Joe Biden después de hablar durante la noche de las elecciones en el Chase Center en Wilmington, Delaware, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla durante la noche de las elecciones en el East Room of the White. House en Washington, DC. (Foto: ANGELA WEISS y MANDEL NGAN / AFP).
Joe Biden después de hablar durante la noche de las elecciones en el Chase Center en Wilmington, Delaware, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla durante la noche de las elecciones en el East Room of the White. House en Washington, DC. (Foto: ANGELA WEISS y MANDEL NGAN / AFP).
Redacción EC

El gobierno de está en su recta final. A muy poco de culminar el mandato del republicano, la continúa en un proceso de cambio.

MIRA: México se despide de las ofensas y caos con Trump, pero las presiones seguirán con Biden

La transición presidencial estadounidense es conocida como la transferencia de poder del gobierno saliente al gobierno entrante, en este caso de la gestión comandada por Trump a la del demócrata Joe Biden.

y tiene como finalidad garantizar que el presidente electo y su equipo lleguen a la Casa Blanca con la información actualizada y al día. Lo que se transfiere es información y documentos esenciales para el siguiente mandato.

La Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés) es la entidad que ayuda al gobierno entrante con asistencia para la transición, además de fondos, logística, tecnología y equipo.

La transición presidencial Trump-Biden comenzó el 4 de noviembre del 2020 y durará hasta el 20 de enero del 2021, que es cuando Joe Biden asuma el cargo. Durante todos los cambios de gobierno la fecha osciló entre esos días.

Asimismo, este período de transición aprieta la agenda del mandatario electo, ya que desde el inicio de estas once semanas recibe documentos con información clasificada, información de seguridad nacional, además de reuniones informativas.

La preparación previa se realiza en caso de futuras eventualidades con las que el nuevo gobernante se pudiera topar. A Joe Biden y a su equipo se les asignaron ambientes especiales con completo respaldo de la Casa Blanca. Las agencias gubernamentales y sus miembros actuales del gobierno saliente se encargaron de coordinar los cambios de las políticas y nuevo personal.

Sobre este último punto, el antiguo personal ayuda a los más de 4.000 nuevos empleados a desarrollar y adaptarse a sus nuevos puestos. De este total de nuevos trabajadores, 1.200 necesitan la confirmación del Senado, así como la verificación de sus antecedentes.

Un caso puntual

Según el reglamento de la GSA, el proceso de transición comienza una vez haya un “aparente ganador”. Sin embargo, en el 2020, a diferencia de otros años de elecciones, la GSA, que es el ente encargado de enviar un oficio reconociendo al nuevo presidente de EE.UU., se negó a emitir la carta que debería haber reconocido a Joe Biden como presidente electo.

Tres semanas después de los comicios, el 23 de noviembre, la GSA recién oficializó su reconocimiento a Biden como nuevo mandatario. Por esta razón se bloquearon los recursos y fondos monetarios que harían de la transición un proceso menos complicado.

En noviembre del 2016, cuando Donald Trump ganó las elecciones, la GSA declaró al siguiente día que lo reconocía como jefe de Estado electo, y ello ocurrió mucho antes de que las cifras oficiales salieran a la luz.

Esta transición presidencial tiene un costo aproximado de US$7 millones en total, lo que se complementa con los fondos que el presidente electo acumuló durante su campaña.

Transición Obama-Trump

En noviembre del 2016, la transición presidencial entre Barack Obama y Donald Trump se volvió una de las más esperadas debido a la rivalidad entre ambos políticos.

“El presidente electo Donald Trump está reunido con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, un encuentro histórico entre dos hombres que han sido duros enemigos durante años”,

Obama, presidente número 44 de Estados Unidos, y Trump, su sucesor. (Foto: Getty Images)
Obama, presidente número 44 de Estados Unidos, y Trump, su sucesor. (Foto: Getty Images)

En su caso, Trump inició el proceso de transición hace cuatro años ingresando a la Casa Blanca lejos de las cámaras y del personal de Obama por el jardín sur del edificio.

Esto sucedía en medio de las acusaciones que involucraban a Trump con el presidente ruso Vladimir Putin, quien supuestamente habría influido en la elecciones que terminaron con la victoria del empresario y magnate neoyorquino.

Pese a las diferencias entre ambos políticos, Obama invitó a Trump y “estamos todos en el mismo barco, ante todo somos estadounidenses, patriotas. Queremos lo mejor para nuestro país. Eso es lo que escuché subrayar a Trump anoche. Y eso es lo que le escuché cuando hablé directamente con él, lo que me tranquiliza”.

Trump y Obama se reunieron en la Casa Blanca Sus esposas, Michelle Obama y Melania Trump, también sostuvieron un encuentro, lo mismo que sus entonces vicepresidentes, Joe Biden y Mike Pence.

VIDEO RECOMENDADO

Trump aislado y amenazado por segundo juicio de destitución

TE PUEDE INTERESAR