados Unidos.

Durante la entrevista, Nicholls explica cómo el haber recibido al príncipe en la residencia real de Balmoral puede terminar perjudicando la imagen de la monarca en el extranjero.

(La reina) le está dando refugio. Ella lo está permitiendo en Balmoral y permitiéndole esconderse en sus faldas. Y creo que eso para la imagen de la reina, particularmente en Estados Unidos, es perjudicial”, señaló.

Sobre el financiamiento de su defensa, Nicholls hizo referencia al destape hecho por “The Daily Telegraph” a inicios de octubre. Según el diario británico, la reina gasta “millones de libras” en solventar al equipo legal de Andrés.

Ya a inicios de enero, Isabel había aceptado que solventaba los gastos legales de su hijo con los fondos de su ducado de Lancaster. La investigación de “The Telegraph”, sin embargo, reveló que la cuenta por esto ascendía a “millones” de libras.

“The Independent”, por su parte, , cómo el príncipe había ampliado su equipo legal en Estados Unidos, contratando a la abogada Melissa Lerner, quien se sumaba a Andrew Brettler, un consejero legal que cobra alrededor de 2 mil dólares por hora.

Según explicó el experto en finanzas reales, David McClure, al mismo medio, “las finanzas del príncipe Andrés están envueltas en una capa de impenetrabilidad. Esto está simbolizado por el hecho de que nadie sabe cómo pudo conseguir una hipoteca de unos 13 millones de libras esterlinas (17′661.800 de dólares aproximadamente) para comprar un chalet de esquí de lujo en Verbier en 2014″.

OTROS CASOS SIMILARES

El caso de Andrés trae a la memoria el de otras personalidades involucradas en acusaciones por delitos sexuales. ¿Qué pasó con ellas?

Harvey Weinstein

En octubre del 2017, “The New York Times” y The New Yorker, publicaron una docena de casos en los que mujeres acusaban al productor de cine estadounidense Harvey Weinstein de haber abusado sexualmente de ellas.

Tras las denuncias iniciales, más de 80 mujeres salieron a brindar sus testimonios contra Weinstein. Además, originó el movimiento #MeToo que invocaba a las víctimas de violencia sexual a denunciar a sus agresores. El productor fue despedido de su compañía, expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y llevado ante los tribunales.

En marzo del 2020 Weinstein fue condenado a 23 años de prisión y actualmente es investigado por otros 11 cargos también relacionados a delitos sexuales.

Jeffrey Epstein

El financista amasó una enorme fortuna de manera sospechosa. Pese a que aseguraba ser el asesor de diferentes empresarios y multimillonarios, solo se le conoció un cliente: Les Wexner, jefe del conglomerado que incluye a marcas como Victoria’s Secret, L Brands.

Desde los 90 iniciaron los rumores sobre cómo Epstein, junto a la británica Ghislaine Maxwell, brindaban megafiestas para millonarios en los que incluían encuentros con menores de edad captadas en una extensa red de tráfico que posteriormente sería revelada.

Se presume que parte de la fortuna de Epstein proviene de extorsionar a los millonarios que participaban de sus fiestas. En el 2008 cayó en desgracia tras ser acusado por delitos sexuales, pero solo permaneció tras las rejas por 13 meses.

En julio del 2019, finalmente, fue arrestado nuevamente y revelada su red de tráfico. El 10 de agosto, sin embargo, se reportó su muerte, presuntamente a causa de un suicidio por ahorcamiento dentro de su celda.

Bill Cosby

El famoso comediante estadounidense Bill Cosby recibió decenas de acusaciones por agresión sexual que habría perpetrado entre 1965 y el 2008 en 10 estados diferentes. En total, se han registrado las denuncias de más de 60 víctimas del comediante.

A raíz del escándalo, diversas organizaciones cancelaron sus contratos con Cosby y le fueron retirados diferentes condecoraciones. Además, el famoso programa The Cosby Show ha sido sacado del aire por diferentes cadenas de televisión.

El 25 de septiembre del 2018, fue condenado a entre 3 y 10 años de prisión, además de una multa de 25 mil dólares, tras ser hallado culpable de drogar y abusar sexualmente de una joven en el 2004. A finales de junio de este año, sin embargo, el artista fue liberado tras un polémico fallo de la Corte Suprema que anulaba la sentencia.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El príncipe Andrés afronta una demanda civil en EE.UU. por abuso de una menor
El príncipe Andrés es otra vez centro de un escándalo sexual tras la demanda civil que ha presentado en EE.UU. una supuesta víctima, Virginia Giuffre, que le acusa de haber abusado de ella cuando era menor de edad, a pesar de que el hijo de la reina Isabel II ha negado tales alegaciones. (Fuente: EFE)

TE PUEDE INTERESAR