Vista de la plaza de San Pedro en el Vaticano. AP
Vista de la plaza de San Pedro en el Vaticano. AP
Redacción EC

Algunos han calificado la decisión del como una “minirrevolución”. Y están en lo cierto. El jefe dela Iglesia Católica acaba de cambiar las reglas para facilitar que los obispos y cardenales se hagan responsables de sus delitos.

MIRA | Negocios poco santos: quién es Gianluigi Torzi, el hombre que estafó al Vaticano

Antes estaban “ultraprotegidos”, pero “ahora podrán ser convocados y condenados” por el Tribunal Penal de la Santa Sede.

¿Por qué es tan importante el cambio? Dicha corte está compuesta por “magistrados laicos, y no sacerdotes”, una mirada que parece ser necesaria en los tiempos actuales.

Al respecto, destaca que, gracias al motu proprio –un documento papal-, estos hombres de fe serán juzgados “como todos los demás”.

El papa Francisco durante la homilía. EFE
El papa Francisco durante la homilía. EFE

UN NUEVO PROCEDIMIENTO

Desde el , el mismo Papa evaluará los casos de cardenales y obispos que sean acusados de delitos penales por los magistrados del Vaticano, y determinará si serán juzgados por el Tribunal del Estado de la Ciudad Vaticano.

TE PUEDE INTERESAR | Maduro agradece al papa Francisco sus deseos de reconciliación para Venezuela

Con esta modificación del sistema judicial, queda abolido el artículo 24: ahora, los investigados ya no serán evaluados por un , “presidido por un cardenal”, un sistema muy criticado por no “convocar a los más altos prelados de la Iglesia”.

La decisión del papa Francisco necesidad prioritaria de que, en el actual sistema procesal, aflore la igualdad de todos los miembros de la Iglesia y su igual dignidad y posición, sin privilegios que se remontan a otros tiempos que ya no están consonancia con las responsabilidades que le corresponden a cada uno en la edificación de la iglesia”.

TIEMPO DE POLÉMICAS

Observando las últimas controversias que atañen a la Iglesia Católica es que se puede entender la decisión del papa Francisco.

Se recuerda, por ejemplo, al excardenal Giovanni Angelo Becciu, fue invitado a renunciar a sus prerrogativas luego de habérsele implicado en un caso de desvío de fondos para sus propios beneficios”.

LEE TAMBIÉN | El Papa solicita y acepta renuncia de un obispo de EE.UU. acusado de encubrir abusos sexuales

fue acusado de tomar dinero de la Secretaria de Estado para “comprar un lujoso edificio londinense, así como tomado las donaciones (guardadas en un fondo secreto de 700 millones de euros) para invertir en negocios en Angola (donde fue embajador del Papa)”.

Fotografía de archivo, de cuando Giovanni Angelo Becciu todavía era cardenal. AFP
Fotografía de archivo, de cuando Giovanni Angelo Becciu todavía era cardenal. AFP

Pero la modificación del artículo 24 no es el único cambio que ha ordenado el Papa. Ahora, no solo los trapitos sucios se lavan en público, sino que se está trabajando para evitar que indeseables ingresen a trabajar en la Santa Sede.

anota que ahora se exigirá a los directivos y administrativos que “declaren que no tienen condenas ni investigaciones por terrorismo, lavado de dinero o evasión fiscal”.

Tampoco podrán tener “activos en paraísos fiscales ni invertir en empresas que operen en contra de la doctrina de la iglesia”. Además, los empleados no podrán recibir regalos cuyo valor sea mayor a los 40 euros.

Estas reglas se suman a las del “19 de mayo del 2020, cuando el Papa promulgó el nuevo código de contratación pública”, una forma en la que la Santa Sede se adhería “a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción”.

Con esto en mente, los funcionarios firmar un documento “al momento de la contratación” renovarlo “cada dos años”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR