Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Europa

Críticas al gobierno británico tras la muerte del bebé de la "novia" del Estado Islámico

Shamima Begum, la "novia" del Estado Islámico, huyó a Siria en 2015, cuando tenía 15 años, para unirse al grupo extremista  y pedía regresar al Reino Unido por el bienestar de su hijo recién nacido

Shamima Begum

La familia de Shamima Begum en el Reino Unido fue informada por el Ministerio del Interior que el gobierno había tomado la decisión de revocarle la nacionalidad a la joven que se unió al Estado Islámico. (AP)

Londres. El gobierno del Reino Unido es objeto el sábado de fuertes críticas tras el anuncio de la muerte en Siria del bebé de Shamima Begum, a quien se le retiró la nacionalidad británica en febrero por haberse unido al grupo Estado Islámico en 2015.

Shamima Begum, de 19 años, había pedido regresar al Reino Unido con su hijo, Jarrah, que nació en febrero. El gobierno se lo rechazó. El ministro de Interior, Sajid Javid, había precisado en ese momento que el bebé, del que la madre no quería separarse, tenía la nacionalidad británica pero que sería "extremadamente difícil" permitir su repatriación desde Siria.

Quitan nacionalidad británica a joven que se unió al Estado Islámico y dio a luz

La joven que se unió al Estado Islámico y quería regresar a Inglaterra, "dio a luz"

"Vi cabezas decapitadas en cubos de basura, pero no me molestó"

"Un niño inocente falleció porque se le retiró la nacionalidad a una británica. Es absurdo e inhumano", escribió en Twitter Diane Abbott, miembro del Partido Laborista.

"Es moralmente condenable dejar a una joven mujer vulnerable y a un niño inocente en un campamento de refugiados, cuando se sabe que el nivel de mortalidad es elevado", escribió. "La trágica muerte del bebé de Shamima Begum, Jarrah, es una mancha en la consciencia de este gobierno".

La ONG Save The Children también criticó al gobierno, estimando que la muerte de este niño "podría haberse evitado". La organización pidió al gobierno británico que "asuma sus responsabilidades hacia con sus ciudadanos presentes en el noreste de Siria".

Shamima Begum,

Esta foto tomada en febrero de 2015 muestra a Shamima Begum, viajando a Siria para unirse al Estado Islámico. (AFP)

"Todos los niños vinculados a Estado Islámico son víctimas del conflicto y deben ser tratados como tales", agregó la ONG. "La peligrosa situación en la que se encuentran esos niños subraya la necesidad para los países de origen de garantizar de manera urgente la seguridad de sus ciudadanos y de repatriarlos".

Shamima Begum, originaria del este de Londres, dio a luz a su tercer hijo en un campamento de refugiados del noreste de Siria después de haber huido del último reducto de Estado Islámico en Baghuz, en el este del país, en la frontera con Irak. La joven dijo que se negaba a que la separaran de su bebé para ser repatriado a Reino Unido.

Un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), Mustafa Bali, confirmó el viernes a AFP la muerte del niño, pero no dio detalles de las causas. La BBC, que se refirió a un certificado médico, afirmó que habría muerto por una neumonía.

Los otros dos hijos de Shamima Begum, nacidos luego de que la joven partiera hacia Siria, murieron por enfermedades y por malnutrición.

"La muerte de todo niño es trágica, y profundamente angustiante para su familia", reaccionó un portavoz del gobierno. "El ministerio de Relaciones Exteriores siempre desaconsejó ir a Siria desde abril de 2011", agregó.

- Un "verdadero inocente" -

Shamima Begum nunca se arrepintió de haber partido a Siria. Esta posición sorprendió a la opinión pública británica, marcada por una serie de atentados desde 2017 reivindicados por el Estado Islámico.

El caso de la mujer, que partió a Siria en 2015 junto a dos compañeras de escuela, refleja el dilema que enfrentan varios gobiernos de países europeos que deben optar entre prohibir el retorno de sus nacionales yihadistas por motivos de seguridad o permitirles que regresen y procesarlos.

Sajid Javid había tomado la decisión a mediados de febrero de despojar a la joven de su nacionalidad británica, argumentando que también era ciudadana de Bangladés, y que por lo tanto no se convertiría en apátrida.

La familia de Shamima Begum apeló esta decisión. En un correo reclamó la ayuda del ministerio de Interior para "traer a casa" al hijo de Begum.

El bebé es un "verdadero inocente" que debe poder beneficiar del "privilegio de ser criado en seguridad en este país", decía.

Fuente: AFP

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada