Módulos Temas Día

Más en Mundo

El historial delictivo de 'Madame': presa en EE.UU. y en Colombia

En la red de explotación sexual de la mujer participaban su esposo, un sobrino y capitanes de yates. Aquí los detalles

Así acabó 'Madame', la mayor proxeneta en la historia de Cartagena

El 31 de diciembre del año 2002, Liliana del Carmen Campos Puello, conocida en Colombia como la 'Madame’, fue condenada por el juez Edward R. Korman, de una Corte Federal de Nueva York, EE.UU., entre dos años y 7 meses de prisión por los cargos de confabulación para la distribución de heroína.

Así lo señala el expediente de la justicia estadounidense al que tuvo acceso el diario El Tiempo.

En ese proceso, ella no cooperó con la justicia ni llegó a acuerdo alguno con la Fiscalía de esa nación. Su abogado hizo una petición para que la pena fuera rebajada a un año, pero no fue admitida por el juez.

Una vez cumplida la pena, Campos Puello no se sometió a un extenso juicio en los Estados Unidos por lo que el mismo juez Korman le impuso 5 años de libertad bajo vigilancia.

Luego fue deportada a Colombia donde inició el imperio de prostitución que fue descubierto por la Fiscalía colombiana, a finales del pasado mes de julio, en el cual las mujeres que trabajaban para ella eran “amaestradas”, según palabras de la propia proxeneta, como lo reveló el ente investigador en las audiencias preliminares que se llevaron a cabo en Cartagena.

16 años después de haber estado recluida en los Estados Unidos, y desde un lujoso apartamento en el exclusivo sector turístico de Bocagrande, alias la Madame manejaba un millonario negocio de servicios sexuales con mujeres prepago que no solo se quedó en fiestas en yates, hoteles, casas lujosas y playas de Cartagena que eran verdaderos bacanales, sino que extendió sus tentáculos de explotación sexual a escenarios internacionales como Panamá, México, Miami y las Bahamas.

El pasado 2 de agosto, una juez de control de garantías que le impuso medida de aseguramiento en centro carcelario por los delitos de concierto para delinquir, trata de personas e inducción a la prostitución. La juez aseguró que "explotaba sexualmente a las mujeres que prestaban servicios sexuales a extranjeros para lucro de ella".

Promesas de lujos

No le fue difícil a la 'Madame’ seducir con promesas de lujos, fiestas y viajes a la población más vulnerable de Cartagena, millones de jóvenes que habitan en los extramuros coloniales y que sin educación ni oportunidades ven en la prostitución una oportunidad de superar la pobreza.

Hasta dos casonas de 'La Madame' en los barrios de Crespo y Manga llegaron agentes del CTI y Policías de Migración Colombia para entrevistar a prostitutas venidas de todo el país, a quienes Campos Puello les subarrendaba habitación, donde a la vez las vigilaba con cámaras de seguridad.

En Manga hallaron 7 mujeres que vivían fijas hacía varios meses; en Crespo la rotación de jóvenes era constante y había chicas que venían y estaban un fin de semana, un puente festivo o una semana, otras, 15 días.

La 'Madame', quien fue capturada en su apartamento el domingo 29 de julio en la operación ‘Vesta’ de la Fiscalía, tenía los contactos de hombres en el exterior que la llamaban para solicitarle los servicios sexuales de hermosas jovencitas prepago colombianas.

Precios establecidos

También se reveló en las audiencias que 'La Madame' tenía establecida una tabla de precios para los servicios sexuales que muy bien conocían sus ‘chicas’: pagaba 500 mil pesos (US$171) por tres horas a sus ‘damas de compañía’ y el cliente tenía derecho a una relación sexual durante ese tiempo.

Por 6 horas de sexo con un extranjero el pago era de 700 mil pesos (US$239) y el cliente tenía derecho dos relaciones sexuales. Si el servicio sexual era por 12 horas, la chica prepago se ganaba 900 mil pesos (US$307) y el cliente tenía derecho hasta cuatro relaciones. Había en la carta de precios un servicio VIP por 24 horas, en el cual la joven recibía un millón 200 mil pesos y el cliente tenía derecho hasta a 6 relaciones sexuales.

No obstante, la 'Madame', según la Fiscalía, recibía millonarios dividendos como pago por parte de los extranjeros, pues cobraba en dólares por los servicios sexuales que ofrecía su séquito de jóvenes prepago.

En junio de este año, uno de los seguimientos de hombres del CTI a esta mujer, los llevó hasta la ciudad de Barranquilla donde 'La Madame' cambió gruesas sumas de dinero en dólares a pesos colombianos, y en dos casas de cambio diferentes.

Luego, se dirigió a un lujoso restaurante de la arenosa donde se encontró con un grupo de extranjeros. Una vez sentados a manteles, la Fiscalía registró en fotos y videos el momento en que la mujer les pasa a los clientes varios catálogos de mujeres.

Lunes de pago

Las jóvenes prepago entrevistadas por las autoridades en las casonas de Manga y Crespo aseguraron que 'la Madame' les cobraba 250 mil pesos semanales que incluían desayuno, almuerzo y una muchacha que aseaba la casa y lavaba ropas.

Los días lunes, la 'Madame’ citaba a todas sus prostitutas en su lujoso apartamento de Bocagrande y allí les pagaba.

Además, se reveló en las audiencias de medida de aseguramiento que en las fiestas a las que asistían las jóvenes prepago de la 'Madame’ tenían prohibido hablar con otras prostitutas de la organización y tampoco podían atender el llamado de otros ‘presentadores’, es decir 'proxenetas’ que no fueran de la red de la 'Madame'.

Hacer caso omiso de estas recomendaciones, acarreaba multas de 100 mil pesos para las jóvenes.

Otra testigo contra 'la Madame' es una joven que visitó Cartagena a comienzos de este año, en una noche de fiesta en una discoteca del Centro Histórico, dos mujeres se le acercaron y entablaron una larga conversación.

Le contaron a la turista bogotana que ellas eran damas de compañía, que trabajaban para una mujer que manejaba muy bien el negocio, siempre tenía contactos y nunca les faltaba el trabajo con extranjeros. También le dijeron a la bogotana que tenía un cuerpo envidiable y que seguro le iría muy bien en el negocio.

De esta red también hacía parte el compañero sentimental de la 'Madame', David Robles, quien según la Fiscalía vendía el trago y las drogas en los bacanales que su esposa organizaba.

Está alias Yonky, un sobrino de la 'Madame’ recién llegado de los Estados Unidos que tiene funciones de traductor entre los extranjeros y las prostitutas. Willy, un dominicano, que también funge como traductor. Los alias de Alex y El Gordo, capitanes de yates, así como una larga lista de colaboradores de esta mujer hoy están en la mira de las autoridades.

El pasado jueves 2 de agosto de nuevo Liliana del Carmen Campos Puello fue recluida en la cárcel para mujeres de San Diego, en el glamuroso Centro Histórico de Cartagena, muy cerca de las plazas, calles y hoteles donde por años prostituyó a centenares de mujeres, y lejos de Nueva York, la capital del mundo donde comenzaron sus delitos.

Fuente: El Tiempo, GDA


Tags Relacionados:

Colombia

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada