El ex espía ruso Sergei Skripal, condenado en su país por alta traición, permanece hoy en estado grave en un hospital de Salisbury, centro de Inglaterra, con síntomas de envenenamiento. (AFP).
El ex espía ruso Sergei Skripal, condenado en su país por alta traición, permanece hoy en estado grave en un hospital de Salisbury, centro de Inglaterra, con síntomas de envenenamiento. (AFP).

Londres. El ex espía ruso y su hija probablemente nunca se recuperarán del ataque con una sustancia tóxica que sufrieron en suelo británico, declaró el lunes la primera ministra Theresa May.

“Es poco probable que condición mejore en el futuro cercano, y es posible que nunca se repondrán”, declaró May ante los parlamentarios.

Añadió que más de 130 habitantes de Salisbury, la ciudad donde ocurrió el atentado, han quedado expuestos al gas neurotóxico. Más de 50 personas han sido examinadas en hospitales.

Un policía que se enfermó al quedar expuesto a la sustancia tras el ataque del 4 de marzo fue dado de alta la semana pasada.

Gran Bretaña acusa a Rusia de ser la responsable del crimen, pero Moscú lo niega. El lunes unos 20 países, entre ellos Estados Unidos, expulsaron a diplomáticos rusos en represalia por el ataque.

De acuerdo con las autoridades británicas, el ataque contra Skripal y su hija fue realizado con el agente neurotóxico Novichok, que, según afirmó, solamente es producido en Rusia.

La existencia de este programa fue revelada en los años 1990 por Vil Mirzayanov, un químico ruso refugiado en Estados Unidos, que asegura que los agentes tóxicos fueron creados en la década de los 80 por científicos soviéticos.

Fuente: AP / AFP