Eyvi Ágreda, de 22 años, quemada en un ómnibus por un hombre que la acosaba, murió el viernes a consecuencia de las graves lesiones y a pesar de las múltiples cirugías a las que fue sometida desde abril último, informaron las autoridades y organismos defensores de los derechos de la mujer.

El presidente Martín Vizcarra declaró sentirse "muy apenado" por la muerte de Eyvi Ágreda que fue "vilmente agredida por una persona que no tiene perdón".

El atentado contra Agreda ocurrió el 24 de abril en una concurrida avenida del distrito de Miraflores, en Lima, cuando Carlos Javier Hualpa, de 37 años, roció combustible sobre la joven y le prendió fuego ante el asombro de los demás pasajeros, para después darse a la fuga.

Inicialmente Hualpa negó ser el autor del brutal ataque, que ocasionó a Ágreda graves quemaduras de segundo y tercer grado en la cara, el cuello, los brazos y el torso, pero después reconoció su responsabilidad y está recluido en la cárcel con prisión preventiva.

La defensora adjunta para los derechos de la mujer, Eliana Revollar, declaró que en la Defensoría del Pueblo estaban "muy consternados por la muerte de Eyvi" porque "a pesar de los esfuerzos de los médicos, su cuerpo no ha soportado y ha dejado de existir".

Revollar pidió que la justicia peruana responda "con la sanción máxima ante una agresión de tal magnitud" y planteó una "política pública que pueda responder a la violencia generalizada contra la mujer", en declaraciones a RPP Noticias.

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS