Gabor Kaleta enfrenta cargos por posesión de material pornográfico infantil luego de que hallaran 19 mil archivos de este tipo en su poder. (Gobierno de Hungría)
Gabor Kaleta enfrenta cargos por posesión de material pornográfico infantil luego de que hallaran 19 mil archivos de este tipo en su poder. (Gobierno de Hungría)
Renzo Giner Vásquez

El juicio contra el exembajador de en el Perú, , sospechoso de formar parte de una red internacional que intercambiaba material pornográfico infantil, iniciará el 25 de marzo según confirmó la Fiscalía Metropolitana de Budapest a El Comercio.

Las leyes húngaras le impiden a las partes nombrar a los acusados hasta que concluya el juicio. Sin embargo, en un intercambio de correos electrónicos, un vocero de la fiscalía aquincense confirmó “un caso identificado” basándose en los parámetros descritos por este Diario: “un caso de pornografía infantil, en conexión a la embajada de Hungría en Lima”.

El 1 de abril del 2019 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Hungría retiró las credenciales diplomáticas de Kaleta sin dar mayores razones. En noviembre del mismo año, la Fiscalía de Budapest presentó cargos en su contra por “posesión de imágenes pornográficas de personas menores de dieciocho años”, detalló un vocero a este Diario. La pena en su contra podría ser de hasta 3 años de prisión.

En poder del exembajador se hallaron 19 mil archivos multimedia con material pornográfico, según confirmó la Corte Regional de Budapest al canal húngaro RTL Klub.

Se presume que Kaleta habría sido detenido como parte de la operación internacional Chemosh, liderada por Europol y la Policía de España, que se saldó con el arresto de 33 sospechosos en 11 países tras 26 meses de investigaciones.

El Comercio solicitó un pronunciamiento oficial de la Policía Española para confirmar la conexión de la operación con Kaleta, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.

Por otro lado, el coronel Orlando Mendieta, jefe de la Divindat de la PNP, aseguró a este Diario que no tenían información acerca del operativo. “Mi personal no participó en dicha operación internacional”, señaló.

Se presume que la detención de los otros dos peruanos involucrados en la operación Chemosh no se habrían producido en suelo peruano, debido a que las autoridades locales tampoco fueron notificadas de esos arrestos.

Según el portal húngaro Index, que fue el primero en informar sobre el proceso contra Kaleta, este habría abandonado el Perú junto a dos agentes del Gobierno Húngaro y se habría puesto a disposición de las autoridades de su país.

El medio europeo también señala que una fuente del Gobierno le confirmó que una agencia de seguridad estadounidense fue la encargada de descubrir el delito e informó a sus pares húngaros. Sin embargo, solicitó mantener la reserva para no comprometer la operación.

Budapest aceptó, pero tras concluir la investigación se mantuvo la reserva. Esto, según Index, se dio porque el Ejecutivo de Budapest habría buscado “evitar la vergüenza” que implicaría el escándalo. Además, se sospecha que Kaleta temía ser apresado en el Perú.

Fuentes de Torre Tagle informaron a El Comercio que Cancillería no tuvo conocimiento de la partida de Kaleta hasta que se encontró fuera del país. El 25 de marzo del 2019, la embajada húngara remitió una nota formal a Cancillería anunciando que el entonces embajador “se ausentaría a partir de esa misma fecha”.

Cuatro días más tarde, el 29 de marzo, la Cancillería Húngara comunicó a su par peruana la designación del tercer secretario de su embajada en el Perú como Encargado de Negocios a.i.

Tal como mencionamos previamente, el 1 de abril el Ministerio de Relaciones Exteriores de Hungría dispuso el retiro de las credenciales de Kaleta. Sin embargo, recién el 5 de abril se comunicó a Torre Tagle "el término de la misión, retiro y retorno definitivo del Embajador Gabor Kaleta”.